Carlos Sein Atachahua Espinoza, el peruano acusado de blanquear cantidades masivas de dinero del narcotráfico

Por Miguel Gutiérrez (El Comercio), Iván Ruiz (Infobae), Guillermo Draper (Búsqueda), Cecilia Anesi (IrpiMedia), Milagros Salazar (Convoca), Gonzalo Torrico (Convoca), Daniela Castro (OCCRP), Nathan Jaccard (OCCRP), y Romina Colman (OCCRP)

OCCRP | Traducción

Carlos Sein Atachahua Espinoza a veces se presentaba a las reuniones vestido con un overol de albañil manchado, algo que no se esperaría de alguien acusado de lavar dinero para una organización transnacional de tráfico de drogas. Se parecía más a un hombre que había estado trabajando en la casa.

Pero detrás de esta apariencia desaliñada de hombre común, el moreno peruano, de 52 años, era un hombre meticulosamente cauteloso y muy rico, según los fiscales argentinos. Quienes testifican en su contra dicen que negociaba principalmente en efectivo y mantenía la información compartimentada entre las personas a las que dirigía, manteniendo todo sobre la base de la necesidad de saber.

Se presentó ante los fiscales como cambista o vendedor de autos usados, y usó alias como “Abraham Levy”. En otras ocasiones portaba credenciales que decían ser ingeniero de fluidos egresado de una universidad limeña.

Durante al menos 14 años, dicen las autoridades, este enfoque funcionó. Manteniéndose fuera del radar, Atachahua lavó dinero para un imperio narcotraficante con sede en Argentina desde al menos 2006 hasta 2020, con conexiones en América Latina, Europa y América del Norte, según el testimonio que su contador dio a las autoridades argentinas.

Los fiscales argentinos acusaron a Atachahua de lavado de dinero y no de narcotráfico. Sin embargo, también han alegado que estuvo involucrado en el traslado de cocaína al otro lado del mundo desde su origen en América del Sur, a menudo estampada con logotipos que representan soles peruanos. Más allá de Perú, se vinculó con traficantes de la vecina Colombia y vendió al poderoso clan criminal italiano ‘Ndrangheta. A medida que ingresaban millones, se alega que usó casas de cambio de dinero corruptas en ambos lados del Atlántico para lavar las ganancias obtenidas en el mercado europeo.

Atachahua finalmente fue arrestado por cargos de lavado de dinero en Argentina en 2020, dos años después de que su contador de mucho tiempo, Diego Xavier Guastini, se volviera contra él y comenzara a proporcionar información a las autoridades sobre su jefe. En ese momento, alega el expediente penal de Atachahua, su grupo había usado una fortuna en dinero sucio para establecer compañías falsas y comprar millones en bienes raíces argentinos, incluidos estacionamientos. Los reporteros también encontraron varias propiedades y parcelas de tierra conectadas con Atachahua y su familia en Perú.

Atachahua cumplió condena en Perú por cargos de drogas, mientras que él y Guastani fueron investigados por la policía uruguaya por tráfico. Guastini alegó en entrevistas con fiscales argentinos que Atachahua dirigía una organización mundial de tráfico de drogas de baja visibilidad que trabajaba con otras redes para transportar cocaína a Europa.

Mientras investigaban las supuestas actividades de lavado de dinero de Atachahua, los fiscales encontraron “aumentos económicos injustificados”, que dijeron estaban “en línea con supuestas maniobras de lavado de activos derivados del narcotráfico”. Los fiscales argentinos se negaron a comentar por qué Atachahua no ha sido acusado de delitos relacionados con las drogas o si podría serlo, porque “es un caso en curso”.

Carlos Sein Atachahua, a la izquierda, es detenido en Buenos Aires.

Mientras espera su destino, monitoreado desde su casa en Argentina a través de un brazalete electrónico en el tobillo, OCCRP y sus socios han desentrañado la red de Atachahua y han mostrado cómo evitó ser detectado durante tanto tiempo. Sus operaciones fueron reveladas a través de documentos judiciales, entrevistas con autoridades en América del Sur y Europa, y registros de inmigración, así como información de propiedades y empresas.

La organización en la que estuvo involucrada Atachahua está acusada de lavar al menos $7 millones, pero las autoridades dijeron a la prensa en 2020 que la cifra podría ser mucho mayor. Guastini dijo a las autoridades que Atachahua se esforzaba por ocultar sus actividades ilícitas porque tenía la ambición de volverse recto.

Su plan era, con el tiempo, convertirse en un hombre de negocios honesto, dijo el contador. “Él lo que quería era tener un paraguas limpio, legal, comercial, para que sus hijos vieran que iba a trabajar”.

Si eso sucede alguna vez, Guastini no lo verá. En octubre de 2019, pocos días después de dar un tercer informe a las autoridades sobre Atachahua, el contador fue asesinado a tiros.

Los medios de comunicación argentinos informaron que una camioneta Toyota bloqueó el camino del Audi A4 de Guastini mientras conducía por un suburbio de Buenos Aires. Luego, un pistolero en una motocicleta le disparó tres veces. “Me pegaron, me pegaron”, dijo supuestamente a un transeúnte que lo ayudó a llegar a la acera. Guastini murió a causa de sus heridas en un hospital cercano.

Atachahua no ha sido acusado del asesinato de su contador, quien tenía vínculos con otros grupos criminales no relacionados. Las denuncias contra Atachuaha por parte de la policía y otras fuentes, y en las acusaciones oficiales, no han sido probadas en los tribunales.

A través de su equipo legal, Atachahua se negó a comentar.

El automóvil de Diego Xavier Guastini se ve con agujeros de bala en un costado, luego de que lo mataran mientras conducía por un suburbio de Buenos Aires.

Bajo el radar

Atachahua surgió de orígenes oscuros. En Huánuco, una ciudad en el centro de Perú, heredó la inteligencia criminal de su familia, que ha estado involucrada en el negocio de las drogas durante décadas.

El legado legal de una familia

El padre de Atachahua tenía procesos judiciales relacionados con la trata en Perú desde la década de 1960. Su madre, su hermana mayor y su cuñado también fueron condenados por participar en el negocio de las drogas.

En la década de 1980, las autoridades peruanas arrestaron a la madre de Atachahua en una casa que contenía más de nueve kilogramos de pasta base de cocaína. En 2001 su hermana mayor y otras personas fueron detenidas en Perú por posesión de drogas para su distribución y comercialización.

Su cuñado, Enrique Sósimo Ángeles Flores, fue capturado en Perú en 2003 y condenado a 10 años por narcotráfico. Según Guastini, contador de mucho tiempo de Atachahua, Ángeles Flores era un jugador central en su organización.

En 1999, tuvo su primer roce registrado con la ley, cuando fue arrestado y luego sentenciado a nueve años de prisión en Perú por tráfico de drogas y falsificación de documentos, luego de que se encontrara cocaína en un automóvil en el que viajaba. Fue liberado anticipadamente. por razones que aún no están claras, y a mediados de la década de 2000 se dirigió a Argentina.

Al establecerse en el exclusivo barrio de Caballito en Buenos Aires, Guastini dijo que Atachahua comenzó vendiendo drogas localmente. Pero pronto amplió sus horizontes, llevando su cocaína, que se cree que procedía de Bolivia o Perú, a Europa, a través de puntos de salida en Uruguay y Brasil.

Guastini explicó a las autoridades cómo su jefe se relacionó con colombianos, uruguayos, chilenos e italianos, todos con sus propias rutas de tráfico establecidas, en un esfuerzo por “corporativizar” su negocio y sacarlo de los barrios marginales.

Los datos de vuelos y fronteras peruanos obtenidos por OCCRP respaldan este relato, mostrando que el ambicioso Atachahua ya estaba viajando a Brasil y Chile desde diciembre de 2002.

Guastini alegó que una vez que se obtenía la cocaína, se transportaba por tierra a través de América del Sur en vehículos privados y camiones comerciales que transportaban productos como bananas y artículos de tocador. Los paquetes, dijo Guastini, estaban metidos en compartimentos secretos en el chasis y asegurados en su lugar con espuma expansiva.

La “mercancía” comercializada por la organización con la que supuestamente está asociada Atachahua a menudo estaba marcada con un sol peruano, que evoca la tradición inca y sus orígenes indígenas, dijo Guastini.

La organización evitó registros, incluso si eso significaba viajes más largos. A veces, una operación puede demorar 40 días, dijo Guastini a las autoridades, y los envíos se envían en rutas sinuosas a Brasil y otros lugares antes de enviarse a Europa.

Guastini afirmó que en 23 años de actividad, la organización de Atachahua “no había tenido ni una sola pérdida”. Atachahua, alegó, a menudo seguía los envíos en todo el mundo, haciendo citas para conocer a los compradores y comunicarse con los contactos del hampa. Los registros de inmigración de Argentina y Perú muestran que usó al menos ocho pasaportes o documentos de identidad nacionales en sus viajes por tierra y aire.

Los registros fronterizos de Argentina muestran que entre 2008 y 2020, Atachahua viajó dentro y fuera del país más de 200 veces, casi dos tercios del tiempo a Perú. También viajó 18 veces hacia y desde Canadá, donde vivía su hija. Los registros fronterizos peruanos lo muestran realizando 290 viajes dentro y fuera del país entre 2002 y enero de 2020, incluidos viajes a Panamá y Chile.

Según las autoridades argentinas, después de que su hija cumpliera 18 años en 2012, comenzó a recibir donaciones ficticias de sus padres. Estas donaciones, creen las autoridades, fueron diseñadas para “eliminar una sombra” de sus propios activos, todos los cuales habían sido adquiridos con el producto del crimen. También hicieron donaciones a una escuela de lujo en la Columbia Británica.

Sin embargo, para alguien en el negocio de las drogas, el estilo de liderazgo de Atachahua y su enfoque paciente hacia los negocios fueron inusualmente modestos, dicen los expertos. No estaba interesado en las pistolas doradas, las reuniones de celebridades o las lujosas haciendas que los narcobarones de Colombia y México solían hacer alarde.

“La mayoría de los narcotraficantes tienen ese punto débil, que siempre buscan exhibir sus ganancias, lucirse, porque ese es el fin de su negocio”, dijo a periodistas el fiscal Eduardo Castañeda, de la Fiscalía Especializada contra el Crimen Organizado de Perú.

Por el contrario, dijo Castañeda, el enfoque de Atachahua fue “algo particular”. Fue un enfoque caracterizado por abundante cautela.

“Él siempre decía que una persona tiene que saber el 20 por ciento de la operación, que si sabía más del 20 por ciento, era arriesgado. Incluso su esposa conocía el 20 por ciento de la operación”, dijo Guastini a los fiscales.

Una máquina de lavado de dinero

Una vez que la organización había descargado su cocaína en Europa y otros lugares, Atachahua necesitaba devolver las ganancias a América del Sur, alega la acusación. En ocasiones, enviaba efectivo a Perú y Argentina utilizando “mulas” que lo traían en su equipaje de mano en vuelos comerciales. Otras veces, utilizó casas de cambio de divisas en Italia.

Para ello, el contable Guastini dijo que recogería personalmente el efectivo en España antes de conducirlo al norte de Italia en un coche de alquiler. Allí, dijo, entregó dinero a Chavin Cash, una casa de cambio cerca de la estación de tren Milano Centrale dirigida por un peruano radicado en Milán llamado Héctor Valdivia Chávez.

Cuando los peruanos enviaron dinero legítimamente desde Milán a sus familias, dijo Guastini, Valdivia agregaría dinero extra a la cantidad. El expediente penal argentino dice que Guastini le daría a Valdivia un contacto en Lima para retirar las supuestas ganancias del narcotráfico. En otras ocasiones, las mulas llevaban dinero en efectivo a Perú y llevaban las ganancias ilícitas a casas de cambio en ese país.

Guastini dijo que Gomer River Cortez Galvez, propietario de una casa de cambio con sede en Perú llamada Mister Dollar, recibió el efectivo sospechoso que trajeron. Contactado por teléfono, negó conocer a Atachahua o Guastini. “Todo tipo de personas vienen aquí con dinero para cambiar, con ganas de cambiar dólares”, dijo.

Valdivia no respondió a una solicitud de comentarios.

El efectivo a menudo se transportaba por las mismas rutas terrestres supuestamente utilizadas por la organización para contrabandear drogas desde Perú a otros países, según el testimonio de Guastini.

El dinero que llegó a Argentina supuestamente fue lavado utilizando cuatro empresas creadas por la organización, con testaferros, incluida, según creen los fiscales, la esposa de Atachahua, Maribel del Águila Fonseca, así como su hija. Los fondos se utilizaron para comprar garajes y bienes inmuebles.

