Se revelan nuevos detalles acerca de la riqueza de Pedro Luis Martín Olivares, el exjefe de inteligencia venezolano buscado por los Estados Unidos

Por Antonio María Delgado
Miami Herald Y OCCRP | Traducción

No muchos en Venezuela saben su nombre, pero a los que sí no les gusta hablar de él abiertamente. Se trata de Pedro Luis Martín Olivares, un exoficial de inteligencia acusado por testigos y presuntas víctimas de dirigir una red de secuestros y extorsiones durante años. Operando desde un penthouse aislado en un hotel de lujo en Caracas, ahora se cree que dirige una de las ramas principales de la organización narcotraficante Cartel de los Soles, en asociación con funcionarios venezolanos de alto rango.

El 24 de abril de 2015 fue procesado en el Distrito Sur de Florida por distribución de más de cinco kilogramos de cocaína, sabiendo que dicha sustancia controlada sería importada a Estados Unidos. Y, sin embargo, sigue siendo libre de hacer lo que le plazca.

Estados Unidos ofrece una recompensa de 10 millones de dólares por su arresto, incluso más que por los hijos del infame jefe del cartel mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán. El gobierno de Estados Unidos también ha sancionado sus intereses comerciales, que abarcan la seguridad privada, la vigilancia y la cría de aves de corral.

A pesar de los cargos de alto nivel y el poder que ejerce, Martín, de 55 años, ha logrado mantener un perfil bajo, incluso cuando su familia ha acumulado importantes activos en el extranjero.

Ahora, Organised Crime and Corruption Reporting Project y el Miami Herald, en asociación con Armando.info e Infolibre, han rastreado parte de la fortuna de Martín hasta Barcelona, ​​España, donde sus familiares han adquirido apartamentos de lujo en uno de los distritos más caros de la ciudad. Dos de ellos son desconocidos para los investigadores españoles que investigaron los bienes de Martín en el país.

Basándose en documentos judiciales, archivos de investigación, registros de la empresa y de la propiedad y entrevistas, los reporteros también descubrieron nuevos detalles sobre la vida del exfuncionario de inteligencia.

Martín es uno de más de una docena de funcionarios y empresarios venezolanos cercanos al régimen socialista de Caracas que enfrentan cargos en el sur de la Florida por lavado de dinero, corrupción o narcotráfico. Años de operar sin frenos ni contrapesos han permitido a los funcionarios corruptos desviar miles de millones de dólares del tesoro del estado y beneficiarse de las operaciones de narcotraficantes aliados o que trabajan para altos funcionarios militares y del régimen. Los expertos afirman que gran parte de esa riqueza ilícita ha fluido hacia el sur de la Florida, inflando el mercado inmobiliario local.

Ivan Simonovis, ex comisionado de policía e investigador criminal en Venezuela, dijo que Martín había “tenido mucho poder e hizo mucho daño a muchas personas” a lo largo de los años, aunque su influencia había disminuido recientemente.

De seis personas entrevistadas, solo Simonovis accedió a ser citado por su nombre. Los demás hablarían solo bajo condición de anonimato, por temor a represalias. Los reporteros también se han comunicado con Martín y los miembros de su familia, pero hasta ahora no han estado dispuestos a comentar.

Más allá del hecho de que Martín nació en 1967 en Caracas, hay poco registro público de sus primeros años.

En una rara entrevista con el sitio web en español de la cadena de televisión panárabe Al-Mayadeen en octubre de 2020, publicada seis días después de que se anunciara la recompensa de Estados Unidos para él, Martín se describió a sí mismo como un “abogado y economista”.

Simonovis, un exprisionero político bajo el régimen de Caracas que luego se convirtió en el principal asesor de inteligencia del líder opositor Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos como el presidente legítimo de Venezuela, dijo que Martín se involucró en actividades de narcotráfico y lavado de dinero en la década de 1990. , años antes de la elección del presidente socialista Hugo Chávez.

Más tarde comenzó a cooperar con las autoridades venezolanas para evitar el enjuiciamiento, ayudando a establecer varias “entregas controladas”: ventas de drogas realizadas con el conocimiento de las fuerzas del orden venezolanas para capturar a otros traficantes.

Después de que Chávez asumiera la presidencia en 1999, Martín fue designado para la oficina antidrogas de la ciudad, aparentemente aprovechando las conexiones que había construido en la fuerza policial, dijo Simonovis. En 2002, Martín se convirtió en director de inteligencia financiera en los servicios secretos venezolanos: la Dirección General Sectorial de Servicios de Inteligencia y Prevención, conocida entonces como DISIP y luego rebautizada como Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, o SEBIN.

Cuatro fuentes diferentes, incluido Simonovis, dijeron que luego comenzó a administrar una “oficina paralela” fuera del Centro Lido, un centro comercial y de negocios en Caracas, mientras estaba en la DISIP. Él y sus asociados usaron informantes y escuchas telefónicas para obtener información comprometedora sobre figuras ricas o poderosas, inventaron archivos criminales y exigieron dinero para enterrar la información y detener el acoso, dijeron.

El edificio de oficinas en Caracas donde Pedro Luis Martín Olivares tiene su oficina. OCCRP

Un venezolano rico que pasó años en la cárcel dijo que Martín también solía visitar la prisión y ofrecer “favores”, como acceso a la azotea, computadoras o cursos de educación a distancia, a cambio de pagos.

Eventualmente, el poder de Martín había crecido lo suficiente como para comenzar a chantajear a figuras dentro de la estructura de poder de Chávez. “Esa fue la gota que colmó el vaso”, dijo Simonovis.

Un ex oficial militar y una persona que conocía a la familia de Martín confirmaron esta versión y dijeron que Martín fue destituido de su cargo después de intentar extorsionar a alguien cercano a Chávez.

‘NUNCA ABANDONAS LA INTELIGENCIA’

Martín dejó la DISIP en 2004, pero aparentemente mantuvo una conexión con la comunidad de inteligencia. En la entrevista con Al-Mayadeen en 2020, dijo que todavía “maneja información” a pesar de haber dejado formalmente la agencia de inteligencia.

“Nunca abandonas la inteligencia, siempre sigues obteniendo información”, dijo.

Simonovis y el venezolano rico que había estado encarcelado dijeron que Martín siguió administrando su “oficina paralela” en el Centro Lido, donde ahora también comenzó a dirigir un imperio comercial: después de dejar la DISIP, Martín fundó al menos cinco empresas, que abarcan sectores como la seguridad. , vigilancia privada, transporte de valores, e incluso una granja avícola.

Los detalles de las operaciones de estas empresas muestran que Martín mantuvo buenas conexiones incluso después de dejar su cargo oficial.

Los registros de la empresa muestran que su firma de seguridad privada, Grupo Control 2004, obtuvo contratos de importantes instituciones estatales, incluido el banco estatal Bicentenario, el aeropuerto de Maracaibo y Minerven, una importante empresa minera.

Otra de sus empresas, PLM Consultores, brindó “asesoramiento en relaciones institucionales” a 11 empresas vinculadas a Omar Farías, empresario conocido en Venezuela como el “Zar de los Seguros” porque ganó importantes contratos de seguros con instituciones públicas, lo que le permitió amasar una fortuna bajo Chávez.

En 2010, Martín apareció en un cable clasificado del Departamento de Estado de EE. UU., publicado por WikiLeaks , que detallaba un presunto complot de la agencia de inteligencia venezolana para asesinar al entonces presidente de Panamá, Ricardo Martinelli. El cable no proporcionó ninguna razón por la que el gobierno de Venezuela quisiera llevar a cabo tal asesinato, pero vinculó a Martín con el régimen de Chávez, seis años después de que dejó su puesto en el servicio de inteligencia.

“Si bien no se encontró evidencia de ningún complot, el equipo de aplicación de la ley encontró información significativamente despectiva sobre Pedro Ruiz [sic] Martín Olivares”, dijo el cable emitido por la Embajada de los Estados Unidos en Panamá, que lo describió como un “actor gravemente malo”.

Casi al mismo tiempo, una operación antinarcóticos conjunta realizada por autoridades de Estados Unidos y las Islas Vírgenes Británicas tendría profundas consecuencias para Martín.

APARTAMENTO DE LUJO

La agencia de seguridad española comenzó a investigar a Martín en 2014 por su presunto tráfico de drogas y conexiones de alto nivel con el gobierno de Chávez. Llamándolo «Platanote» o «El Gran Plátano», comenzaron a investigar sus activos en España.

Uno de los objetivos de vigilancia era un apartamento en Barcelona que Martín compró en 2003. Actualmente, con un valor aproximado de $200,000, el apartamento del cuarto piso se encuentra en un barrio de clase trabajadora.

Cuando los reporteros lo visitaron en junio, encontraron que el buzón no tenía nombre, aunque un vecino dijo que a menudo podían ver “movimiento en las persianas”, lo que indica que estaba ocupado.

OCCRP también pudo identificar otras dos propiedades de Barcelona más valiosas desconocidas para las autoridades españolas, que en conjunto tienen un valor de alrededor de $ 2.5 millones, según documentos de la compañía. Ambos están ubicados en un antiguo edificio de banco de la década de 1950 en la «Milla de Oro» de la ciudad, una franja de propiedades de lujo en el centro de la ciudad.

Edificio de viviendas en España donde se ubican inmuebles vinculados a Pedro Luis Martín Olivares. OCCRP

Ambas propiedades son propiedad de Urdanbest SL, sociedad española en la que figuran como directores la mujer de Martín, Alejandra Besteiro, su hijo Pedro Luis Martín Besteiro y su hijastro Orlando Urdaneta Besteiro.

Urdanbest está ubicado en una lujosa oficina en uno de los barrios más caros de Madrid.


Lea completo aquí



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.