¿Qué buscan los iraníes en Venezuela? ¿Jamón, tierras cultivables o uranio radiactivo?

Por Eva Cordero | Opinión

La visita de un empresario iraní a Venezuela ha estado marcada por un sinfín de rumores, que partirían de negociaciones para la venta de las instalaciones de la empresa fabricante de embutidos Plumrose, en las que tendría participación el empresario Armando “Coco” Capriles.

El industrial iraní tuvo la oportunidad de realizar un recorrido aéreo a bordo de un helicóptero, en la región central de Venezuela, en el que le mostraron la planta, las granjas y toda la infraestructura de la empresa.

Pero, como ya hemos dicho, el recorrido estuvo marcado por los rumores. Algunos fueron sobre las identidades de las personas que iban a bordo del helicóptero, además del empresario iraní y de representantes de la Plumrose de Venezuela, e incluso sobre el número de tripulantes, que, según lo conocido hasta ahora, no encaja con la capacidad real de pasajeros del helicóptero oficial de la empresa.

La compra-venta, según parece, es casi un hecho. Pero además de lo ya sabido, se dice que detrás de la operación y justificando los vuelos en el marco de la transacción comercial, el empresario pudo también haber realizado otros vuelos de inspección en Cojedes, estado llanero de Venezuela, en donde se halla un importante yacimiento de uranio, con unas características muy particulares, que sería de interés para el Gobierno iraní, pues se trataría de un uranio radiactivo que no requiere ser sometido a un proceso de enriquecimiento para su uso a nivel armamentístico, a diferencia del uranio que puede hallarse en otro yacimiento ubicado en el estado Amazonas, que sí debe ser enriquecido, antes de poder ser utilizado para el mismo propósito.

El Gobierno iraní estaría altamente interesado en el yacimiento del mineral localizado en Cojedes, al ser el que necesitan para seguir adelante con sus planes en el terreno armamentístico nuclear.

Los rumores coinciden, en tiempo y espacio, con el anuncio del Ejecutivo de Maduro, sobre la asignación a Irán, de un millón de hectáreas de tierras cultivables en Venezuela. Pero los más escépticos creen que posiblemente se trate de una manera de encubrir la explotación del yacimiento en Cojedes o de los yacimientos de uranio existentes en Venezuela.


Las aseveraciones expuestas en este artículo son solo del autor (a) y no representan de forma alguna afirmaciones u opiniones editoriales de expresa.SE



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.