Bancumbre “Berzus” sus clientes: Los entresijos de la Fintech que ofrecía servicios financieros en Venezuela y ahora enfrenta acusaciones de fraude, estafa y una posible investigación de la FinCEN

Por Karem Galvez

Desde el 19 de julio de 2022, la difusión de un vídeo en las redes sociales causó alarma entre numerosos venezolanos, quienes en un intento por proteger sus ahorros y poder acceder a la realización de transacciones financieras internacionales, recurren a plataformas Fintech o de tecnología financiera. Se trataba de un vídeo institucional del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana (CPNB) de Venezuela, que informaba que la Dirección de Inteligencia Estratégica del órgano policial, había realizado una inspección técnica a las oficinas de la compañía Bancumbre C.A. y de otras empresas relacionadas, ubicadas en el Centro Empresarial La Lagunita, en el municipio El Hatillo de Caracas. El operativo obedecía a una investigación adelantada por la Fiscalía 74 nacional de Venezuela contra la legitimación de capitales, delitos financieros y económicos, por la realización de transacciones financieras sin autorización de los organismos competentes del Estado, como el Banco Central de Venezuela (BCV), la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (SUDEBAN) y la Superintendencia Nacional de Criptoactivos (Sunacrip).

La investigación evidenció múltiples denuncias de usuarios que fueron víctimas de estafa, quienes manifestaron la imposibilidad de acceder a sus fondos, luego de obtener una cuenta y realizar transacciones financieras a través de la plataforma online de Bancumbre C.A., que al no poseer autorización por parte de los órganos competentes, operaba de una u otra manera de forma clandestina.

 

Con bancumbre.com, un dominio en Internet creado desde el año 2018, ya en 2021 el nombre de Bancumbre era conocido en las redes sociales por muchos venezolanos, pues se trataba de una plataforma que ofrecía a sus suscriptores la posibilidad de recibir o enviar dólares, euros, bolívares y pesos colombianos, así como enviar y recibir dinero a través del sistema Zelle. Para la apertura de una cuenta en la plataforma, Bancumbre solicitaba completar un formulario suministrando datos personales, además de documentos tales como copia de un documento de identificación personal, copia del RIF (Registro de Información Fiscal) del solicitante y una referencia bancaria o constancia de residencia. Se trataba de un procedimiento rutinario para la apertura de una cuenta bancaria en cualquier institución financiera venezolana, solo que con la salvedad de que Bancumbre, pese a su nombre que evoca al de un banco tradicional, no estaba debidamente registrada como tal ante la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (SUDEBAN).

En 2021 era común para muchos venezolanos ver en Youtube y en otras redes sociales tutoriales y avisos sobre cómo registrarse y realizar la apertura de una cuenta en Bancumbre.

 

Pero ya en septiembre de 2021, apenas meses después de comenzar a popularizarse el nombre de la plataforma financiera venezolana, también en las redes sociales habían empezado a masificarse las denuncias sobre estafas y retrasos en los retiros a cuentas bancarias de los clientes de Bancumbre, firma que meses más tarde pasaría a denominarse Berzus y a darse a conocer en Twitter mediante el perfil @berzuswallet.

Adicionalmente, en diciembre de 2021 usuarios de Bancumbre reportaron la imposibilidad de acceder a la plataforma, debido a una caída de su web.

Otro problema reportado por los usuarios fue que la cuenta que les había suministrado Bancumbre para recibir pagos a través del sistema Zelle, arrojaba un mensaje que indicaba que el usuario no destinatario no estaba registrado en Zelle. Las direcciones de correo para recibir Zelle habían empezado a cambiar y a ser anuladas sin previa notificación a sus clientes.

En abril de 2022 Bancumbre había ya cambiado su nombre por el de Berzus. Un año antes, en junio de 2021 los ciudadanos Alejandro Luis Blanco Ardila, Héctor Simón Vargas Daza y Oscar Ernesto Patiño Hernández habían registrado en Florida la firma BERZUS CORP en 6750 N ANDREWS AVE SUITE 200, FORT LAUDERDALE, una dirección de casillero postal utilizada por decenas de compañías. Aunque su nombre no figura en el registro de Berzus, el nombre de Kevin Morales sí aparece como uno de los accionistas de BANCUMBRE, LLC, firma hoy inactiva, registrada en 2019 en Florida.

No está claro cómo una firma registrada en los Estados Unidos, bajo supervisión de la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN), puede ofrecer servicios financieros a sus clientes mediante el uso de la plataforma Zelle, pese al alto riego de lavado de dinero que representa que terceras personas utilicen la cuenta de un tercero para recibir transferencias a través de Zelle, sistema al que se encuentran afiliadas cientos de entidades financieras estadounidenses.

Desde el 13 de julio de 2021, BERZUS CORP figura registrada en MSB (“Money Services Business” por sus siglas en inglés), la base de datos de la FinCEN de empresas en los Estados Unidos que ofrecen servicios financieros. No obstante FinCEN señala que “la inclusión de una empresa en la página web de búsqueda de registrantes de MSB no es una recomendación, certificación de legitimidad ni respaldo de la empresa por parte de ninguna agencia gubernamental”. BERZUS CORP aparece registrada en la base de datos MSB de la FinCEN tanto en Fort Lauderdale (Florida), como en Chicago (Illinois).

Berzus, antes Bancumbre, es presidida por Alejandro Luis Blanco Ardila, quien se presenta como un emprendedor economista graduado en la Universidad Metropolitana en Venezuela, que antes de su incursión en las Fintech, había creado Grupo Andinist, una empresa dedicada a ofrecer turismo de aventura y viajes a lugares como Roraima, también conocido como tepuy Roraima, el punto más alto de una cadena de mesetas tepuyes de la sierra de Pacaraima, al sur de Venezuela. Pero más antes, Blanco había trabajado en Caracas como traductor en Caracas para Intra State Group (holding) S.A.L., una empresa con sede en Líbano.

Alejandro Blanco Ardila, figura como accionista de BCCapital OÜ, una firma registrada en Estonia junto a Marcus Luis Franco, con un capital declarado de 2.500 euros.

Alejandro Blanco Ardila participó en junio de 2022 como entrenador en el Tech Runway de la Florida Atlantic University, un evento dirigido a creadores de startups tecnológicas. La universidad tiene su sede en Boca Ratón, Florida. El evento se realizó en el City Hall de Boynton Beach Town.

Exposición de Alejandro Blanco Ardila en junio de 2022, en el Tech Runway de la Florida Atlantic University

 

Oscar Ernesto Patiño Hernández es abogado y ha ejercido en Venezuela como representante estudiantil de la Universidad Católica Andrés Bello y director ejecutivo de ONG Compromiso Compartido, además de Director de Planificación y Estrategia en Bancumbre.

 

Previo a dar a conocer en 2021 sus servicios en Venezuela, en el año 2020, la ahora Berzus había sido registrada en Florida por Alejandro Blanco, Enrique Story, Gabriel Paravisini, Héctor Vargas y Oscar Patiño, bajo la denominación BANCUMBRE FINANCIAL CORP. La firma también registrada como BERZUS CORP MONTANA, en el estado de Montana.

El 9 de julio de 2022 la youtuber “Saiko #Lolaalaire” publicó un video en el que comentó que Bancumbre había cambiado su nombre a Berzus, explicó los problemas que estaba teniendo la plataforma y mencionó que Berzus le había notificado que ya dejarían de procesar transacciones en moneda venezolana.

 

Desde abril de 2021 Bancumbre había empezado a enviar correos electrónicos a sus clientes para notificar su cambio de nombre a Berzus, además de establecer una tarifa mensual de $0.75 por uso de la plataforma y la suspensión de las transacciones con el uso de bolívares.

El cambio de nombre no significó una mejora en el servicio. En junio de 2022, Berzus se excusó comentando, en un escueto comunicado, que “la situación en Venezuela” había obligado a la plataforma a suspender las operaciones en bolívares.

No obstante, Berzus informó que continuaría permitiendo transacciones mediante transferencias bancarias en dólares, euros y pesos colombianos.

Justificaciones

Kevin Morales y Alejandro Blanco intentaron salir al paso a las quejas de los clientes sobre la suspensión de las operaciones en bolívares, ofreciendo declaraciones en junio de 2022 al diario venezolano El Nacional.

No obstante, no explicaron las fallas constantes reportadas por los usuarios, las demoras en acreditar las transferencias internacionales, la inactivación de cuentas y otros incidentes.

Kevin Morales y Alejandro Blanco reconocieron que no tenían en planes restablecer en corto plazo las operaciones en bolívares a través de la plataforma multimoneda. Esto, hasta tanto se resuelvan los inconvenientes con la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela.

Los economistas dijeron que estaban tratando de conseguir alternativas para que los usuarios pudieran retirar y mover su dinero desde Berzus a otras billeteras que sí les permitieran retirar o cambiar a bolívares.

La plataforma, tenía años trabajando en Venezuela bajo un marco regulatorio confuso en cuanto a lo que había que seguir para funcionar como una billetera que procesara operaciones en bolívares. Hasta 2021, cuando la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela publicó una resolución de los servicios de Tecnología Financiera (Fintech).

“Una vez salió la nueva resolución de la Fintech instantáneamente nos dedicamos durante los últimos cinco o seis meses del año pasado para entregar ante la Sudeban, a mediados de noviembre, la primera carpeta que teníamos con más de 600 folios para solicitar una de las autorizaciones que estaban dando como empresa Fintech”, señaló Alejandro Blanco.

Recibieron una primera respuesta de las autoridades del sector bancario a comienzos de diciembre. Y les pidieron hacer algunas correccciones en los recaudos, como el cambio del nombre de la billetera bajo el alegato de que Bancumbre hacía alusión a un banco y eso podría interpretarse como una oferta engañosa.

“Nos pidieron una serie de cambios, como la cantidad de socios como empresa registrada en Venezuela, el capital social suscrito pagados en efectivo completamente, cambios en el objeto (de la compañía) de acuerdo a la necesidad que identificaba Sudeban para que tuviera coherencia con la autorización que estaban dando. Trabajamos a principios de este año en eso y por unos pequeños errores de parte nuestra tardamos un poco más de lo debido; y como para el 20 de abril estábamos entregando una segunda carpeta, con todo lo que nos habían pedido”, dijo Blanco.

“Y nos quedamos esperando respuestas de la Sudeban”, afirmaron.

“La decisión más sabia para nosotros cumplir, quedar bien con todos y responder fue cesar las operaciones en bolívares. Y permitirles a nuestros usuarios todas las opciones que tenemos disponibles para que sigan utilizando la plataforma y muevan su dinero con la mayor libertad”, agregaron.

Kevin Morales y Alejandro Blanco aseguraron que no saben por qué el ente regulador bancario dejó de responderles. Eso pese a que desde el Gobierno venezolano se promueve la idea de que quiere desarrollar el mercado y de que se pueden hacer muchas cosas, dijeron.

“Pero en la práctica, cuando solicitas una licencia, los funcionarios que están de turno hacen el trámite extremadamente burocrático y costoso, y pareciera que los intereses son otros. Por eso es que iniciativas como Berzus, de innovación, no prosperan o no llegan muy lejos. No sabríamos decir a ciencia cierta cuáles han sido las razones, pero cualquier empresario en Venezuela entenderá. Es y se hace extremadamente costoso hacer negocios y operar en Venezuela. No es secreto para nadie”, expresó Morales.

Los economistas venezolanos creían que la actualización del nombre de la plataforma les permitiría funcionar y agilizar el proceso, pero resultó todo lo contrario. No saben si ese cambio también generó desconfianza en los usuarios.

Afirmaron que tenían propuestas importantes para protegerse legalmente en Venezuela y así evitar problemas mientras obtenían la autorización, pero nunca se materializaron, lo que afectó considerablemente la operatividad de la empresa. “No tenía sentido arriesgarnos por las operaciones en bolívares, pese a que era el grueso más importante de nuestras operaciones y, por lo menos, 90% de nuestros ingresos”, indicaron.

Aclararon que en ningún momento hubo un cambio de dueños de Berzus, como circuló en las redes sociales. Insistieron en que el cese de operaciones en bolívares se debió a la necesidad de proteger la integridad de los empleados, de los socios y de la propia plataforma.

“La licencia en Estados Unidos y las operaciones en otras monedas realmente nos ha costado un trabajo impresionante lograr tenerlas. De todas las plataformas que están en Venezuela y las parecidas a Berzus, ninguna tiene una licencia de transmisor en Estados Unidos, ninguna tiene planes probablemente de conseguirla porque todos estos procesos en cualquier lado del mundo son extremadamente costosos, largos y complicados”, manifestó Blanco.

“El trabajo que nos llevó lograrlo hizo que nosotros decidiéramos proteger lo que tenemos, nuestras operaciones en pesos, en euros, en dólares americanos, así hayamos tenido que sacrificar una pese a que era la más importante, en nuestro país, en un mercado que conocemos, con los déficits. Por eso creamos Berzus. Pero decidimos sacrificar eso por un bien mayor y por tratar de llevar la libertad financiera en toda América Latina”, añadió.

Los gerentes de Berzus señalaron que cuando anunciaron una alianza, que finalmente no se concretó, con la Bolsa Descentralizada de Venezuela para que fuera el operador en bolívares hubo días “muy complicados” en los que los usuarios retiraron más fondos de los que se depositaban. “Eso llevó a que la Tesorería bajara muchísimo y a que simplemente no fuera sostenible”, manifestaron.

La decisión abrupta de cesar las operaciones la tomó Blanco. “No era sostenible, teníamos demasiada presión, demasiado hostigamiento y poner las operaciones en bolívares un día más era un riesgo, no solo a nuestra integridad física sino la de todos los que venimos trabajando”, reconoció.

“Con mucho pesar decimos que no nos daba chance de avisar esto, que las transacciones iban a demorar mucho más de lo habitual, pero todo fue en cuestión de días. Pedimos disculpas porque entendemos que fue un cambio muy abrupto y arbitrario, pero no nos quedó de otra. Si hubiésemos tenido opciones, con todo gusto lo hubiésemos avisado porque no queremos parecer irresponsables y por eso seguimos dando la cara, continuando con las operaciones y buscando otras alternativas para no caer en el tema de AKB. Sabemos que la gente se molesta porque se trata de su cuenta y su dinero, y están en todo su derecho, pero no fue porque no quisimos avisar, sino porque tuvimos que tomar esa decisión de forma inmediata”, agregó Morales.

Los economistas comunicaron que, conociendo el impacto de la decisión y la confusión generada en sus usuarios, no cobrarán el porcentaje por el mantenimiento mensual de las cuentas a partir de julio y hasta nuevo aviso. Asimismo, indicaron que quienes deseaban eliminarlas podían ponerse en contacto con el personal de soporte técnico para hacer el procedimiento.

“A ninguno se le va a cobrar esa cuota de mantenimiento. Sabiendo que hay muchas personas que están dispuestas a seguir usando la cuenta en un futuro pero en estos momentos, de repente, no lo ven como la mejor opción. Es para demostrarles que nuestra idea no es afectarlos, sino brindarles la mayor cantidad de soluciones”, añadieron.

Morales y Blanco explicaron asimismo que no bajarían las comisiones que habían establecido para recibir pagos a través de Zelle porque son las más baratas del mercado. “Estamos visualizándonos en otros países de América Latina para que los venezolanos que también tienen familiares en cualquier país puedan recibir el dinero a través de las plataformas”, concluyeron.

Cese de operaciones

La plataforma Berzus, que ofrecía cuentas denominadas Billetera ÁVILA, Billetera YOMBATÓN y para Clientes Corporativos, finalmente, el 27 de julio de 2022, después del allanamiento efectuado por la policía a sus oficinas en Caracas, publicó un comunicado en Twitter para anunciar el cese de sus operaciones en Venezuela y que pagarían las liquidaciones pendientes a sus clientes. No obstante, la desconfianza se ha apoderado de los usuarios venezolanos, quienes esperan la devolución de su dinero, aun cuando muchos de ellos posiblemente no cuenten con los instrumentos financieros necesarios para poder recuperar sus fondos, después que la plataforma anunciara que dejaría de realizar operaciones en bolívares. Entretanto, usuarios de Berzus siguen vertiendo sus reclamos en las redes sociales, exigiendo explicaciones sobre cuándo podrán tener de vuelta su dinero y prometiendo organizarse para demandar a los artífices de un negocio financiero que sigue enfrentando de estafa, fraude y desvío de fondos. El tema pudiera también tener repercusión en los Estados Unidos, al tratarse de una Fintech bajo supervisión de la FinCEN, órgano dependiente del Departamento del Tesoro.



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Un comentario en «Bancumbre “Berzus” sus clientes: Los entresijos de la Fintech que ofrecía servicios financieros en Venezuela y ahora enfrenta acusaciones de fraude, estafa y una posible investigación de la FinCEN»

  • el lunes, 1 agosto, 2022 a las 7:16 AM
    Enlace permanente

    TODOS LOS INDICIOS INDICAN DE QUE ESTO ES UNA NUEVA ESTAFA MASIVA A INCAUSTOS QUE SE DEJAN ENGAÑAR POR JOVENES PROVENIENTES DE FAMILIAS DE BUENA POSICION ECONOMICA, TODOS LOS ESTAFADORES PROVIENEN DE LAS UNIVERSIDADES MAS ELITESCAS DEL PAIS, METROPOLITANA, UCAB, ETC ETC. ES INENTENDIBLE COMO A ESTAS ALTURAS ALGUIEN CAE EN ESA TRAMPAJAULA.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.