¿Dolores Delgado con un pie fuera de la Fiscalía General del Estado español? ¿Qué consecuencias pudiera tener para Baltasar Garzón su hipotética salida?

Por Lola Solís

Con miras a su futura reelección, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, intenta conformar una nueva coalición política. Pero antes debe ceder algunos espacios e impulsar algunos cambios importantes.

Y es que precisamente a partir de lo anterior, todo parece indicar que el Gobierno de Sánchez, basándose en una decisión del Tribunal Supremo o del Tribunal Constitucional que declararía la nulidad de la designación de Dolores Delgado, pudiera tener que removerla como Fiscal General del Estado español.

La situación ha enrarecido y vuelto conflictivo el ambiente dentro de la Fiscalía General española. La fiscal ha propuesto a algunas figuras destacadas para su nombramiento en cargos estratégicos, pero estos han rechazado las designaciones, prefiriendo no ser relacionados con la gestión de Delgado.

Aunque para algunos se trata de simple cotilleo, no han faltado quienes piensen que sus exhibiciones en público recientes, en plan romántico, en compañía de su pareja, el exjuez español Baltasar Garzón, pudieran estar afectando la carrera de la fiscal general.

El Mundo

Un escenario hipotético que incluya la salida de Dolores Delgado de la Fiscalía General del Estado quizás sea perjudicial para Garzón.

Fundamentados en hechos similares y según la legislación española, el exjuez Garzón está en el deber de justificar sus honorarios por los casos que su bufete lleva adelante. Solo en 2020 el bufete de Baltasar Garzón facturó 19.8 millones de euros.

El Mundo

Su relación profesional con clientes rusos y con el empresario colombiano Alex Saab, tal vez termine por dar origen a una causa por posible lavado y legitimación de capitales de procedencia ilícita.

Es recordado el caso de Gonzalo Boye, abogado de Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña. El jurista ha sido encausado por el delito de blanqueo de capitales del narcotraficante español Sito Miñanco, quien fuese cliente de Boye. La juez María Tardón le procesó por presuntamente participar en la elaboración de documentos y contratos de compraventa de letras de cambio para recuperar dinero aprehendido por la policía en una operación contra la organización de Miñanco.

Partiendo de esa base, Garzón pudiera ser encausado en España, por el dinero que ha obtenido y/o manejado de algunos de sus clientes.

La opinión de la ministra española de Justicia, Pilar Llop, quien no tiene nada en común con la fiscal general Delgado, más allá de las marcadas diferencias de criterio entre ambas, sea quizás determinante para el destino de Delgado en la Fiscalía General del Estado, en el proceso conducente a su probable destitución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *