José Aliste Martín, el abogado que participó en España en una trama de blanqueo de capitales de exfuncionarios venezolanos

El papel del abogado José Aliste Martín en la trama de blanqueo de capitales de origen venezolano consistía en contactar con excargos de Venezuela para ofrecerles sus servicios, entre los que se encontraba su supuesta capacidad de influencia en funcionarios policiales (refiriéndose a la cloaca policial de la etapa de Mariano Rajoy) en instituciones públicas de España como, por ejemplo, el Servicio de Prevención del Blanqueo (Sepblac). Así se desprende un oficio policial de diciembre de 2021 incluido en el sumario de la ‘Operación Caranjuez’ contra el blanqueo de capitales venezolanos en España.

Según un reporte de Tono Calleja para La Opinión de Murcia, Aliste, que aparece en las agendas del comisario José Manuel Villarejo, ‘vendía’ su supuesta capacidad de influencia recurriendo a policías ‘amigos’ y otros funcionarios del Estado. Así pretendía convencer a sus potenciales clientes de que sus «problemas iban a desaparecer». También obtuvieron permisos de residencia o incluso la nacionalidad española, gestiones que buscaban frenar una posible extradición a Estados Unidos.

A cambio de estas actuaciones Aliste Martín -que logró invertir el orden de sus apellidos en el DNI, lo que explica que ahora legalmente se llame José Martín Aliste-, ingresó desde 2015 en su despacho profesional y empresas al menos 1.100.000 euros. Este dinero lo recibió a través de estructuras societarias y cuentas bancarias de la organización criminal dedicada a blanquear los capitales de algunos de los investigados en el ‘caso Caranjuez’, cuyo cabecilla era el empresario argentino Luis Fernando Vuteff.

El comisario José Manuel Villarejo, relacionado con Aliste según las agendas, anota en su diario el 4 de abril de 2013 que el ex comisario general de Policía Judicial Eloy Quirós, ahora en la empresa privada, también le llamó para recomendarle «al tal Aliste. Le transmito que me mosquea su insistencia», redactó el comisario, que apunta su opinión de Aliste: «No quedó muy claro qué pretende. Darle largas para el futuro. Intervino asesorando para la DEA contra Luisito» [Monzer al-Kassar].

«JAG», que según fuentes consultadas se trata del máximo jefe de la Policía Judicial Juan Antonio González, explicó a Villarejo que había contactado con «Aliste», que le propuso «trabajar». «Aconsejamos que monte una sociedad y luego facture. Está en esa línea», se puede leer de forma literal en las agendas.

En las agendas hay otras anotaciones de gran relevancia por su conexión con la investigación policial de la ‘operación Caranjuez’, que además evidencian que Villarejo ya conocía en 2016 una parte de la operativa de blanqueo, sin que hubiera informado ni a la Policía ni a la Justicia, que no inició la investigación hasta marzo de 2018.

La primera de estas anotaciones es de 29 de noviembre de 2016: «José Aliste. Quiere que le deje un despacho para trabajar en la Torre. Vernos el lunes 12», escribe el comisario, que se refiere de esta forma a la sede de su empresa Cenyt, domiciliada en Torre Picasso (Madrid). Una líneas más abajo el ex mando policial vuelve a aludir al letrado: «Aliste. Diego Salazar. Archivo venezolano. Javier Alvarado Ochoa. PDVSA. 400. No extraditar. Pretende llegar a un acuerdo».

Javier Alvarado Ochoa fue uno de los clientes de la red de blanqueo que, según la investigación de la Policía, obtuvo la nacionalidad española gracias a la actuación de la trama en la que participaba Aliste: «La obtención del DNI y del pasaporte se hizo efectiva el 31 de enero de 2019, es decir, dos años y un mes aproximadamente desde la presumible solicitud. Destacar que en el periodo comprendido entre la solicitud de la nacionalidad y su concesión la representación legal del señor Alvarado presentó escritos ante el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional -entre noviembre de 2017 y marzo del 2018- en el que manifestaba que el señor Alvarado se encontraba residiendo en Venezuela y que no se podía desplazar a Madrid para ser oído en declaración por problemas de salud», dice el oficio policial, que recuerda que este excargo del Gobierno venezolano logró invertir el orden de sus apellidos en el DNI español.

Aliste Martín es un letrado que protagoniza un amplio historial delictivo que se inició en 1989, según documentación judicial, cuando fue condenado a ocho años de cárcel -durante su etapa de concejal del PP- de la localidad zamorana de San Blas de Aliste por apoderarse de 600 millones de pesetas [más tres millones de euros] de una sucursal del Banco Exterior en Zamora.

Un oficio policial de diciembre de 2020 de la operación Caranjuez informa también de que Aliste figura en múltiples informaciones relacionadas con operativas sospechosas de blanqueo de capitales, procedentes de narcotráfico y otras actividades ilícitas. En concreto, la cuenta de la sociedad Ardelsa, con la que recibió al menos 400.000 euros de los excargos políticos venezolanos, fue bloqueada judicialmente por estar investigado por tráfico de estupefacientes y blanqueo de capitales. «Además, en noviembre de 2015, en base a un requerimiento judicial del Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid, dentro de las Diligencias Previas 96/2014, se solicitó el bloqueo y embargo preventivo de los saldos de todos los activos financieros existentes a nombre del investigado», recuerda la Policía.

En otras notas, cuyo contenido ya fue adelantado por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, medio que pertenece, al igual que este diario, al grupo Prensa Ibérica, José Aliste propone a Villarejo ayudarle en el seno de la ‘Operación Kitchen’: «Habla de relaciones con Liaño a cambio de quitar su imputación por delito fiscal», escribe el comisario, que trataba de investigar unos supuestos pagos en negro que habría realizado el mafioso ruso Zajar Kalashov a Javier Gómez de Liaño, entonces abogado de Luis Bárcenas y que, por su lado, ha rechazado haber cobrado de forma irregular cualquier cantidad de su antiguo cliente. Cabe recordar que en esos momentos Bárcenas amenazaba con tirar de la manta e informar al juez de los supuestos sobresueldos que habían cobrado dirigentes del PP, entre ellos Mariano Rajoy, del dinero de la caja b.

EL PERIÓDICO DE ESPAÑA ha tenido acceso a otro documento que vincula de nuevo a Villarejo con las actividades de su colaborador José Aliste Martín. Se trata de una nota informativa «confidencial» de 7 de febrero de 2014 que el propio comisario enviaba a sus superiores en la que este asegura que el amigo hispanolibanés de Juan Carlos I, Abdul Rahman El Assir recibió «presiones» de un abogado «llamado Aliste», que era «esbirro de los americanos».

Supuestamente este letrado, con el que ya mantenía Villarejo contactos estrechos, había pedido a El Assir «20 millones de dólares» a cambio de que cesaran las actuaciones judiciales. Tal y como informó esta redacción, fue el propio Villarejo quien pactó el cobro de hasta 25.000 euros para que maniobrara para tratar de que la justicia archivara la causa contra El Assir. Sin embargo, sus gestiones ante el juez Fermín Echarri no tuvieron éxito.



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.