Principe Andrew Albert Christian («Andrés de York») figura en nuevo escándalo por relación con Selman Turk, exbanquero turco implicado en estafa

El príncipe Andrés de York seguirá apareciendo de una u otra manera en la vida social. Pese a que el Palacio decidió retirarlo de la vida pública, el duque se vale de su astucia para protagonizar una que otra aparición. Así lo vimos protagonizar la misa en honor al príncipe Felipe de Edimburgo celebrada a finales de marzo en la abadía de Westminster llegando en el mismo coche que la reina Isabel II y también llevándola en su camino hacía sus puestos en la parte delantera de la misa.

La aparición de Andrés fue un choque para la opinión pública pero también para los miembros de su familia que ven sus esfuerzos por seguir siendo protagonista como un intento desesperado de mantenerse relevante pese a que ya le fueron retirados sus títulos militares, patronazgos y tratamiento de Alteza Real tras confirmarse la demanda civil que había impuesto Virginia Giuffre en su contra por abusos sexuales cuando ella era menor y fue trafica por el amiguísimo del duque, Jeffrey Epstein.

Según un reporte de Valeria M. Rivera para Mundiario, para dejar atrás el escándalo del juicio, el duque de York decidió llegar a un acuerdo extrajudicial con Giuffre, a quien pagó una suma millonaria para cerrar el caso. Su aparición en la misa en honor a su padre fue incómoda y lo puso de nuevo sobre los reflectores en un momento en que se hace conocida una nueva información escandalosa a su alrededor.

The Telegraph informó hace unos días que tanto el duque como su ex mujer, Sarah Ferguson, recibieron «importantes pagos» de parte de Selman Turk, un exbanquero turco, acusado de estafar a Nevahat Isbilen, una millonaria turca de 77 años que le habría confiado su fortuna de 47 millones de euros. La trama empieza a ponerse oscura y es que supuestamente Turk medió entre la millonaria y el duque de York para que este le consiguiese un pasaporte británico por la suma de 800.000 pesos y así poder huir de su país, donde el esposo de Isbilen es un preso político.

Hasta la fecha, el duque de York no ha sido acusado formalmente pero la justicia trabaja para esclarecer los hechos. Todo indica que el hijo predilecto de Isabel II devolvió la suma luego de que los abogados de la millonaria le contactaran, pero el problema que empaña el asunto es que Turk recibió un premio de [email protected], plataforma empresarial del principe Andrés, poco después de que ocurriera el millonario depósito.

Mientras se esclarecen los hechos, el príncipe Carlos y el príncipe Guillermo (primero y segundo en la línea de sucesión), intentan a toda costa que el duque de York deje de aparecer junto al resto de la familia real debido a que su imagen podría dañar la credibilidad de la monarquía en unos tiempos dónde la opinión pública juzga y decide quiénes pueden permanecer en lo más alto. Andrés de York podría empañar el resto de las celebraciones por el jubileo de Isabel II, quedará por ver si el príncipe de Gales y su hijo logran convencer a la monarca para que no permita su presencia en dichos actos de carácter familiar.



Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.