Guastini dijo que una gran cantidad de dinero en efectivo se convirtió en monedas de oro compradas al Banco Piano de Argentina sin facturación y luego escondidas en tuberías falsas en las paredes de un apartamento habitado por una pareja de ancianos. Atachahua los había traído a vivir allí para darle a este búnker dorado la apariencia de un hogar ordinario. Pero cuando las autoridades argentinas allanaron el lugar, no se encontraron monedas.

En otros lugares, la familia parece haber canalizado dinero a la industria del gas.

En la región de San Martín, en la Amazonía peruana, los Atachahua establecieron una empresa de venta de combustible llamada Inversiones NCN SAC, con sucursales en las provincias norteñas de Rioja, Moyobamba y Mariscal Cáceres. El gerente general de la empresa es Neddy Luz Atachahua Espinoza, hermana de Atachahua.

La estación, flanqueada por camiones de carga, no tiene ninguna dirección en la lista y solo se puede encontrar preguntando a los lugareños por direcciones. Los trabajadores allí dijeron a los periodistas que las operaciones diarias estaban a cargo de administradores externos y que la hermana de Atachahua rara vez los visitaba.

Llamadas cercanas

El negocio de movimiento de dinero de Atachahua no estuvo exento de percances.

En 2007, dos mulas fueron secuestradas en el aeropuerto de Barcelona que transportaban 400.000 euros no declarados, según las autoridades españolas. Las autoridades incautaron la gran mayoría del dinero en efectivo.

En junio de 2012, Atachuaha y Guastini viajaron a Ámsterdam vía Francia para encontrarse con personas que Guastini describió en su testimonio ante los fiscales como “los calabreses”, presuntamente el grupo criminal ‘Ndrangheta de la región de Calabria, en el sur de Italia. Los registros de inmigración respaldan la versión de los hechos de Guastini.

Unos meses después, en noviembre de 2012, la policía uruguaya lanzó una operación contra los operativos de Atachahua en base a una denuncia anónima. El informante le dijo a la policía sobre una casa donde se sospechaba que se traficaba con drogas. Vigilaron la casa y notaron un vehículo con placas argentinas. La policía hizo arrestos que insinuaban los vínculos globales que había hecho el grupo.

Uno de los detenidos era Francesco Pisano, un italiano que trabajaba como traficante para la ‘Ndrangheta. También fueron detenidos dos argentinos y dos uruguayos y se incautaron más de 276 kilogramos de cocaína y más de 47 kilogramos de pasta base.

 

El Hombre de la ‘Ndrangheta en Uruguay

Francesco Pisano fue acusado en Italia en 2014 por tráfico internacional de drogas en nombre del clan Pesce de la ‘Ndrangheta, que se sabe que tiene una presencia importante en el puerto de contenedores más grande de Italia, Gioia Tauro.

Fue acusado de actuar como enlace entre la sede italiana del grupo y colaboradores en el extranjero. Sorprendentemente, los fiscales italianos estaban interceptando a Pisano mientras estaba en una prisión uruguaya, luego de que fuera arrestado durante la operación encubierta contra el grupo de Atachuaua.

Tenía un teléfono BlackBerry en prisión y continuó organizando cargamentos de drogas para los Pesces, haciendo conexiones con proveedores de drogas colombianos y brasileños.

Giuseppe Tirintino, testigo de cargo, dijo a los fiscales que en 2012 había estado trabajando para la ‘Ndrangheta en Argentina y colaboraba con Pisano, traficando cocaína a Gioia Tauro.

Tirintino dijo que estaban organizando un envío de 180 kilogramos desde Uruguay, pero Pisano fue arrestado en Uruguay y sus proveedores, presuntamente el grupo Atachuaua, se quedaron callados y es posible que se hayan dado a la fuga.

El 1 de octubre de 2015, un tribunal de Calabria revocó una orden de prisión preventiva contra Pisano que había estado vigente desde noviembre de 2013. Días después, las autoridades italianas informaron a sus homólogos uruguayos que retirarían una solicitud de extradición de Pisano, así como una orden de allanamiento internacional.

Pisano pronto fue liberado y los registros de inmigración dicen que se fue de Uruguay a España. Se desconoce su paradero.

Atachahua y Guastini se dieron a la fuga, pero sus encuentros con los detenidos quedaron grabados en video. También lo fue su partida: a la 1:13 am del 24 de noviembre de 2012, justo antes de que la policía irrumpiera, se grabó el Renault Megane de Atachahua cruzando el puente de Fray Bentos que une a los dos países.

Según las autoridades uruguayas, Pisano había llegado a un acuerdo con un traficante uruguayo que habría visto las drogas llevadas a Calabria desde el puerto de la capital uruguaya, Montevideo.

De manera crucial para Atachahua, con sede en Buenos Aires, la policía uruguaya no compartió información sobre él y Guastini con sus colegas argentinos. Una fuente de la policía uruguaya cercana al caso dijo que “no confiaban” en la policía federal argentina en ese momento, porque no habían cooperado del todo.

Según Guastini, el grupo de Atachahua también logró intimidar a un testigo para que no compareciera en una audiencia clave, lo que interrumpió aún más la investigación. Después de un cambio de fiscales, dijo Guastini, el caso contra él y Atachahua se “paralizó” y no tuvo éxito.

Atachahua no sería rastreado durante años.

Una notificación roja de Interpol para Francesco Pisano.

La caída de Atachahua

Después de esta llamada cercana, Atachahua parecía cada vez más decidido a esconder sus ganancias. En 2013, a su hija le regalaron acciones en las empresas de sus padres, empresas que ahora son objeto de la investigación argentina.

En 2016, comenzó una vida en Canadá y dos años después se comprometió con un ciudadano canadiense. Mientras tanto, Guastini se embarcaba en una sociedad propia: a partir de 2018, el contador comenzó a brindar información sobre las operaciones de Atachahua a las autoridades argentinas.

Durante los años siguientes, las autoridades poco a poco se fueron informando mejor sobre las operaciones de Atachahua. El jefe respondió haciendo ajustes de seguridad.

Según investigadores argentinos, en los meses previos a su detención en 2020, Atachahua se disponía a enviar un gran cargamento de droga a España. Parecía saber que lo seguían, pero se las arregló para mantenerse un paso por delante. Cada vez que llegaba a la Argentina por el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Buenos Aires, daba vueltas por las instalaciones durante al menos una hora para perder a los oficiales. “Él siempre lo lograba”, dijo una fuente cercana al caso.

Finalmente, su suerte se acabó. En octubre de 2020, fue arrestado en una redada que, según informaron los medios, involucró a 400 policías de Buenos Aires que irrumpieron en 25 casas y negocios separados afiliados a la red. Según los informes, las autoridades incautaron millones de dólares en efectivo en al menos 10 monedas diferentes, un arma y 49 teléfonos celulares.

Moneda incautada durante los allanamientos en Buenos Aires.

Al mes siguiente, tras la acusación de los principales miembros de la organización, incluido Atachahua, un juez ordenó la incautación de más de 30.000 millones de pesos argentinos, o aproximadamente 383 millones de dólares al tipo de cambio oficial.

Las autoridades peruanas dijeron que no están investigando a Atachahua y que no tienen información sobre Guastini o Valdivia, el cambista. Ninguno de los tres hombres ha sido investigado en España o Italia tampoco, según las autoridades.

Justo antes de la captura de Atachahua, su esposa Maribel, quien se convirtió en prófuga y sujeta a una orden de arresto internacional después de viajar a Perú, abandonó el país. En octubre de 2021, sin embargo, fue arrestada en Argentina, diciendo que solo había ido a visitar a sus padres enfermos y prestó declaración a las autoridades.

La hija de Atachahua también fue cuestionada cuando viajó a Argentina en 2020 y se le prohibió volver a salir del país.

En una declaración ante un juez, la esposa de Atachahua dijo que era la primera vez que estaba “involucrada en un caso judicial”.

Ella dijo que “no estaba [en] una pandilla o una asociación ilícita”.

«Somos una familia.»


Antonio Baquero (OCCRP) contribuyó con este reportaje.

La investigación sobre esta historia fue proporcionada por OCCRP ID. El equipo de datos de OCCRP proporcionó experiencia en datos. La verificación de hechos estuvo a cargo de la mesa de verificación de hechos de la OCCRP.


Lea aquí



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.