Fiscales estadounidenses solicitaron a juez desestimar siete de los ocho cargos presentados contra el empresario Alex Saab para cumplir con acuerdo de extradición establecido por Cabo Verde

Un juez estadounidense en Florida desestimó el lunes los cargos de lavado de dinero contra Alex Saab, un aliado del presidente venezolano Nicolás Maduro, pero sigue acusado de un cargo de conspiración para lavar dinero, mostró un expediente judicial.

Según un reporte de Alexandra Ulmer para Reuters, la orden fue emitida por el juez federal de distrito Robert Scola. El cargo de conspiración que permanece conlleva una sentencia máxima de 20 años de prisión.

Saab fue extraditado el mes pasado a Estados Unidos desde Cabo Verde, donde fue detenido en el verano de 2020 con una orden judicial estadounidense.

Los fiscales dicen que Saab, un empresario nacido en Colombia y principal negociador del gobierno socialista de Maduro, extrajo alrededor de 350 millones de dólares de Venezuela a través de Estados Unidos como parte de un esquema de soborno vinculado al tipo de cambio controlado por el estado de Venezuela.

El caso ha tensado las ya deterioradas relaciones entre Washington y Caracas.

En una presentación del lunes, los fiscales estadounidenses solicitaron que se retiren siete de los ocho cargos iniciales contenidos en una acusación formal de julio de 2019 para cumplir con las garantías que los funcionarios hicieron al gobierno de Cabo Verde al solicitar la extradición de Saab.

Los fiscales dijeron que los funcionarios prometieron a Cabo Verde que Saab solo sería acusado de un solo cargo para cumplir con las leyes de la nación del archipiélago con respecto al período máximo de prisión.

Los fiscales no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Uno de los abogados de Saab, Henry Bell, dijo a Reuters la semana pasada que su cliente se declararía inocente en una lectura de cargos que había sido programada originalmente para el lunes, pero se pospuso hasta el 15 de noviembre. Bell declinó comentar sobre la decisión del lunes.

La oposición venezolana ha dicho que espera que Saab les diga a las agencias policiales estadounidenses lo que sabe sobre cualquier actividad criminal de los principales funcionarios venezolanos, así como los planes del gobierno para evadir las sanciones estadounidenses, que tenían como objetivo derrocar a Maduro.

Washington ha llamado a Maduro un dictador corrupto y lo ha culpado por el colapso económico de la otrora rica nación de la OPEP.

Tras el arresto de Saab, el gobierno de Venezuela dijo que a Saab se le había otorgado la ciudadanía venezolana y que había sido nombrado diplomático para negociar los envíos de combustible y ayuda humanitaria de Irán.

En respuesta a la extradición, el gobierno de Maduro suspendió el mes pasado las incipientes negociaciones con la oposición.

Los aliados de Maduro han caracterizado la búsqueda de Saab por parte de Washington como parte de una «guerra económica» contra Venezuela que está librando el gobierno de Estados Unidos.

La oposición respaldada por Estados Unidos, que ha pedido a Maduro que reanude las conversaciones, ha dicho que Saab se hizo rico como resultado de los acuerdos que hizo con el gobierno y no hizo nada para aliviar el sufrimiento de los ciudadanos de Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *