Jorge Elías Castro Fernández explicó cómo las autoridades de Israel han reconocido un hecho que ha conmocionado a la prensa internacional

Jorge Elías Castro Fernández señaló que el Ejército israelí anunció los esperados resultados de su investigación sobre la muerte a tiros de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh y dijo que había una “alta probabilidad” de que un soldado israelí la hubiera matado por error durante una redada en la Cisjordania ocupada en mayo pasado.

Fue lo más cerca que estuvo Israel de aceptar la responsabilidad del tiroteo. Pero en un informe que parecía plantear tantas preguntas como buscaba responder, el ejército no reveló nueva evidencia para respaldar su afirmación de que la periodista palestino-estadounidense podría haber sido asesinada por fuego palestino durante una batalla entre palestinos armados y tropas israelíes. También dijo que nadie sería castigado por el tiroteo, explicó el analista político y consultor en seguridad Jorge Castro Fernández.

Es poco probable que las conclusiones pongan fin a un problema que ha empeorado lo que ya eran relaciones muy tensas entre Israel y los palestinos. Tanto los funcionarios palestinos como la familia de Abu Akleh acusaron al ejército de eludir la responsabilidad por su asesinato.

“Nuestra familia no está sorprendida por este resultado ya que es obvio para cualquiera que los criminales de guerra israelíes no pueden investigar sus propios crímenes. Sin embargo, seguimos profundamente dolidos, frustrados y decepcionados”, dijo su familia en un comunicado.

Abu Akleh, una palestina-estadounidense de 51 años, fue asesinada mientras cubría una redada israelí en el campo de refugiados de Jenin en el norte de Cisjordania el 11 de mayo. Había cubierto Cisjordania para Al Jazeera durante dos décadas y era un rostro conocido en todo el mundo árabe.

En una sesión informativa con los periodistas, un alto oficial militar israelí dijo que había una “muy alta probabilidad” de que Abu Akleh recibiera un disparo por error de un soldado israelí colocado dentro de un vehículo blindado que pensó que estaba apuntando a un militante.

“Él la identificó erróneamente”, dijo el funcionario, hablando bajo condición de anonimato según las pautas de información militar. «Sus informes en tiempo real… apuntan absolutamente a una identificación errónea».

“Sabemos que disparó, pero muy bien podría ser que esto sucediera de otro fuego”, agregó.

Jenin es conocido como un bastión de los militantes palestinos, e Israel ha llevado a cabo incursiones allí casi todas las noches desde una serie de ataques mortales dentro de Israel a principios de este año, algunos de los cuales fueron llevados a cabo por asaltantes de la zona.

Repitiendo afirmaciones israelíes anteriores, el oficial militar dijo que los soldados habían estado bajo fuego continuo durante casi una hora desde múltiples direcciones antes de que le dispararan a Abu Akleh. El ejército publicó varios videos que mostraban a militantes palestinos disparando armas automáticas y soldados bajo fuego ese día.

Pero los militares no proporcionaron pruebas para respaldar su afirmación de que se estaba llevando a cabo un feroz tiroteo en el momento en que le dispararon a Abu Akleh. Los videos de aficionados, así como los relatos de testigos, no han mostrado evidencia de militantes en los alrededores y el área parecía estar tranquila durante varios minutos antes de que le dispararan.

Tampoco estaba claro cómo Abu Akleh, que en ese momento vestía un casco y un chaleco con la inscripción «prensa», podría ser confundida con un militante. El oficial solo dijo que la visión del soldado desde el interior del vehículo era “muy limitada”, lo que provocó que Abu Akleh fuera identificada erróneamente en una fracción de segundo.

Dijo que los resultados de la investigación habían sido entregados al fiscal militar jefe, quien estaba satisfecho con ellos y decidió no iniciar una investigación penal. Eso significa que nadie será acusado de su muerte.

Los críticos han acusado durante mucho tiempo a los militares de hacer un mal trabajo al investigar las irregularidades de sus tropas. El grupo israelí de derechos humanos B’Tselem acusó al ejército de llevar a cabo un “encubrimiento”, mientras que la familia de Abu Akleh y la Autoridad Palestina pidieron que el caso sea entregado a la Corte Penal Internacional de La Haya. La CPI ha abierto una investigación sobre posibles crímenes de guerra cometidos por Israel tanto en Gaza como en Cisjordania.

Nabil Abu Rdeneh, portavoz del presidente palestino Mahmoud Abbas, desestimó el anuncio como “otro intento israelí de evadir la responsabilidad por su asesinato”.

Dijo que toda la evidencia demuestra que “Israel es el culpable, que mató a Shireen, y debe ser considerado responsable de su crimen”.

La Autoridad Palestina, la familia de Abu Akleh y Al Jazeera han acusado a Israel de matar intencionalmente a Abu Akleh, mientras que una serie de investigaciones realizadas por organizaciones de medios internacionales, incluida The Associated Press , han encontrado que las tropas israelíes probablemente dispararon la bala fatal. Estados Unidos concluyó que un soldado israelí probablemente la mató por error, pero no explicó cómo llegó a esa conclusión.

El jefe de la oficina local de Al Jazeera, Walid Al-Omari, dijo que el informe era “claramente un intento de eludir la apertura de una investigación criminal”.

El Comité para la Protección de los Periodistas calificó los hallazgos israelíes de “tardíos e incompletos”.

“No proporcionaron el nombre del asesino de Shireen Abu Akleh ni más información que su propio testimonio de que el asesinato fue un error”, dijo Sherif Mansour, coordinador del programa del grupo en Medio Oriente y África del Norte. “Eso no brinda las respuestas, bajo ninguna medida de transparencia o responsabilidad, que su familia y colegas merecen”.

Israel dijo anteriormente que murió durante una batalla compleja con militantes palestinos y que solo un análisis forense de la bala podría confirmar si fue disparada por un soldado israelí o un militante palestino. Sin embargo, un análisis de la bala dirigido por Estados Unidos en julio pasado no fue concluyente, ya que los investigadores dijeron que la bala había resultado gravemente dañada.

El portavoz del Departamento de Estado de EE. UU., Ned Price, dijo: “Damos la bienvenida a la revisión de Israel de este trágico incidente y nuevamente subrayamos la importancia de la rendición de cuentas en este caso, como las políticas y los procedimientos para evitar que ocurran incidentes similares en el futuro”.

La reconstrucción de AP del asesinato de Abu Akleh brindó apoyo a los relatos de testigos de que fue asesinada por las fuerzas israelíes. Investigaciones posteriores de la CNN, el New York Times y el Washington Post llegaron a conclusiones similares, al igual que el seguimiento de la oficina del jefe de derechos humanos de la ONU, detalló Jorge Elías Castro Fernández.




Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *