Denuncian vínculos del exfutbolista y gobernador Cuauhtémoc Blanco con el narcotráfico en México

El martes 4 de enero el periódico El Sol de México publicó en su página de internet una foto del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, con tres líderes del crimen organizado en ese estado.

Según un reporte de Ñaní Pinto para Avispa Midia, en el contenido de la nota se señala que miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos, Puebla, Tlaxcala (FPDTA-MPT) habían declarado bajo anonimato que hubo una reunión, en enero de 2019, entre Blanco, Hugo Erik Flores, delegado federal del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y líderes del narco en la cual “se concluyó pedirle a Homero Figueroa ‘aplacar’ al líder de la resistencia contra la construcción de la termoeléctrica de La Huexca, Samir Flores”, dice la nota.

Un mes después, Samir Flores, miembro del FPDTA-MPT, fue asesinado.

En un comunicado publicado el miércoles (5), el FPDTA-MPT, por un lado, se deslinda de la declaración, “exigiendo al medio de comunicación no adjudicar información veraz o falsa a la organización cuando la misma no la declaró”.

Por otro, el Frente Popular declara que ve como “desfachatez y sin vergüenza que el asesinato de nuestro hermano Samir Flores recorre notas y narcomantas que denuncian la complicidad del gobernador de Morelos y Hugo Erik Flores con el crimen organizado para ‘quitarlo del camino’”.

Un día después de la publicación de la nota por El Sol de México, el miércoles (5), apareció una narcomanta en Oaxtepec donde amenazan a Cuauhtémoc Blanco y Hugo Erik Flores, diciendo que “‘soltarán los datos exactos de la muerte de Samir’” y de los favores que pidieron antes de la llegada de AMLO (Obrador) a Morelos”.

“La llegada de AMLO a Morelos” se refiere a un evento oficial realizado en el Estado, el 1 de octubre de 2021, en el cual el Obrador anunció que “ya va a operar a toda su capacidad esa planta”, refiriéndose a la operación de la termoeléctrica de Huexca, a la cual Flores se opuso en vida.

Un día antes de la visita, el Fiscal General del mismo estado, Uriel Carmona, informó sobre la detención del conocido como “Tamalaco” ocurrida en la ciudad de Cuautla, por su presunta responsabilidad en el asesinato de Samir Flores.

En aquel momento los miembros del Frente de Pueblos manifestaron que la acción representaba un montaje y oportunismo, al mismo momento en que el gobierno federal anunció la operación de la termoeléctrica de Huexca.

El FPDTA sostuvo que las investigaciones que condujeron a la captura del presunto responsable databan de abril del año 2019 cuando la Fiscalía habría identificado a los probables responsables del homicidio de Flores sin realizar su detención, por lo cual la organización cuestionó el hecho de que las autoridades demoraran más de dos años en emitir las órdenes de aprehensión.

Para el FPDTA esta actitud además demostraba la protección de las autoridades hacia los homicidas. Así lo indicó uno de sus integrantes, Juan Carlos Flores Solís, en entrevista con medios nacionales: “Él (Fiscal) tenía a los asesinos de Samir en la cárcel. Sabía en donde estaban y ahora inventa que lo que acaba de detener, eso evidentemente es un mal actuar del fiscal, es un encubrimiento o es la fabricación de un chivo expiatorio”. Cabe destacar que el Tamalaco habría sido detenido, en septiembre del 2019, acusado de secuestro, robo y tráfico de drogas, pero fue liberado.

El abogado David Peña, integrante del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, advirtió, en aquel momento, que el caso no se cerraba con la detención anunciada. Al contrario, la investigación continuaba para “deslindar la responsabilidad de quién o quienes ordenaron este asesinato y por qué lo hicieron en este contexto, en ese momento, justo cuando se celebraba, o se estaba convocando a una consulta para preguntarle a una parte de la población si estaban de acuerdo o no con la instalación de la termoeléctrica”.

En el comunicado del pasado miércoles (5), el Frente de Pueblos sostuvo que el 24 de septiembre de 2020, el gobernador Cuauhtémoc Blanco dijo en modo retador al Fiscal del Estado que él sabía quién había mandado matar a Samir, pero no lo decía por miedo. “Mientras el Fiscal del Estado está siendo investigado por vinculación con el crimen organizado a nivel federal; en Morelos, como en México, ya no se sabe si el gobierno, gobierna con el narco, o el narco gobierna al gobierno”.

El crimen organizado se ha convertido en la “Secretaría del Terror del Estado mexicano que gobierna nuestros estados e impone los megaproyectos por medio de estos crímenes. Y ahora que se dicen traicionados, comienzan al parecer, a denunciar sus sucios tratos”, evalúa el Frente de Pueblos.

El Frente de Pueblos hace un llamado. “Si queda algún grado de decencia en las instituciones de persecución judicial, deben investigar los posibles vínculos de Cuauhtémoc Blanco, Hugo Erik Flores y Uriel Carmona con el crimen organizado y el asesinato de nuestro hermano Samir Flores, deben llamarlos a declarar sobre todo lo denunciado en mantas y medios de comunicación”.

Otras acusaciones de vínculos con el narcotráfico

El gobernador del estado de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, se encuentra en medio de la polémica luego de una foto donde se le observa abrazado junto a tres líderes de la delincuencia organizada, todos ligados a facilitar narcomenudeo en la entidad que encabeza.

La foto de Cuauhtémoc Blanco con tres miembros de la delincuencia organizada (Foto: Cortesía/El Sol de México)

Según un reporte de Infobae, se trata de Irving Eduardo Solano Vera, alias el Profe, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG); Homero Figueroa Meza, apodado la Tripa, cabecilla de Comando Tlahuica y Raymundo Isidro Castro, el Ray, lugarteniente del CJNG.

A pesar de que el exfutbolista negó tener conexión con estas personas y argumentó que se había dejado fotografiar como con cualquier otra persona, no es la primera vez que se encuentra ligado al narcotráfico, ya que una de las primeras personas en relacionarlo fue su antecesor en el cargo, Graco Ramírez, cuando Cuauhtémoc todavía fungía como presidente municipal de Cuernavaca.

Fue en el 2016, luego del asesinato de la alcaldesa de Temixco Gisela Mota, cuando el entonces gobernador señaló a Cuauhtémoc Blanco de su posible conexión con la delincuencia organizada, pues en ese entonces el exjugador del América negó la necesidad de pertenecer al operativo policial que protege la vida de los 33 alcaldes de Morelos.

“Tenemos un operativo de seguridad a distancia para tener la condición de que no le vaya a ocurrir nada, pero evidentemente él (Cuauhtémoc Blanco) está tranquilo porque seguramente quienes están en las tareas de seguridad le confirman que no habrá ninguna acción violenta, en virtud de que el grupo delincuencial está simpatizando con esta decisión”, aseguró Ramírez.

Por si fuera poco, fue enfático en la conexión principal que tendría Blanco en aquel entonces, ya que señaló a Federico Figueroa como miembro del grupo Guerreros Unidos, quien habría estado relacionado con la campaña de Cuauhtémoc para llegar a la presidencia municipal, según Graco.

“La impresión que tengo es que el interés de ellos es que regrese este grupo (Guerreros Unidos) a venderles una idea falsa de que los delincuentes puedan controlar la seguridad si los dejan actuar. Atrás de ellos está Federico Figueroa, conocido por su vinculación con Guerreros Unidos. Yo se lo dije (a Blanco) y se sorprendió, titubeó y no quiso responderme”, sentenció el entonces gobernador.

Federico Figueroa, quien es hermano del cantante mexicano Joan Sebastian, negó vínculos con el narcotráfico y con Cuauhtémoc Blanco, por lo que aseguró que Graco estaba “levantando falsos contra él” y lo acusó de tener un problema personal.

Estas fueron las primeras palabras que intentaron unir a Cuauhtémoc con el narcotráfico y que se han acentuado esta semana, en especial tras una supuesta narcomanta desplegada en el centro de Oaxtepec, donde se amenaza al gobernador de la entidad ante su desconocimiento de los favores y acuerdos con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a través del Comando Tlahuica.

Cuauhtémoc Blanco fue señalado por una narcomanta desplegada en Oaxtepec (Foto: CicInforma/FB)

En la narcomanta se añaden advertencias en caso de que el gobernador siga desconociendo los tratos, entre ellos, la supuesta orden de haber asesinado a Samir Flores, opositor al gobierno de López Obrador por la construcción de la termoeléctrica en Huexca.

De acuerdo con el texto, hay colaboradores del gobernador que saben perfectamente de su nexo con criminales del Comando Tlahuica, célula identificada como operadora del CJNG en el estado. Y si continúa la evasiva o negativa del exfutbolista, vendrá más información.

Desde noviembre de 2018, el Comando Tlahuica anunció sus inconformidades con quien resultó alcalde de Cuernavaca, Francisco Villalobos Adán, y con la familia de este último. Enviaron un mensaje al presidente electo, López Obrador, para que investigara las relaciones criminales del edil. Unos meses después, en febrero de 2019, se reportó su disputa por controlar el agua en SAPAC.




Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *