El príncipe Andrés cada vez más cerca de ser juzgado en los Estados Unidos por su participación en el escándalo Jeffrey Epstein

Virginia Roberts Giuffre, la joven que denunció por abuso sexual al príncipe Andrés de Gran Bretaña, no piensa renunciar a su derecho como víctima de lograr Justicia. “No recorro este camino sola, sino junto a otras innumerables supervivientes de abusos sexuales y trata de personas”, explicó la mujer de 38 años.

La demanda de Giuffre, presentada en Nueva York en agosto de 2021, fue por las “agresiones sexuales” que habrían sucedido en 2001 en Londres, Nueva York y las Islas Vírgenes, donde residían los abusadores Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell, muy cercanos al denunciado príncipe.

Frente a este escándalo de proporciones, la reina Isabel II se distanció de su hijo predilecto sacándole todo tipo de privilegios como heredero de la monarquía de Gran Bretaña. En un breve, pero contundente comunicado, dejó “desnudo” al príncipe: “El duque de York ha devuelto sus afiliaciones militares y patronazgos reales contando con la aprobación y el acuerdo de la reina. El duque de York continuará sin desempeñar ninguna función pública y se defenderá en este caso como ciudadano particular”. Sin embargo, la reina publicó el comunicado tras una extensa conversación con su segundo hijo, en el Castillo de Windsor, según un reporte de Diario Mendoza Today.

Según el MailOnline, el duque estuvo reunido con su madre durante 90 minutos. Uno de sus abogados, Gary Bloxsome, habría acompañado a Andrés desde su casa cercana, Royal Lodge en Windsor Great Park, y se comenta que lo esperó en el auto hasta que la charla finalizó..

Aunque Andrés haya negado todos los cargos de los que se lo acusan y sostiene que no recuerda haberla conocido, el juez Lewis Kaplan rechazó la moción presentada por el príncipe, allanando así el camino para llegar a un posible juicio civil.

Existe una prueba contundente: una foto donde se puede apreciar al duque de York tomando de la cintura a una Virginia Giuffre de tan solo 17 años. Según contó la víctima a Panorama, la imagen fue sacada por la propia Maxwell, novia de Epstein y su cómplice, en su piso londinense

Si el juicio llegara a concretarse, Andrés se vería forzado a declarar sin la opción de dar falso testimonio. Y no solo eso: el abogado Spencer Kuvin, quien tiene su bufete en el estado de Florida, explicó en una entrevista con el diario Mirror que el proceso podría implicar a otros miembros de la familia real británica. “Incluso cabe la posibilidad de que los abogados traten de conseguir que la reina declare. No dudo de que lo harán, pero será casi imposible de conseguir dado su estatus de soberana”, sostuvo Kuvin.

El abogado estadounidense afirmó que la declaración de Virginia Giuffre ante el juez podría ser de carácter íntimo y personal. “No cabe duda de que el duque será cuestionado con respecto a sus genitales -amplía-. Nada es terreno vedado porque si una menor de edad es capaz de describir el aspecto de las partes privadas del duque de York… ¿Cómo sería eso posible no haber mantenido relaciones sexuales con él?”.

De rebelarse cuestiones tan íntimas del heredero de Isabel II, el escándalo podría tener ribetes inesperados para la corona británica.

Mientras algunos medios británicos publicaban notas acerca de la impunidad que podría lograr Andrés, en los Estados Unidos tomaban decisiones que pusieron en jaque a un país entero.

Mark Stephens, abogado especializado en medios de comunicación, explicó en una entrevista concedida a la cadena BBC que si se llegara a celebrar el juicio podría dañar el prestigio de toda la familia real británica.

“El juez Lewis Kaplan ha tomado una decisión judicial razonada que ha caído como una bomba en el mismo corazón de la familia real y que amenaza con provocar una crisis institucional” -aclara Stephens y agrega que para el príncipe “no existen buenas opciones” en esta situación. “Básicamente, creo que va a tener que, o bien participar en el proceso judicial o bien llegar a un acuerdo, y puede que esta última sea la opción menos mala”.

Según el medio Telegraph, si Andrés decidiera cooperar en el proceso judicial, sería la primera vez que un miembro de la familia real británica comparece ante los tribunales desde 2002, cuando la princesa Ana se declaró culpable de violar la Ley de Perros Peligrosos en el tribunal de primera instancia de Berkshire.

En una entrevista con la BBC, David Boies, uno de los abogados que representa a Giuffre, fue tajante acerca de que su clienta pudiera llegar a zanjar esta situación con un acuerdo económico. “Creo que para Virginia Giuffre resulta de gran importancia que este asunto se resuelva de una manera que sirva para resarcirla a ella y a las demás víctimas. No creo que en estos momentos tenga una opinión firme al respecto (y tampoco podría tenerla) con respecto a cuál debería de ser la solución concreta”.




Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *