Investigación revela documentos de cómo un grupo de opositores venezolanos y sus aliados en Colombia pretendieron apropiarse de la empresa estatal Monómeros

En la imagen: Guillermo Rodríguez Laprea, exgerente general de Monómeros


Documentos de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) de Colombia muestran seguimientos y perfilamientos contra funcionarios de la petrolera PDVSA en Bogotá y su filial Monómeros. Revista RAYA tuvo acceso a ellos y al plan con el que un sector de la oposición venezolana y sus aliados en Colombia pretendieron robarse la petroquímica perteneciente al Estado venezolano.

Seguimientos y perfilamientos por la DNI

Según un reporte de Edinson Arley Bolaños, la Revista RAYA conoció dos documentos que dan cuenta de seguimientos y perfilamientos por parte de la Direccion Nacional de Inteligencia (DNI) contra funcionarios de la petrolera venezolana PDVSA y su filial Monómeros. Estos se ejecutaron en Bogotá en agosto de 2020 durante el gobierno de Iván Duque y en ellos aparecen desde personajes como el empresario Alex Saab hasta el activista de derecha Lorent Saleh, a quien la inteligencia acusa de tener vínculos con los paramilitares colombianos. Varios de esos seguimientos se materializaron en las oficinas de PDVSA, ubicadas en la calle 26 avenida El Dorado, y están dentro de las carpetas que constituyen el expediente de espionaje contra Venezuela revelado por RAYA en sus primeras ediciones.

Según uno de los documentos de la DNI, cuya operación lleva el nombre de DAISO, algunos de los funcionarios estaban siendo perseguidos y perfilados en busca de posibles relaciones con grupos insurgentes como el ELN. Incluso, la inteligencia denuncia que uno de los funcionarios sería el enlace con la guerrilla, un joven al que también acusan de ser exintegrante del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru de Perú. Los seguimientos y perfilamientos se extendieron a empleados, familiares y personas relacionadas con las empresas indagando e inmiscuyéndose en sus entornos sociales.

El otro documento, que reposa en los archivos de la DNI, detalla cuáles son las estructuras políticas al interior de la multinacional Monómeros entre los años 2015 y 2019. Por ejemplo, aparece un organigrama en el que relacionan a la empresa barranquillera Insapro, productora de nutrición vegetal e insumos agropecuarios, con el empresario de esa ciudad Alex Saab y el entonces gerente general de Monómeros, Pedro José Lugo Gómez, quien ejerció ese cargo desde 2003 hasta 2019. En dicho documento, la inteligencia colombiana acusa a Lugo de ser accionista mayoritario de Insapro S.A.S y de haber firmado en 2018 un contrato por tres años con Monómeros siendo gerente de esta última.

Incluso, la DNI accedió a documentos internos de la compañía en la que describen una operación financiera que realizó Lugo en junio de 2017 para pagar una deuda de Monómeros por once millones de euros al Banco Davivienda de Colombia.

En el mismo documento de inteligencia también aparecen algunos nombres de quienes hacían parte de la junta directiva que nombró el autoproclamado presidente Juan Guaidó. Las fotografías dejan ver a Luis Alfieri Hurtado, del movimiento Primero Justicia, alfil político de Enrique Capriles, y a la entonces presidenta de la junta directiva de Monómeros, Carmen Elisa Hernandez, alfil del también político de derecha Leopoldo López. Las dos fotos de los directivos aparecen al lado del senador barranquillero José David Name y del abogado Abelardo de la Espriella, quien meses más tarde se convertiría en el apoderado judicial de la empresa que pretendió hacerse a la petroquímica a través de una toma hostil que finalmente no prosperó.

El mismo documento, sin tener claridad cuál es su relación con Monómeros, reseña a Lorent Enrique Gómez Saleh. El activista de derecha, según la DNI, tiene nexos con los paramilitares y una amistad con el expresidente Álvaro Uribe y el congresista José Jaime Uscátegui.

También llama la atención que en dichos perfilamientos la inteligencia haya incluido al periodista de El Heraldo y Blu Radio, Òscar Montes.

Si bien por ahora no están todas las piezas del rompecabezas de lo que ejecutó la inteligencia colombiana contra las empresas venezolanas, es claro que estos seguimientos y perfilamientos sucedieron previamente a la ejecución de diferentes planes para robarse la petroquímica Monómeros.

La estrategia para derrumbar a Monómeros

“Lamentablemente, y lo digo como hombre de la oposición venezolana, el G4 [los partidos Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y un Nuevo Tiempo] en lugar de demostrar en el plano de los hechos que podíamos hacer una gestión diferente,—una gestión exitosa, productiva, transparente y convertir a Monómeros en una palanca de desarrollo agrícola en América Latina—, convirtieron eso en un reparto político y por supuesto terminó en el desfalco y en los actos malhechores que encabezó Guillermo Rodríguez Laprea”. Quien habla es el diputado José Luis Pirela, uno de los designados por la “Asamblea Nacional” para investigar el desfalco de la compañía petroquímica.

La semana pasada, Pirela le envió una comunicación al fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, con el fin de solicitarle designar un fiscal especializado que le dé celeridad a la denuncia presentada por el diputado el 25 de mayo de este año. La denuncia, según el documento radicado en la Fiscalía, busca que se investigue al hasta hace poco gerente general de Monómeros, Guillermo Rodríguez Laprea, acusado de hurto, corrupción privada, administración desleal, utilización indebida de información privilegiada, lavado de activos agravado, enriquecimiento ilícito, omisión de denuncia y soborno.

El diputado llamó la atención del fiscal Barbosa para que reasigne el caso, pues cuatro meses después de la denuncia las investigaciones no avanzan y, según Pirela, ahora que cambió la junta directiva de Monómeros es probable que los señalados en el desfalco se fuguen. Entre otras cosas, el proceso está frenado, dice el documento, pues la fiscalía seccional 415 tiene hacinamiento de procesos y la fiscal del caso está enferma.

Rodríguez llegó al cargo de gerente luego de que Juan Guaidó se autoproclamara presidente de Venezuela y, junto con los cuatro partidos de oposición llamados G4, repartieran la petroquímica entre sus aliados y amigos. Rodríguez es cuota del reconocido político de la derecha venezolana Henry Ramos Allup aun cuando fue accionista, representante legal y director de dos empresas privadas y competencia de Monómeros: Insumos del Pacífico y Kapocar.

Este detalle es muy importante para esta historia, pues antes de ser gerente, en abril y junio de 2020, presentó a Monómeros propuestas infructuosas desde esas empresas con el fin de hacerse a la comercialización de sus productos. Pero en abril de 2021, tres meses después de alcanzar el máximo cargo de la petroquímica colombo venezolana, sí materializó una propuesta en favor la empresa LionStreet, una firma sin la experiencia requerida para manejar la comercialización de los productos que la empresa binacional llevaba haciendo desde hace 53 años. El acuerdo firmado entre LionStreet y Monómeros, entre otros temas, entregaba la comercialización de los productos de la empresa estatal de manera exclusiva y con el 60 por ciento de las utilidades de las ventas.

LionStreet fue fundada en Panamá y tras la firma del acuerdo con Monómeros puso como gerentes de comercialización y contratación a Beatríz Peñarando y Jorleth Carrillo, dos personas cercanas a Juan Guaidó. Esta misma compañía es cuestionada por tener como representante legal a Ricardo José Rodríguez Siso, quien firmó dicho acuerdo con Monómeros siendo familiar y antiguo socio en la empresa Insumos del Pacífico del gerente denunciado: Guillermo Rodríguez Laprea. De hecho, Rodríguez alcanzó a enviar varias comunicaciones a los proveedores de Monómeros con el fin de explicarles que a partir de esa fecha LionStreet sería la encargada de evaluar y estructurar potenciales oportunidades de negocio a nombre de la petroquímica.

 

Este negocio, que ponía en peligro la estabilidad financiera de la estatal Monómeros, generó una fuerte controversia al interior de los partidos que integran la oposición venezolana (G4), a tal punto que los Rodríguez, uno en Monómeros y otro en LionStreet, se vieron obligados a desahacaer el acuerdo un mes y medio después de firmado. Sobre estos hechos la Fiscalía colombiana también recibió una denuncia penal en septiembre de 2021 sin que se conozcan avances a la fecha de la misma.

Paralelamente en 2021 Monómeros firmó un contrato con el bufete de abogados DLA PIPER Martínez Beltrán, que surgió luego de la fusión del reconocido bufete fundado por el exfiscal general Nestor Humberto Martínez y la multinacional DLA PIPER. Según fuentes de la oposición venezolana, dicha firma fue la encargada de estructurar en la sombra la toma hostil con la que las multinacionales Nitrón, a través de su filial Nitrofert, se haría a la propiedad de Monómeros. Nitrofert es una empresa que fue constituida por exfuncionarios de Monómeros y del expresidente Iván Duque. El abogado Abelardo de la Espriella representó los intereses de estas empresas en contra de Monómeros.


Lea completo aquí




Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *