¿Cuánto debe Miguel Bosé al fisco en España, México y Panamá?

Mel Lee
El Causeway

El cantautor Luis Miguel González Bosé, más conocido como Miguel Bosé, es panameño de nacimiento, además de ser también español (nacionalidad de su difunto padre): italiano (misma nacionalidad de su también fallecida madre) y colombiano, distinción que recibió de manos del entonces presidente Álvaro Uribe, como reconocimiento a su labor en pro de la paz de Colombia.

Ha sido gracias a su origen y distintas nacionalidades que Bosé ha sorteado al fisco en países como España o México, donde ha residido, logrando también resguardar las ganancias de su actividad artística, que pudieran ser destinadas en un futuro a sus hijos.

El intérprete ha pasado en los últimos años varias temporadas en Panamá, donde cuenta con residencias en las zonas más exclusivas de la capital, como Costa del Este, donde hasta hace unos años solía salir de paseo y compras a lugares como el Supermercado Riba Smith, acompañado por una niñera y un hombre alto y obeso, con quien se ha asegurado ha tenido un romance, aparte del que tuvo con Nacho Palau, junto a quien viviese durante 26 años y con quien conformó una familia de cuatro hijos, de los que dos estarían hoy a cargo del cantante y los otros dos, de su expareja.

Bosé visitaba también muy a menudo las Áreas Revertidas del Canal de Panamá y la Cafetería San Francisco en la Ciudad de Panamá, donde iba a muchos lugares sin ser molestado por sus fanáticos, a diferencia de otros países, donde el cantante es muy idolatrado.

No está claro si Panamá se ha puesto en contacto con las autoridades de Hacienda de España o México, para efectos de una doble tributación, o si ha sucedido viceversa; pero el cantante ha conseguido superar escollos en el aspecto fiscal, pese a su actividad en diferentes países, sin que se diga más nada.

El cantante se ha mostrado en algunas ocasiones en contra de la vacuna contra la Covid-19 y ha asegurado que la enfermedad es la “gran mentira de los gobiernos”, provocando comentarios acerca del estado actual de su salud física y mental, pues un reportero señaló que en Pequeños Gigantes, espacio de la televisión estadounidense en el que actuó como jurado, el artista tenía dificultades para hablar y caminar, pudiendo padecer posiblemente de una enfermedad degenerativa.

Pero entre muchos rumores, algunos han visto las palabras del artista incluso como una posible estrategia para intentar manifestar dificultades mentales y no rendir cuentas a los fiscos en distintos países. Tampoco se conoce bien si el cantante está en deuda o no con el fisco panameño, más cuando la Dirección General de Ingresos (DGI) de Panamá exige constantemente a los panameños cumplir sus obligaciones impositivas, asunto que invariablemente debe aplicar también al artista en su condición de panameño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *