Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts fueron advertidos de posibles cargos judiciales en los Estados Unidos por su trabajo sobre elecciones de 2019 en Bolivia

Un abogado litigante del DEPARTAMENTO DE JUSTICIA de los Estados Unidos se contactó repetidamente con investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts para preguntar, eventualmente bajo amenaza de citación, sobre la investigación que habían realizado sobre las elecciones presidenciales bolivianas de 2019, según correos electrónicos obtenidos por The Intercept. Enviados entre octubre de 2020 y enero de 2021, los correos electrónicos apuntan a la existencia de la investigación del Departamento de Justicia y agregan nueva evidencia para respaldar las acusaciones de Bolivia de que Estados Unidos estuvo implicado en su golpe de 2019.

Según un reporte de Ken Klippenstein y Ryan Grim para The Intercept, los correos electrónicos revelan la participación del Departamento de Justicia en la investigación criminal del régimen golpista boliviano sobre un presunto fraude electoral, que no se había informado previamente. La investigación se centró en un par de respetados investigadores del MIT sobre su trabajo para el Centro de Investigación Económica y Política, en el que refutaron en general las sospechas de que el partido socialista de Bolivia había manipulado las elecciones.

El régimen golpista de corta duración llegó al poder siguiendo un guión claro: en las semanas previas a las elecciones presidenciales bolivianas en octubre de 2019, la oposición bombeó propaganda interminable a través de las redes sociales y las redes de televisión, advirtiendo que el presidente en ejercicio, Evo Morales, explotaría un fraude generalizado para ganar la reelección. Morales se había convertido en el primer presidente indígena elegido en Bolivia en 2005, al frente de su partido Movimiento al Socialismo, o MAS, y en 2019 se postulaba para su cuarto mandato. Se enfrentó a una intensa oposición, a menudo enmarcada en términos explícitamente racistas, de una coalición de Frankenstein de derechistas bolivianos de ascendencia europea y simpatizantes del ex presidente Carlos Mesa, una vez miembro del partido revolucionario de izquierda de Bolivia que se había vuelto hostil al gobierno socialdemócrata de Morales.

Como los votos fueron contados la noche de las elecciones, Morales se adelantó como se esperaba. La pregunta era si ganaría por lo suficiente para evitar una segunda vuelta, que en Bolivia se dispara cuando un candidato gana por un margen de menos de 10 puntos. En un recuento no oficial, Morales lideró a Mesa por 7,9 puntos, lo que le dio a la oposición la esperanza de una segunda vuelta. Pero cuando se hizo público el recuento oficial, Morales había ganado por 10,6 puntos. No habría escorrentía.

Sin pruebas, la oposición inmediatamente formuló cargos por fraude. Fue respaldado al día siguiente por la Organización de Estados Americanos, la poderosa organización de cooperación hemisférica con sede en Washington, DC.

“ La Misión de la OEA expresa su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de explicar en la tendencia de los resultados preliminares revelados tras el cierre de las urnas”, se lee en el incendiario comunicado de la OEA. Los manifestantes tomaron las calles; los militares pidieron la dimisión de Morales; y la oposición instaló una nueva líder, Jeanine Áñez, después de tres semanas de disturbios. Muy a la derecha de Mesa, Áñez asumió el cargo y rápidamente intentó eliminar el sentido de emancipación de los pueblos indígenas que había traído el gobierno de Morales. Si bien 14 de los 16 miembros del primer gabinete de Morales eran indígenas, Áñez no nombró a un solo indígena para su primer gabinete.

En los dos meses antes de asumir el cargo, ella tuiteó queMorales era un “indio pobre” e insinuó que los indígenas no pueden usar zapatos. Cuando llegó a la presidencia, declaró que «la Biblia ha vuelto al palacio».

El golpe, más o menos la misma jugada que intentaría el presidente Donald Trump un año después, se completó.

Pero la prensa estadounidense se negó a llamarlo así, y en cambio aceptó las acusaciones de fraude al pie de la letra.

«La línea entre golpes y revueltas puede ser borrosa, incluso inexistente», escribió Max Fisher para el New York Times. Citó lo que el politólogo Jay Ulfelder llama «el golpe de Schrödinger» – esos casos que «existen en un estado perpetuo de ambigüedad, simultáneamente golpe y no golpe» – y descartó la distinción como «viejos binarios» ahora considerados «obsoletos» por los académicos.

El Times no se estremeció tanto por las acusaciones de que el partido de Morales había manipulado las elecciones. Su cobertura de octubre de 2019 reprodujo las promesas de la oposición de un informe inédito de la OEA «condenatorio», que planteó «la posibilidad de que la comunidad internacional considere ilegítima una victoria del señor Morales». El principal diplomático de la administración Trump para América Latina, Michael Kozak, condenó al gobierno de Morales y prometió que Estados Unidos «trabajará con la comunidad internacional para responsabilizar a cualquiera que socave las instituciones democráticas de Bolivia».

Pero incluso una mirada superficial al proceso de recuento de votos sugirió que el aumento de Morales era completamente predecible. La mayor parte de los votos que quedaron por contar la noche de las elecciones de 2019 se habían emitido en las zonas rurales del país, donde los mineros indígenas, los cultivadores de coca y otras personas de la clase trabajadora favorecían de manera abrumadora a Morales. (El ex presidente es oriundo del Chapare y anteriormente fue el jefe del sindicato de cultivadores de coca). Debería haber parecido obvio que sus votos lo habían puesto en la cima.

Poco más de un año después, en noviembre de 2020, los votos demócratas contados tardíamente pusieron a Joe Biden sobre Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE. UU., Y Trump lo calificó como falta. «Estábamos ganando todo y, de repente, simplemente se canceló», dijo Trump la noche de las elecciones. “Iremos a la Corte Suprema de Estados Unidos, queremos que se detenga la votación. No queremos que encuentren boletas a las 4 de la mañana y las agreguen a la lista «. Los medios estadounidenses no tuvieron dificultad en explicar por qué el aumento de Biden fue legítimo. Pero al informar sobre Bolivia, toda la experiencia electoral estadounidense se evaporó.

La OEA siguió su declaración de octubre con un análisis más profundo en noviembre de 2019, esta vez encontrando tal vez unos pocos cientos de casos de aparente manipulación de votos. Pero los datos del informe no respaldaban suficientemente las acusaciones de fraude generalizado de la organización. En una carta a la OEA a finales de ese mes, el representante Jan Schakowsky, demócrata por Illinois, preguntó si la organización estaba “consciente de que este aumento constante en el margen de Evo Morales era el resultado de recintos que eran, en promedio, más pro ¿Morales reportó sus resultados más tarde que los distritos que eran, en promedio, menos pro-Morales? ¿Por qué esta conclusión aparentemente obvia, a partir de los datos disponibles públicamente, nunca se menciona en los comunicados de prensa o informes de la MOE [Misión de Observación Electoral]? »

The New York Times no ejerció el mismo escrutinio. “Después de que la Organización de Estados Americanos declaró el domingo que hubo ‘clara manipulación’ de la votación en octubre” , editorializó el diario , “Sr. A Morales no le quedó más remedio que renunciar, y tuiteó amargamente desde un lugar desconocido que » El mundo y los bolivianos patriotas repudiarán este golpe «.

DE HECHO, serían los estadísticos los que repudiarían el golpe. Los investigadores del MIT, comisionados por el Centro de Investigación Económica y Política, examinaron más de cerca los datos y la evidencia detrás de las acusaciones y concluyeron lo que muchos otros observadores independientes ya habían encontrado: las denuncias de fraude eran falsas, según un análisis estadístico realizado por Jack R. Williams y John Curiel del Laboratorio de Ciencias y Datos Electorales del MIT.

Las consecuencias del análisis de los investigadores del MIT, que fue publicado por el Washington Post en febrero de 2020, fueron considerables. En un sorprendente revés, el New York Times publicó un artículo sobre los hallazgos, diciendo que «arrojaban dudas sobre el fraude electoral boliviano».

La prestigiosa publicación fue un gran golpe para el régimen golpista, lo que llevó a referencias en muchos de los mismos medios de comunicación importantes que habían vendido la narrativa de fraude electoral del gobierno golpista. La nueva percepción minó la credibilidad internacional del gobierno golpista, que se degradó aún más al retrasar repetidamente una nueva elección. Con La Paz cerrada por manifestantes, esta vez las multitudes estaban del lado del MAS, el régimen finalmente se vio obligado a celebrar elecciones el 18 de octubre de 2020.

Tres días antes de la votación, los investigadores recibieron la primera de las solicitudes del Departamento de Justicia. La abogada litigante Angela George se identificó como abogada de la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia, u OIA, y dijo que había “recibido una solicitud formal de Paraguay” de asistencia en una investigación criminal en curso. Curiel le dijo que se había equivocado de investigador, ya que él no había trabajado en ningún estudio electoral paraguayo, y ella le dijo que Bolivia era a quien se refería.

George nunca proporcionó detalles sobre la naturaleza de la investigación criminal, cuya existencia no se había informado previamente. Los intentos de comunicarse con el ministro de Justicia del gobierno golpista, Álvaro Coimbra, fueron infructuosos, ya que se encuentra en prisión y enfrenta cargos de sedición relacionados con el golpe .

“Tenemos algunas preguntas sobre el informe de datos y le agradeceríamos que nos hiciera saber cuándo estará disponible para hablar con nosotros por teléfono antes del 6 de noviembre de 2020 o antes del 6 de noviembre de 2020”, escribió George a los investigadores. Cuando Williams explicó que su investigación se basó en información disponible públicamente, ella respondió amenazando con «entregarle una citación a usted y al laboratorio», pero también redujo su demanda, diciendo que una entrevista podría no ser necesaria. “Simplemente estoy tratando de averiguar si el informe, Análisis de las elecciones en Bolivia de 2019, que está incrustado en el artículo del Washington Post al que se hace referencia a continuación, incluye su investigación y es una copia auténtica del informe que se produjo … e incluye la investigación exhaustiva que usted y el señor Curiel condujo ”, escribió el fiscal.

La amenaza de una citación fue una medida extraordinaria, ya que el Departamento de Justicia tiene protocolos estrictos para proteger la libertad de prensa y evitar la intimidación del gobierno. Según una fuente familiarizada con la investigación, que no estaba autorizada para hablar públicamente, la investigación del Departamento de Justicia asustó a los investigadores electorales en la comunidad académica y puede haber tenido un efecto paralizador en la investigación posterior.

Un ex abogado litigante del Departamento de Justicia que también trabajaba en la OIA le dijo a The Intercept que la correspondencia era inusual por varias razones. Al solicitar el anonimato para evitar represalias profesionales, dijeron que los investigadores profesionales capacitados en técnicas de entrevistas generalmente contactan a los sujetos, y existen reglas estrictas que rigen cualquier interacción con los medios.

“Generalmente, la OIA reclutaría al FBI u otra agencia de investigación para ejecutar una solicitud de MLA entrante, como una entrevista voluntaria con un testigo o una investigación como esta. Es inusual que un abogado de la OIA lo maneje ”, explicó el ex abogado litigante.

También dijeron que las interacciones con los medios de comunicación requieren la autorización de los líderes superiores del Departamento de Justicia.

“ Hay todo un conjunto de protocolos onerosos para los abogados litigantes que buscan información de una organización de medios, y la decisión de seguir adelante se tomaría en altos niveles en el Departamento de Justicia. Esta solicitud en particular no es su investigación criminal corriente, por lo que puede estar bastante seguro de que recibió una exposición de muy alto nivel ”, dijo la fuente.

El portavoz del Departamento de Justicia, Joshua Stueve, declinó hacer comentarios.

A PRINCIPIOS DE 2020, la organización de medios Voz de América, financiada por el gobierno de EE. UU., El complemento en español de Voice of America, señaló a los mismos dos investigadores por su nombre en un artículo. La historia implicaba que podrían ser llevados a los tribunales por su estudio.

“Bolivia rechazó rotundamente el supuesto estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), que aseguraba que no había habido fraude electoral en Bolivia”, comienza el relato fechado el 5 de marzo de 2020 de Yuvinka Gozalvez Avilés.

Avilés escribe que Karen Longaric, entonces ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, “descartó la idea de presentar cargos contra las dos personas que publicaron el artículo” y advirtió que existen sanciones más severas que una investigación judicial, es decir, ser desacreditado profesionalmente.

“Ambos expertos pertenecen al MIT; sin embargo, la institución negó cualquier participación o autoridad en dicho documento, aclarando que ambas personas ‘vieron el proyecto como contratistas independientes del Centro de Investigación y Política Económica’ ”, continúa Avilés. El Centro de Investigación y Política Económica dijo a The Intercept que no habían recibido ninguna comunicación de Voz de América para el artículo, ni tenían noticias del Departamento de Justicia sobre la investigación . El equipo de prensa del MIT no respondió a las solicitudes de comentarios de The Intercept .

El artículo también se hace eco de una alegación infundada de Longaric de que el informe de los investigadores del MIT «está vinculado a personas relacionadas con el controvertido presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aliado del expresidente Evo Morales». Avilés no aporta ninguna evidencia para esta afirmación, pero cita a Longaric diciendo de los investigadores: «Podemos afirmar que una vez más esos enemigos de la democracia intentaron con falsos pretextos perturbar el estado de derecho en Bolivia y obstruir las elecciones». (Los aliados de Trump también afirmaron que Venezuela participó en el robo de su propia elección).

Antes del segundo día de elecciones, el ecosistema mediático de la derecha volvió a estar plagado de afirmaciones de que la votación sería manipulada, pero el esfuerzo fracasó la segunda vez, ya que el MAS ganó de manera aplastante. Morales, entonces todavía en el exilio, no se postuló, pero su protegido Luis Arce ganó el 55 por ciento de los votos. Una vez más, no habría escorrentía.

Áñez había salido de la contienda un mes antes de las nuevas elecciones, dejando a Mesa nuevamente como el principal candidato de la oposición. Morales ha regresado a Bolivia desde el exilio y Áñez ha sido arrestada , acusada por el nuevo gobierno de terrorismo, sedición y conspiración.

Lea aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *