¿Es la ruptura de Shakira y Piqué un «montaje teatral» para proteger a la cantante por sus problemas con la Agencia Tributaria española?

Por Estrella Ferretti

Un tema en el tapete de la prensa del corazón hispanoamericana es la reciente ruptura sentimental entre la cantante colombiana Shakira y el futbolista español Gerard Piqué.

Diferentes teorías sugieren que se trata de un “show”, con un trasfondo distinto al presentado públicamente, en el que se ha insistido en que el jugador del Fútbol Club Barcelona estaba teniendo supuestamente un romance con otra mujer, que algunos señalan se trataría de una joven de 20 años de edad, mientras que otros sostienen que con la madre de un jugador del Barça, siendo esta otra, una mujer en edad equiparable a la de Shakira.

Lo cierto de todo es que se han tejido muchas historias y mitos en torno a la ruptura de la relación entre el futbolista y la cantante. Pero otra teoría señala que la verdad es muy diferente, pues al parecer la pareja llevaba más de tres meses separada, viviendo cada quien por su lado. Según esta misma teoría, la pareja tenía una relación abierta, por la cual nunca se casaron. Eso durante 12 años de haber permanecido juntos, tiempo en el que tuvieron dos hijos.

Se dice que, con el visto bueno de la cantante, el futbolista tenía la libertad de realizar fiestas de soltero y llevar una vida relajada, en la que había otras mujeres presentes.

La pareja había comprado una casa en la comunidad autónoma de Cataluña, además de dos propiedades vecinas para que pudieran vivir allí los padres de cada uno de ellos. Pero desde hace más de tres meses Piqué había comprado un piso, en un pequeño edificio en el centro de la Ciudad de Barcelona. El inmueble fue remodelado para agregarle varias habitaciones. El lugar cuenta con una terraza con espacio suficiente para las fiestas de soltería del jugador. Es por esa razón que algunas teorías hacen suponer que no es cierto que de la noche a la mañana se haya terminado la relación. Pero más allá de eso, algunos creen que pudiera tratarse de un gran “teatro” que solo buscaría tratar de proteger a la cantante y justificar que, tras haberse roto la relación y disolverse el vínculo conyugal o más concretamente el concubinato, Shakira pueda tomar la decisión de retirarse a la casa en Miami donde anteriormente vivía.

La colombiana nunca se deshizo de la propiedad localizada en Florida, en la que en el pasado vivió con su anterior pareja, Antonio de la Rúa, hijo del expresidente argentino Fernando de la Rúa.

Los detalles de la separación mostrados al público son vistos con escepticismo por algunas personas, para quienes el futbolista le estaría haciendo un “favor” a la artista, secundándola en una especie de «montaje teatral», que le permitiría a ella poder mantenerse al margen de la justicia española y más concretamente de la catalana, donde la intérprete de «Ojos Así» ha tenido problemas con la Agencia Tributaria, que la investiga por el no pago de algunos impuestos.

Con su salida de España, gracias a ese “montaje”, la cantante pudiera evitarse un posible arresto, mientras se les hace creer a los fanáticos que los motivos de la ruptura y la decisión de abandonar el país son otros.



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.