Ciudadano bielorruso Sergey Savelyev revela torturas en prisiones rusas

Ha pasado casi un mes desde que el proyecto de derechos humanos Gulagu.net publicó una serie de videoclips explosivos que muestran el abuso y la tortura de los reclusos en las cárceles rusas. Estos videos son parte de un «archivo» masivo filtrado por el denunciante Sergey Savelyev, un ex recluso que recopiló en secreto las imágenes mientras cumplía una condena de nueve años de prisión por tráfico ilegal de narcóticos. Temiendo represalias, Savelyev huyó de Rusia a mediados de octubre. Ahora está en Francia, donde espera que le concedan asilo político. Pero el 23 de octubre, la policía rusa puso a Savelyev en una lista de buscados.y lo arrestó in absentia. En una entrevista realizada ese mismo día, Sergey Savelyev habló sobre su tiempo en prisión en Rusia, revelándose como un denunciante, y cómo las autoridades rusas todavía lo persiguen.

Según una entrevista realizada por Andrey Serafimov para la web de periodismo independiente Meduza, el ciudadano bielorruso Sergey Savelyev, de 31 años, se presentó recientemente como el denunciante detrás de una filtración masiva de video que evidencia el abuso desenfrenado y la tortura en las cárceles rusas. Algunos de los videos filtrados fueron publicados por el proyecto de derechos humanos Gulagu.net (No al Gulag) a principios de octubre. Savelyev reveló su identidad unas semanas después. En sus palabras, ya no tenía sentido permanecer en el anonimato.

“Para los servicios de seguridad, mi identidad no era un secreto. Era solo un secreto para el público ”, le dice a Meduza. “Los servicios de seguridad me localizaron hace bastante tiempo […] Es difícil dar una fecha exacta, pero estoy seguro de que durante los últimos meses ya sabían quién era yo”.

Savelyev dice que logró pasar de contrabando alrededor de dos terabytes de datos en total, incluidos videos de videocámaras y cámaras de vigilancia, así como varios documentos. Consultado sobre el contenido de los videos, Savelyev dice que muestran “todo tipo de tortura. Desde palizas y humillaciones comunes, hasta actos pervertidos de violencia sexual específicos «.

Según el denunciante, este abuso a menudo fue llevado a cabo por otros reclusos, pero está convencido de que actuaron siguiendo las instrucciones de las autoridades penitenciarias y los agentes de seguridad. «Estoy seguro de que esto va mucho más alto», sostiene Savelyev. “Creo que también hubo decisiones a nivel local. Pero sobre todo esta [tortura] ocurrió a petición de líderes mucho más altos «.

Con base en lo que vio y experimentó en prisión, Savelyev dice que el abuso y la tortura de los reclusos tienen una variedad de fines en el sistema penitenciario ruso, que van desde el castigo hasta la extorsión, el chantaje y la venganza. “Si todo esto ha estado sucediendo durante años, se ha incorporado al sistema y está sucediendo en varias instituciones, entonces obviamente [los funcionarios de prisiones] están satisfechos con los resultados”, subraya.

Sergey Savelyev nació en Minsk, Bielorrusia, y vivió allí la mayor parte de su vida. Llegó a Rusia en 2013 y terminó en el sur de Krasnodar Krai, donde los agentes del FSB lo arrestaron por cargos de tráfico de drogas. “Encontré por primera vez la violencia de las fuerzas de seguridad en el momento de mi arresto”, recuerda. “Por supuesto, esto dejó su huella de por vida. Fueron las palizas más duras, fuertes y severas. Continuaron todo el día. Me golpearon una docena de personas. Todos iban enmascarados y armados «.

Savelyev fue llevado a un centro de detención preventiva donde lo golpearon “aproximadamente una vez a la semana durante los primeros dos meses” para asegurarse de que cooperara con los investigadores, dice. Una vez finalizada la investigación, fue trasladado a otro centro de detención en la ciudad portuaria de Novorossiysk. Describe las condiciones allí como inhumanas: era el tipo de cárcel rusa insalubre y abarrotada de la que siempre había oído hablar.

“Hubo una total indiferencia por parte de la administración”, dice Savelyev a Meduza. “A veces, 26 de nosotros fuimos colocados en una celda para 12 personas. A veces dormíamos no solo en dos, sino en tres turnos. Las tuberías tenían goteras, el piso de concreto estaba agrietado, el yeso se caía del techo y había cucarachas enormes «.

Durante casi un año y medio, Savelyev fue trasladado a audiencias judiciales donde se leía el caso del FSB en su contra «página por página». Al final, fue sentenciado a nueve años tras las rejas y enviado a una prisión en la región de Saratov. “La primera noche hubo fuertes palizas”, recuerda. “Además, fuimos golpeados por otros convictos, [los llamados] ‘activistas’, así como por empleados de la administración de la prisión”.

Tras mostrar síntomas de posible tuberculosis, Savelyev fue trasladado a un hospital penitenciario especializado de la región (OTB-1) para obtener un diagnóstico concreto. Como él recuerda, esta instalación en particular tiene una notoria reputación. “Todos los presos conocen OTB-1. Saben que es un lugar aterrador y que es mejor no enfermarse ”, le dice Savelyev a Meduza. “Escuché sobre casos en los que la gente simplemente se cortaba a sí misma en protesta [para decir]: ‘Sé lo que me harán en OTB, no iré allí’”.

A pesar de temer lo peor, Savelyev dice que no experimentó abuso físico al llegar al hospital de prisioneros. En cambio, después de que sus pruebas salieron limpias, le ofrecieron un trabajo en el departamento de seguridad, registrando imágenes de cámaras de vigilancia.

Savelyev dice que inicialmente, “durante los dos primeros años”, no tuvo acceso a videos que mostraran abusos y torturas. El personal de la prisión lo monitoreó de cerca, dice, «para ver si podía guardar secretos».

“Este metraje no apareció por accidente. Todo está planeado con anticipación. [La tortura] es un evento planificado de antemano. [Los videos] no son filmados por el propio personal ”, explica Savelyev a Meduza. Según el ex recluso, recibiría instrucciones de la administración penitenciaria para proporcionar una cámara de video a un recluso específico. “Venía el preso, le regalaba una videocámara. Saldría para llevar a cabo este ‘evento especial’ [tortura], volvería y me entregaría la cámara de video. Volcaría [los archivos en la computadora], verificaría que todos los archivos se abrieran y los enviaría a la dirección de la administración [de la prisión] ”, recuerda. “Entonces recibía instrucciones sobre qué hacer con [el video]. O ‘colóquelo en una unidad flash’ o ‘elimine todo, para que no quede nada en la computadora’ «.

Savelyev subraya que se supone que ninguno de estos archivos de video debe almacenarse en las computadoras del Servicio Penitenciario Federal (FSIN): “Lo que se transmitió ‘arriba’ se guardó en una unidad flash y se llevó a otro lugar, como confirmación de que el ‘evento especial’ fue llevado a cabo. Como material para el posterior chantaje. Como garantía de que una persona hará lo que se le pida ”.

Savelyev copió archivos de computadoras FSIN en el transcurso de varios años. También tuvo acceso a la red interna del departamento, lo que le permitió descargar archivos de prisiones en otras partes de Rusia. “No me gustaría revelar todos los detalles técnicos. Después de todo, una gran cantidad de personas en las cárceles están haciendo lo mismo que yo ”, le dice a Meduza.

“Si les cuento todo ahora, tal vez los servicios de seguridad o los especialistas en seguridad de la información puedan bloquear estos caminos”, continúa. “La FSIN es una máquina que se mueve muy lentamente. Especialmente cuando se trata de desarrollo técnico. Así que les llevará algo de tiempo descubrir cómo detenerlo «.

Después de su liberación de la prisión, Sergey Savelyev regresó a su casa en Bielorrusia. Se mudó con unos parientes y consiguió un trabajo. “Llevaba una vida normal, excepto por el hecho de que trabajaba con Gulagu.net”, dice.

Savelyev dice que se acercó al fundador del grupo de derechos, Vladimir Osechkin, en febrero de 2021. “En ese momento, ya sabía que él es uno de los principales activistas de derechos humanos, que no tiene miedo de decir la verdad y es independiente de las fuerzas de seguridad y políticos ”, explica. «Ha cubierto el tema de la tortura, el abuso de poder y lo ha hecho de manera muy abierta y efectiva». Según Savelyev, Gulagu.net publicó su primer informe basado en los archivos que filtró en marzo.

Más tarde, en septiembre, Savelyev regresó a Rusia para visitar a unos amigos. Durante una escala en el aeropuerto Pulkovo de San Petersburgo, la policía y agentes vestidos de civil lo llevaron a una oficina y lo interrogaron durante varias horas. “Inmediatamente dijeron que lo sabían todo: que pasé materiales a Gulagu.net. Dijeron que esto era, como mínimo, la divulgación de secretos de estado ”, dice.

Los interrogadores dijeron a Savelyev que lo «colgarían» en la cárcel por «desacreditar al FSIN». Al mismo tiempo, le dieron dos opciones: “Primero, colaboro, entrego todo el archivo, empiezo a trabajar con ellos contra Osechkin y voy a prisión durante cuatro años por revelar secretos de estado. O […] obtener tiempo en prisión por espionaje, eso es entre 10 y 20 años «.

“Tuve que pensar en mi propia opción”, explica Savelyev. “Elaboraron una especie de protocolo, donde tuve que difamar a Osechkin. Realmente querían desacreditarlo a él ya su proyecto [Gulagu.net], poner en duda todas [sus] actividades. Tuve que firmarlo. Necesitaba convencer a los oficiales de que estaba dispuesto a cooperar «.

Se le pidió a Savelyev que entregara el archivo allí mismo, pero no tenía los archivos a mano. “No estaban interesados ​​en lo que había en el archivo, qué imágenes horribles había [en] allí, cuántas personas fueron torturadas, quién está detrás, quién dio las órdenes y quién torturó. No había tales preguntas ”, recuerda. “Lo único que quieren es detener futuras filtraciones. Y para callarme «.

* * *

Hoy, Sergey Savelyev se encuentra en Francia, donde espera obtener asilo político. Dice que decidió escapar a Francia en particular porque es el «lugar de nacimiento de la democracia [y] uno de los estados líderes en el estado de derecho en Europa».

El viaje fue difícil; le tomó casi tres semanas. Pero cuando finalmente llegó allí, se sintió aliviado, dice. “[Después de] llegar a Francia y apelar a las fuerzas del orden, pude exhalar y calmarme, para recuperarme un poco”, dice Savelyev a Meduza.

Pero el día de esta entrevista, el 23 de octubre, la policía rusa puso a Sergey Savelyev en una lista de buscados , por violar la libertad condicional. “No puedo decir que esto sea inesperado”, admite el denunciante. “Naturalmente, estaba seguro de que no se detendrían, que intentarían atraparme. Sabíamos que esto sucedería y la única pregunta era cuándo «.

«No fue una gran sorpresa, más bien … Es triste», continúa Savelyev. “Es triste que en lugar de investigar graves violaciones de derechos humanos, llevar a los perpetradores ante la justicia y gastar su energía en análisis e investigaciones, sigan tratando de callarme. Pero sea lo que sea a lo que relacionen las acusaciones, tanto el pueblo ruso como la comunidad mundial saben lo que realmente está sucediendo «.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *