¿Quién es Ana Jeannette Guillermo, la venezolana acusada por los Estados Unidos de pertenecer a la red ilícita de los empresarios Alex Saab y Álvaro Pulido Vargas?

Ana Jeannette Guillermo Luis es una venezolana que había logrado pasar casi desapercibida en el entramado de negocios y relaciones de los empresario colombianos Alex Naín Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas.

Nacida el 26 de julio de 1972, algunos datos en línea ubican a Ana Jeannette Guillermo en Caracas.

Según datos del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), Guillermo Luis trabaja en la empresa Inversiones Prosperar 2007, C.A.

La función de Ana Guillermo era principalmente la de organizar pagos en algunas de las empresas de Saab y Pulido.

Documentos que forman parte de FinCEN Files recogen las sospechas en torno a transacciones realizadas, desde el Global Bank of Commerce de Antigua y Barbuda y con la corresponsalía del Crown Agents Bank Limited en Reino Unido, de personas que desde Caracas han tenido responsabilidades estratégicas en los negocios de Saab y Pulido: Víctor Alfaro, Andreína Fuentes Mazzei, Ana Jeannette Guillermo Luis, Adrián Perdomo -a quien Maduro designó en 2018 como presidente de la estatal Minerven-, o David Faraco, piloto privado de Alex Saab, figuran entre ellas.

Fiscales federales anunciaron el jueves 21 de octubre pasado cargos penales contra cinco personas, incluyendo al exgobernador del estado Táchira (Venezuela), José Gregorio Vielma Mora.

La acusación va contra «tres ciudadanos colombianos y dos venezolanos por su presunta participación en el blanqueo de los ingresos procedentes de contratos de suministro de alimentos y medicinas a Venezuela, obtenidos mediante sobornos”. Además de «obtener y retener contratos inflados a través del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP)».

Álvaro Pulido Vargas, José Gregorio Vielma Mora, Emmanuel Enrique Rubio González (hijo de Pulido), Carlos Lizcano y Ana Jeannette Guillermo Luis, figuran en el texto publicado por el Departamento de Justicia estadounidense. La acusación formal señala que alrededor de julio de 2015 y hasta al menos 2020, ellos cinco «conspiraron con otros para blanquear el producto de un plan de soborno ilegal».

La justicia mencionó que el dinero llegaba a cuentas en Antigua, Emiratos Árabes Unidos y otros lugares hacia y a través de cuentas bancarias en Estados Unidos.

«Como resultado del plan, Pulido, Vielma Mora, Rubio, Lizcano, Guillermo y sus co-conspiradores supuestamente recibieron alrededor de 1,6 mil millones de dólares de la República de Venezuela y transfirieron aproximadamente 180 millones de dólares a través o hacia los Estados Unidos».

Sobre cada uno de los acusados pesan cinco cargos. Uno por conspiración para cometer lavado de dinero y cuatro cargos por lavado de dinero. Si son declarados culpables, cada uno de ellos enfrenta una pena máxima de 100 años de prisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *