Empresario Fernando Peyro es objeto de investigación federal en los Estados Unidos por grabaciones en las que ofrece blanquear dinero del narcotráfico a través de su mentor el cardenal mexicano Norberto Rivera Carrera

Videos grabados por informantes federales de EEUU muestran al empresario Fernando Peyro de la O, ofreciendo operaciones de lavado de dinero y ufanándose de su estrecha amistad con Rivera. Peyro no disputó a Univision Investiga el contenido de los videos. El cardenal marcó distancia de su protegido.

El informante del FBI que posaba como intermediario de una organización narcoguerrillera de Colombia, planteó sin rodeos el problema: se quejó de que la banca europea cada vez le ponía más obstáculos a la guerrilla para depositar en efectivo millones de dólares de la venta de drogas.

“Nos siguen colocando trabas y cosas pequeñas, hablando de cuatro, cinco, seis millones, nada de los 30, 40, 50 millones que es que necesitamos mover’’, afirma.

Según un reporte de Gerardo Reyes para Univisión Investiga, el supuesto emisario de la guerrilla no mencionó la solución, pero el empresario Fernando Peyro de la O, que lo escuchaba atentamente, lo entendió al vuelo. No lo dejó terminar. Enseguida se entregó a una frenética explicación de cómo borrar la huella del dinero a través de bancos, aseguradoras y empresas de Estados Unidos, México, España e Italia.

“¿Y si lo sacáramos por medio de la aseguradora? Y yo me meto en un banco de Italia o en el Chase. Como quieras y junto lo que me digas’’, explica Peyro al informante. “Yo tengo toda la estructura, para que me entiendas, güey, toda’’, agrega minutos después.

Esta conversación y los recorridos pedagógicos de Peyro de un lado a otro de la habitación explicando sus trucos financieros mientras dispara palabrotas mexicanas, sus brazos moviéndose en todas las direcciones, siempre con una solución para todo, quedaron captados en una minicámara de un reloj de pulsera del informante. A su lado escuchaba una mujer que también era fuente confidencial del FBI.

La grabación se realizó en abril de 2019 en la habitación principal de un apartamento que el empresario rentaba en los altos del edificio Península de la exclusiva zona de Santa Fe, al occidente de Ciudad de México. Minutos antes Peyro había pedido a los visitantes que dejaran sus celulares en la sala de recibo.

Ese y otros videos son parte de una investigación por lavado de dinero que adelanta el FBI, según fuentes que participaron en la investigación. Incluso Peyro aceptó a Univision Investiga que se reunió con los informantes y no negó ninguno de los temas que se trataron.

La pesquisa podría ser una de tantas que los organismos antinarcóticos y de prevención de lavado de Estados Unidos lanzan cada año, pero esta tiene una delicada particularidad: Peyro ha sido la persona de mayor confianza del cardenal Norberto Rivera Carrera, uno de los jerarcas católicos más influyente de la historia moderna de México y quizás el más controversial.

Rivera, quien renunció a su cargo hace cinco años por llegar a la edad de retiro, se codeaba con los grandes empresarios y políticos del país. Su poder en la estructura eclesiástica de América Latina también era significativo. Tanto así
que 2013 algunos medios revelaron que estaba entre los cardenales favoritos para suceder al Papa Benedicto XVI.

Univision tuvo acceso a varias horas de videos en los que Peyro, además de ofrecer métodos de lavado, se ufana de su amistad con el cardenal. También conoció un documento en el que una ex informante del FBI, que pidió ser identificada solo como Gloria por razones de seguridad, escribió que Peyro ofreció lavar dinero con la participación de Rivera. Se trata de un memorial que Gloria presentó en abril de 2021 a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos para sustentar una solicitud de asilo.

“El [Peyro] nos ofreció empezar a trabajar con él y su jefe… su jefe es el secretario de finanzas del Vaticano en Roma, Norberto Rivera Carrera’’, escribió Gloria en un recuento de sus actividades con el FBI. Rivera, quien fue arzobispo primado de México, fue nombrado en 2014 por cinco años miembro del Consejo de Economía del Vaticano junto con otros siete cardenales.

Gloria sostuvo que después de que Peyro expresó su interés en colaborar con esquemas de lavado de dinero de narcos colombianos durante un encuentro en el restaurante Prosecco de Ciudad de México, el agente del FBI, encargado del caso le dio el visto bueno para continuar con la operación. El encuentro tuvo lugar en octubre de 2018.

“Podemos empezar a mover algún dinero primero en Estados Unidos y si sale bien hacemos algo en Europa’’, escribió Gloria en su petición de asilo al citar las palabras de su agente supervisor en el FBI.

En una entrevista con Univision, Gloria dijo que hasta diciembre de 2019 cuando renunció como informante, el FBI consideraba al cardenal como “un target’’ u objetivo de la investigación.

Dos informantes activos del FBI explicaron que Rivera ha sido mencionado, pero no fue posible confirmar con fuentes independientes que el cardenal es un blanco de la pesquisa.

En una entrevista telefónica con Univision Investiga en febrero de 2022, Rivera, de 80 años, expresó extrañeza y desconocimiento de las negociaciones de Peyro. Sin embargo, desde noviembre de 2021,una reportera de Univision había entregado en su casa de Ciudad de México una carta de solicitud de entrevista que mencionaba los videos encubiertos y la existencia de una investigación del FBI. Rivera no la respondió.

“No tengo noticias de ese grupo [guerrillero] que quiere lavar dinero, no sé de qué se trata, no entiendo que es lo que él [Peyro] quiere lavar… Adelante con la investigación, yo no tengo nada que ver con él […] hace tiempo que no nos vemos’’, dijo Rivera vía telefónica.

Peyro y Rivera se conocen desde hace décadas, según el empresario. Diversas fuentes comentaron a Univision que Peyro es como un hijo para el cardenal y que hasta el comienzo de la pandemia ambos se comunicaban varias veces al día, sostenían frecuentes reuniones personales y hacían viajes internacionales juntos. El cardenal estuvo agonizante por el Covid pero se recuperó.

“Es sabido de todo el mundo que yo tuve una amistad muy grande con él […]. Es muy amigo, de veras, desde que yo lo conocí cuando era niño, [era] el párroco de mi fraccionamiento’’, comentó Peyro.

Luego de que Univision formuló al cardenal una nueva pregunta durante la entrevista telefónica, respondió que desde que renunció a su posición no concede entrevistas y colgó. En dos ocasiones reporteros de Univision acudieron personalmente a su casa en Ciudad de México para concertar una entrevista. Sus ayudantes respondieron que no se encontraba.

La meta de la investigación federal, según Gloria, era establecer cómo los grandes narcotraficantes de México utilizan a la iglesia católica para lavar ingresos de su actividad.

Un vocero del FBI explicó en un correo electrónico a Univision que esa agencia “no confirma ni niega o suministra actualizaciones sobre investigaciones específicas’’.

A mediados de 2021 Gloria solicitó al FBI copia de los informes que la entidad preparó con base en sus testimonios sobre la operación encubierta. El FBI respondió que el material no puede ser entregado por cuanto “hay un proceso posible de aplicación de la ley relacionado con estos documentos y su revelación podría razonablemente interferir con el proceso”.

Peyro recibió al equipo de Univision en una mansión de un conjunto cerrado en Colonia San Bartolo Ameyalco, al suroeste de Ciudad de México. En ese momento, marzo de 2022, la casona de dos plantas, seis habitaciones, un estacionamiento para 20 vehículos y una capilla privada, estaba en venta por 3.5 millones de dólares. El empresario dijo que la tomó prestada a un amigo español compañero de rehabilitación.

Peyro, de 52 años, ingeniero civil de profesión y dueño de empresas de construcción que han sido beneficiadas con millones de dólares en contratos de obras en varios estados de México, explicó que ha tenido problemas de adicción a la droga y al alcohol.
La entrevista comenzó con una advertencia suya: “No tengo que esconderme, nunca he matado, nunca he violado y nunca he vendido drogas’’.

De entrada, Peyro reconoció a Univision Investiga que participó en los encuentros que quedaron grabados en los videos y que lo hizo a sabiendas de que estaba hablando con informantes federales de Estados Unidos.

Univision le hizo ver que sus consejos reflejaban un amplio conocimiento de técnicas para ocultar fortunas de origen oscuro.

“¿De dónde viene ese conocimiento?, le preguntó Univision.
“De Netflix’’, respondió Peyro. “Así de sencillo. Yo todo lo veo en la tele. Ahí vienen todos los temas y películas. Hay muchísimas películas. Tengo siete años viendo películas’’.

Y en cuanto a su posible involucramiento en el esquema de lavado agregó: “No puedo creer que la agencia más inteligente del mundo vaya a decir que yo tengo nexos con el narcotráfico en Colombia, que tengo cuentas en Europa. No lo saben, vivo al día’’.

Al final de la reunión con los informantes del FBI en el apartamento de Peyro, el video muestra al empresario hablando por celular con una persona a quien se refería en tono reverencial como “señor’’. El parlante del celular está encendido lo que permite escuchar a los invitados la conversación.

“Bueno, bueno’’, dice la persona
“Hola señor ¿cómo está?’’, pregunta Peyro
“¿Como les fue anoche?’, agrega el interlocutor.
“Bien, muy bien […] mañana paso. Ahorita voy a terminar de hacer algunas cosas, pero ya noche, mañana paso a verlo temprano. ¿No estará ocupado señor?’’, pregunta Peyro
“No, voy a estar aquí’’, responde el señor
“Bueno, paso temprano a saludarlo, muy buenas noticias’’, afirma Peyro.

Enseguida el empresario le consulta si podría bendecir unas “medallitas’’ y la persona al otro lado de la línea acepta.

Univision le dejó escuchar esta grabación a Peyro. El empresario reaccionó sin titubeos: “Es el cardenal’’.

Sin embargo, aseguró que la expresión “buenas noticias’’ no tenía nada que ver con la perspectiva del multimillonario negocio que minutos antes le había ofrecido el informante del FBI que se hacía pasar como intermediario de la guerrilla colombiana.

Se refería, dijo, a “que [el cardenal] tiene muy buenas noticias de mi vida, él me apoya moralmente en un tema y este es un tema muy difícil con mi esposa’’. El comentario de las buenas noticias no fue del cardenal sino de Peyro. El empresario aseguró que Rivera no se enteró de esa reunión a través suyo sino por la carta que le envió Univision pidiéndole su opinión. Carta que no fue respondida.

En la misma conversación en el apartamento, el informante consulta con Peyro si sería conveniente citar el nombre del cardenal a los guerrilleros para transmitirles confianza en cuanto al alto nivel de la operación.

“Tú sabes que eso impresiona muchísimo’’, le dijo el informante.

En ese instante el video muestra a Peyro entregándole al visitante una fotografía junto al cardenal.

“Llévatela [la foto]’’, le dice Peyro. “Chécalo quién es, estamos aquí en el Vaticano’’, explica el empresario señalando la fotografía.

Peyro y el cardenal son oriundos del estado de Durango. El sacerdote José María Hernández, profesor de teología para laicos en la capital del estado, relató a Univision que el arzobispo Antonio López Aviña, mentor de Rivera, acogió a Peyro como su protegido al quedar huérfano de padre.

López Aviña era muy cercano al papá de Peyro, un dirigente estudiantil que organizó protestas laborales en los años sesenta en Durango. A la muerte de Aviña y por recomendación de éste, Rivera heredó el encargo de sacar adelante al joven, explicó Hernández

“Fue muy conocido aquí en Durango la relación, la amistad tan entrañable del cardenal Rivera con Fernando [Peyro]’’, comentó Alberto de la Rosa, profesor universitario en esa ciudad. “Si algo vi del cardenal Norberto Rivera, es un sentido paternalista hacia sus paisanos y sus amigos que son pocos’’.

Peyro dijo que durante los años de su cercana relación con el cardenal no escatimó esfuerzos para darle gusto a su mentor. Recordó que le regaló una costosa casa cerca a una cancha de golf en Durango

“Casa que no tenía ni Obama en ese tiempo, por cierto’’, comentó Peyro. También le obsequió automóviles y costeó gastos de viaje a Europa.

Las redes sociales de la familia muestran al cardenal en fiestas y bautizos de sus hijos.

En la grabación del FBI en su apartamento Peyro le pregunta al supuesto emisario de la guerrilla colombiana: “¿Cuánto te gusta que pueda tener yo con el cardenal?’’. El informante responde con un gesto desconocimiento. Entonces Peyro menciona un cifra genérica “¿10,000?’’ sin especificar a qué se refiere.


Lea completo aquí



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.