Comisión de Bolsa y Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusan a grupo liderado por el canadiense Frederick Sharp por esquema internacional de fraude de valores

La Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC) y el Departamento de Justicia (DOJ) han acusado a un grupo liderado por Canadá por supuestamente ejecutar un sofisticado esquema internacional de fraude de valores durante la última década en el que hay acusados ​​de vender millones de acciones en sociedades anónimas.

Según la demanda de la SEC , que se presentó en la corte federal de Massachusetts, a partir de 2011, un grupo liderado por el canadiense Frederick Sharp presuntamente prestó servicios a varios grupos de funcionarios de control de empresas públicas para ayudarlos a deshacerse de las acciones de microcaps o «centavos» en inversores minoristas. Los servicios incluían el suministro de redes de empresas fantasma en el extranjero para ocultar la propiedad de acciones, organizar transferencias de acciones y transferencias de dinero, y proporcionar sistemas de comunicaciones y contabilidad encriptados.

Sharp, los canadienses Mike Veldhuis y Courtney Kelln, y Luis Carrillo, anteriormente de California, fueron acusados ​​cada uno de un cargo de conspiración para cometer fraude de valores y un cargo de fraude de valores.

«Fred Sharp y sus co-conspiradores están acusados ​​de ejecutar una estafa global sofisticada que supuestamente estafó a inversores desprevenidos con decenas de millones de dólares», dijo Joseph Bonavolonta, agente especial a cargo de la división de Boston del FBI, en un comunicado. “La confianza de los inversores es esencial para mantener a flote nuestros mercados financieros y acciones como las que se encargan a estas personas hoy socavan la fe que los inversores depositan en el proceso”.

Según un reporte de Chief Investment Officer—CIO, bombeo y descarga implica intentos de inflar artificialmente el precio de las acciones o el volumen de negociación de una empresa que cotiza en bolsa para que aquellos que controlan una parte sustancial de la flotación de la empresa puedan vender sus acciones a precios artificialmente altos. El grupo acusado en la denuncia supuestamente utilizó una plataforma sofisticada proporcionada por Sharp para ocultar el hecho de que Carrillo y Veldhuis controlaban millones de acciones de múltiples empresas de micro capitalización. También supuestamente utilizaron la plataforma de Sharp para ocultar sus grandes tenencias de acciones de un centavo en entidades nominativas en tramos de menos del 5% del total de acciones en circulación de los emisores para evadir ciertos requisitos de divulgación de valores y protocolos de cumplimiento de los corredores.

Kelln supuestamente facilitó el desglose y la transferencia de las acciones de Carrillo y Veldhuis a las entidades nominativas de Sharp, así como el depósito de las acciones en una empresa suiza de gestión de activos para facilitar su venta a inversores desprevenidos. Las ventas fueron supuestamente dirigidas por Carrillo y Veldhuis, y se programaron junto con campañas promocionales para incluir «salas de calderas» que incluían llamadas en frío a inversores estadounidenses desprevenidos en Massachusetts para promocionar las acciones y solicitar compras.

El grupo también supuestamente usó varias plataformas de comunicaciones encriptadas para ocultar su esquema y usó nombres en clave para referirse entre sí. Una de las plataformas era una red de comunicación cerrada en dispositivos BlackBerry dedicados proporcionados por Sharp a los que los acusados ​​se referían como «xphones». Sharp también supuestamente mantenía un sistema de contabilidad en el extranjero al que los acusados ​​se referían como «Q» que se usaba para rastrear sus ventas de acciones.

Según las autoridades, el sistema de contabilidad Q de Sharp rastreó más de 140 millones de dólares en ventas de acciones a través de una empresa suiza de gestión de activos entre 2014 y 2018, que involucró a más de 70 emisores. La denuncia dice que cuatro emisores cuyas acciones se vendieron como parte del plan fueron Vitality BioPharma Inc., OneLife Technologies Corp., Garmatex Holdings Ltd. y PureSnax International Inc.

El cargo de conspiración para cometer fraude de valores viene con una sentencia de hasta cinco años de prisión, tres años de libertad supervisada y una multa de $ 250,000, o el doble de la ganancia o pérdida bruta, lo que sea mayor. Y el cargo de fraude de valores viene con una sentencia de hasta 20 años de prisión, tres años de libertad supervisada y una multa de $ 5 millones.

Además de la congelación de activos y otras compensaciones temporales obtenidas, la SEC busca medidas cautelares permanentes, medidas cautelares basadas en la conducta, restitución de ganancias presuntamente mal habidas más intereses, sanciones civiles y otras medidas.




Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *