Cuenta de Luis Alfonso de Borbón y su esposa Margarita Vargas Santaella en el Credit Suisse mediante una firma en Panamá es motivo de múltiples dudas

Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordiú y Margarita Vargas Santaella, casados desde 2004, son dos de las personas que tuvieron cuenta abierta en la entidad financiera suiza Credit Suisse. Él es bisnieto de Franco y presidente de honor de la fundación dedicada a exaltar al dictador. Ella es hija de Víctor Vargas, multimillonario conocido como el banquero de Chávez, por las buenas relaciones que mantuvo con Hugo Chávez cuando era presidente de Venezuela y lo mucho que prosperaron sus negocios durante aquellos años.

Según un reporte de Manuel Rico para infoLibre, La cuenta en Credit Suisse fue abierta el 20 de junio de 2007 a nombre de la sociedad Layla Assets Corp., que se había constituido nueve días antes en Panamá. Los depósitos en dicha cuenta superaron los 1,3 millones de francos suizos en noviembre de 2015 (más de 1,2 millones de euros al cambio de la época).

Un portavoz de Luis Alfonso de Borbón admitió a preguntas de infoLibre que él tenía firma autorizada en la cuenta de Credit Suisse, pero añadió que “jamás la utilizó. Nunca realizó ningún movimiento ni disposición”. La única propietaria del dinero, explicó, era su mujer. Aunque están casados en régimen de gananciales, ello no excluye que existan propiedades con carácter privativo de Margarita Vargas, como por ejemplo las donaciones hechas por su padre.

La información sobre la cuenta suiza del matrimonio Borbón-Vargas forma parte de la investigación periodística Suisse Secrets, basada en una filtración realizada hace más de un año al periódico alemán Süddeutsche Zeitung por una fuente anónima. Se trata de datos sobre más de 18.000 cuentas abiertas en el banco Credit Suisse. En la investigación han participado 48 medios y 163 periodistas de 39 países, coordinados por la organización OCCRP (Organized Crime and Corruption Reporting Project) y el Süddeutsche Zeitung. [Puedes ver aquí la lista con los medios que participan en Suisse Secrets y las claves del proyecto, leer aquí las motivaciones que llevaron a la fuente a realizar la filtración y consultar aquí la versión oficial del banco].

La empresa Layla Assets Corp. fue creada el 11 de junio de 2007 en Panamá. Constituida formalmente por testaferros, la propietaria desde el principio fue Margarita Vargas. Así lo indica el portavoz autorizado de Luis Alfonso de Borbón a quien infoLibre planteó diversas preguntas sobre el patrimonio y los negocios del matrimonio. Ese portavoz traslada la decisión de constituir la sociedad de Panamá al banquero venezolano: “Cuando su padre constituyó Layla, Margarita era estudiante de grado y no controlaba ese tipo de asuntos”. El día que inició sus operaciones la compañía panameña, Margarita Vargas tenía 23 años y llevaba casada dos años y medio.

El portavoz de Luis Alfonso de Borbón sostiene que la cuenta en Credit Suisse fue cerrada en 2017. “En aquel momento en la cuenta ya había una cantidad muy pequeña, tanto que Credit Suisse invitó a Margarita a cancelarla, porque el banco suizo no mantiene abiertas cuentas con saldos tan bajos. Así que Margarita realizó una transferencia de ese dinero a su banco en España”. Lo cierto es que un año antes, en junio de 2016, en la cuenta de Credit Suisse había más de 1,2 millones de francos suizos (1,1 millones de euros), según los datos consultados por infoLibre.

A preguntas de infoLibre, el portavoz aseguró que el matrimonio “siempre ha incluido en sus declaraciones de la renta tanto el dinero de Credit Suisse como el resto de bienes”. Ni tener una empresa en Panamá ni disponer de una cuenta en un banco suizo son hechos irregulares, siempre que los activos estén declarados ante la Agencia Tributaria.

En 2017, precisamente, dejaron de figurar testaferros al frente de la empresa panameña, de forma que la pareja pasó a administrar la sociedad no solo de hecho, sino también formalmente. Margarita Vargas fue designada presidenta de Layla Assets Corp., mientras que Luis Alfonso de Borbón asumió los cargos de director y tesorero, según consta en el Registro de Panamá.

El 17 de abril de 2021, Layla Assets Corp. quedó disuelta. Como veremos más adelante, Panamá se había convertido en un lugar problemático para la familia Vargas después de que en 2019 quebrase el banco que tenían en aquel país. Un banco entre cuyos directivos estaba Luis Alfonso de Borbón.

Documento del Registro de Panamá donde consta los nombramientos en Layla Assets Corp. IL

En sus primeros años de matrimonio, la pareja estableció su domicilio en Venezuela. Allí empezó a trabajar Luis Alfonso de Borbón a las órdenes de su suegro. Víctor Vargas Irausquín es dueño de un potente holding de empresas que tiene como cabecera al grupo financiero Banco Occidental de Descuento (BOD). Así que ahí colocó a su yerno, quien en 2005 empezó a ejercer como vicepresidente internacional de BOD.

En 2010, la pareja trasladó su residencia a España. Y dos años después decidió constituir su primera empresa conjunta en este país, aunque intentaron que su presencia pasara desapercibida. Para ello idearon la siguiente operación: una mercantil panameña constituyó el 28 de marzo de aquel año en Inglaterra la sociedad Mella Limited, un mes más tarde –el 30 de abril– Luis Alfonso de Borbón se convirtió en accionista único de dicha compañía británica y ese mismo día Mella Limited compró todas las participaciones de una sociedad española que se llamaba Emporio 2012 SL. En otoño de aquel año, le cambiaron el nombre a esta última empresa y la denominaron Borvar Inversiones SL, nombre formado a partir de sus respectivos apellidos (Borbón Vargas).

Borvar Inversiones se convirtió en la vía de entrada en España de cuantiosos fondos del matrimonio. En concreto, desde 2014 hasta 2019, De Borbón y Vargas ingresaron en su empresa al menos 7,15 millones de euros.

Los movimientos más llamativos se produjeron en 2017, cuando en poco más de seis semanas, la empresa realizó dos ampliaciones de capital por un importe total de 3,61 millones. ¿Y cómo llegó ese capital a la sociedad? En los documentos oficiales del Registro Mercantil de Madrid se indica literalmente lo siguiente: “Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordiú […] asume un millón ochocientas diez mil nuevas participaciones sociales […] por su valor nominal conjunto de € 1.810.000, que aporta en efectivo metálico”. Esa es la referencia de la ampliación realizada el 13 de enero. La del 28 de febrero es idéntica, salvo una variación mínima en la cantidad, que en esa segunda ocasión fue de 1.800.000 euros. Pero también consta que el bisnieto de Franco aportó ese dinero “en efectivo metálico”. En ambos casos, según las escrituras, el dinero se ingresó en una cuenta que la sociedad tenía en el Banco Pastor.

Cinco meses más tarde, el 3 de julio de 2017, Borvar Inversiones realiza otra ampliación de capital. Esta vez el importe son 275.000 euros y de nuevo consta que “la totalidad de las aportaciones ha sido ingresada en efectivo metálico de curso legal en cuenta abierta a nombre de la sociedad, en una entidad de crédito, tal como resulta de la certificación expedida por la entidad Banco Sabadell”.

Al ser preguntado por este hecho, el portavoz de Luis Alfonso de Borbón responde que la expresión “en efectivo metálico” no debe entenderse bajo ningún concepto como que dichas cantidades se ingresaron en billetes en las respectivas oficinas bancarias: “Todos los ingresos en Borvar Inversiones se realizaron mediante transferencias, nunca en efectivo metálico. Y todos los ingresos han sido siempre declarados y justificados”. Y respecto al origen de los fondos, el portavoz especifica que “todos ellos proceden de los emolumentos de Luis Alfonso de Borbón correspondientes a su trabajo en el grupo financiero Banco Occidental de Descuento y de dinero que Víctor Vargas había donado a su hija Margarita”.

En otras palabras: de acuerdo con la versión oficial del bisnieto de Franco, cuando en la escritura otorgada ante un notario e inscrita en el Registro Mercantil pone la expresión “en efectivo metálico”, en realidad hay que entender que se trata de una “transferencia” bancaria.

Curiosamente, en la siguiente ampliación de capital de la compañía, ejecutada el 14 de diciembre de 2018 por un importe de 1.140.000 euros, en la escritura se especifica que el dinero lo aportó Margarita Vargas en los siguientes términos: 750.000 euros “mediante transferencia bancaria a la cuenta de la sociedad” y 390.000 euros mediante una “compensación de créditos”.

Hay que destacar que las cuatro escrituras mencionadas fueron autorizadas por el mismo notario de Madrid, de forma que todo apunta a que se trata de un profesional que distingue los conceptos “efectivo metálico” y “transferencia bancaria” y no los utiliza como si fueran sinónimos.

La mayor parte de los fondos que llegaron a Borvar Inversiones se destinaron a la adquisición de un inmueble en una zona residencial conocida como La Finca, que es probablemente la más exclusiva de Madrid y sus alrededores. En octubre de 2012, la pareja De Borbón-Vargas compró la parcela de 8.037 metros cuadrados a uno de los futbolistas más famosos de España, el entonces portero del Real Madrid Iker Casillas. Y sobre ese terreno se levanto un chalé de tres plantas –sótano, bajo y primera–, con una superficie total construida de 1.425 metros cuadrados.

En julio de 2019, el matrimonio decidió transferir la titularidad del chalé desde la sociedad Borvar Inversiones a ellos como personas físicas. El inmueble fue valorado en ese momento en 9,17 millones de euros. A Margarita Vargas se le adjudicó el 68,33% de la propiedad y a Luis Alfonso de Borbón el 31,67%. Ello es así porque una parte del dinero que había ingresado en la empresa eran gananciales, pero otra era privativa de la hija del banquero.

Al ser preguntado por la razón de ese cambio en la titularidad del inmueble, el portavoz del bisnieto de Franco indicó lo siguiente: “Cuando adquieren dicha propiedad, Luis Alfonso y Margarita no tenían certeza sobre qué uso le querían dar. Si irían a vivir allí o sería una inversión. Una vez que tomaron la decisión definitiva de residir en dicha propiedad, por razones fiscales se consideró que lo más oportuno era que estuviese a nombre de ellos como personas físicas, ya que eran quienes estaban disfrutando del chalé”.

Efectivamente, si una persona física reside en una vivienda que pertenece a una empresa (aunque esta sea suya), para cumplir con Hacienda es necesario que exista un contrato de alquiler entre ambas partes fijado a precio de mercado. La Agencia Tributaria pretende así evitar que se utilicen sociedades mercantiles de forma fraudulenta para reducir la factura fiscal. Por tanto, desde julio de 2019, el matrimonio está cumpliendo estrictamente con la normativa tributaria. Pero, hasta entonces, estuvieron viviendo durante un lustro en un chalé a nombre de una sociedad, lo que abre una incógnita sobre cómo se reflejó esa operación exactamente en sus declaraciones de renta y sociedades.

Documento del Registro Mercantil de una ampliación de capital en Borvar Inversiones SL realizada en «efectivo metálico de curso legal». IL

La fuente principal de los ingresos de Luis Alfonso de Borbón y de su mujer, tal y como ellos mismos admiten, tiene un nombre: Víctor Vargas Irausquín, el banquero de Chávez, dueño del grupo financiero Banco Ocidental de Descuento (BOD).

Entre 2005 y 2019, BOD fue una caudalosa fuente de ingresos para la familia Borbón-Vargas, pero ese último año también se convirtió en un quebradero de cabeza. El Banco Occidental de Descuento, además de ser unas de las principales entidades financieras de Venezuela, contaba con cuatro filiales en otros países: Allbank en Panamá, Banco del Oricono en Curazao, BOI en Antigua y Bancamérica en República Dominicana. Pues bien, dos de esas entidades quebraron. A principios de septiembre de 2019, las autoridades de Curazao ordenaron intervenir el Banco del Orinoco, tras detectar que buena parte de su capital se había esfumado. Esa medida obligó a actuar de forma inmediata a la Superintendencia de Bancos de Panamá –el regulador bancario de este país–, puesto que parte de los fondos de AllBank estaban colocados en el Banco del Orinoco. Antes de final de aquel 2019, las autoridades de Curazao y Panamá ordenaron liquidar los respectivos bancos. El regulador de Venezuela –Sudeban– también ordenó intervenir el banco de Vargas en ese país, aunque en este caso la entidad sigue operando con normalidad.

Luis Alfonso de Borbón actúa como vicepresidente internacional del BOD. No solo está en la Junta Directiva de la matriz venezolana del grupo financiero, sino que también entró en el consejo de las dos sociedades montadas en Panamá: All Financial Group Corp. y AllBank Corp. La Superintendecia panameña, en la resolución por la que intervino Allbank, denunció que la entidad contaba con “un sistema de controles internos no adecuados y una gestión de la Junta Directiva no acorde a los riesgos que encara el banco”.

Los clientes perjudicados por las quiebras de ambas entidades financieras pusieron pronto en el foco a Luis Alfonso de Borbón. De acuerdo con sus denuncias, era conocido como El Príncipe y funcionaba como gran reclamo publicitario de Víctor Vargas para atraer clientes al BOD. Y es que además de bisnieto de Franco por parte materna, Luis Alfonso de Borbón también es bisnieto de quien fuera rey antes de la llegada de la Segunda República –Alfonso XIII– por parte paterna. Se considera legítimo heredero al trono de Francia, puesto que le disputa la Casa de Orleáns, aunque no parece que entre las prioridades de los franceses a corto plazo se encuentre reinstaurar la monarquía. Sea como fuere, lo que está fuera de toda duda es que El Príncipe hace gala de sus aspiraciones: en su boda con la hija de Vargas llevaba uniforme de Bailio de la Gran Cruz de la Orden de Malta, distinción reservada a jefes de Estado y de casas reales. Unas ínfulas que no gustan demasiado en Zarzuela. Aunque Luis Alfonso de Borbón es primo segundo de Felipe VI, ningún miembro de la Casa del Rey fue a aquella boda celebrada en la República Dominicana. Se perdieron actuaciones en directo de Los del Río, David Bisbal y Juan Luis Guerra. Y también una misiva personal del Papa dirigida a los novios.

Lo cierto es que en prensa se publicaron declaraciones de clientes de las filiales quebradas del BOD quejándose amargamente de Luis Alfonso de Borbón: “Mandamos todos nuestros ahorros al Banco del Orinoco. Lo hicimos, entre otras cosas, por las garantías que nos daba ver a un noble al frente, alguien que salía en las revistas”.

El portavoz de Luis Alfonso de Borbón, en relación con las preguntas sobre su papel en el BOD, intenta quitarle importancia: “Aunque formarse parte de la Junta Directiva o de los consejos de dichas entidades financieras, en ningún caso tuvo poder ejecutivo. Su función era puramente comercial, representativa. Cada dos meses, aproximadamente, se desplazaba a Venezuela y mantenía reuniones con los clientes que le indicaban. Pero jamás estuvo entre las personas que tomaban las decisiones en el grupo financiero”.

Dicho portavoz añade que, pese a los dos años transcurridos desde las quiebras del Banco del Orinoco y de Allbank, “Luis Alfonso de Borbón no tiene constancia de ninguna actuación judicial que le implique, ni civil ni penal. No ha recibido ninguna notificación en ese sentido”.

Lo que parece indudable es que han quedado atrás los tiempos de ir luciendo el apellido Borbón por las Américas o de jactarse de riqueza como hacía el suegro en una de las biblias periodísticas del capitalismo: «La gente escribe historias de mí diciendo que tengo un Ferrari, un avión y un yate. Pero no es verdad. Tengo tres aviones, dos yates y seis casas. ¡He sido rico toda mi vida!», declaró Víctor Vargas en una entrevista en 2008 con The Wall Street Journal, en la que se definió como “un socialista en el sentido real de la palabra”. Como politólogo no consta que tenga obra escrita, pero de lo que sí hay abundante documentación es de la forma en que Víctor Vargas adquiere esas propiedades de las que presume. El medio venezolano Armando.info desveló por ejemplo que su última gran compra inmobiliaria, la villa La Serenísima en la República Dominicana, le costó 44 millones de dólares y para la transacción se diseñó una complejísima trama societaria que pasaba por Panamá, Estados Unidos, Barbados, Islas Vírgenes Británicas, España y Reino Unido. El vendedor era Gustavo Cisneros, otro de los principales multimillonarios venezolanos.

Algún prohombre romano sostenía que el dinero no huele, lo que es seguro es que para algunos no tiene ideología. Luis Alfonso de Borbón, reconocido franquista, lleva tres lustros viviendo del dinero amasado por su suegro, cuyos negocios florecieron durante los años de Gobierno de Hugo Chávez.

Luis Alfonso de Borbón es desde hace cuatro años presidente de honor de la Fundación Francisco Franco, entidad cuya misión principal es hacer apología del dictador y general golpista. Cuando el Gobierno decidió exhumar en 2019 el cadáver que estaba en el Valle de los Caídos, acaparó el protagonismo público convirtiéndose en portavoz de la familia, que se oponía a su traslado. Entre otras afirmaciones, aseguró que el templo franquista representaba en realidad “la reconciliación de las dos Españas” y predijo que “la Historia castigará a quien profane este templo grandioso”, en referencia a la exhumación del cadáver de Franco.

Muchos años antes ya había mostrado públicamente sus inclinaciones ideológicas. En una entrevista en Paris Match en 2010 describió así a Franco, jefe de los militares sublevados que provocaron la guerra civil española en 1936 y posterior dictador durante cuatro décadas: «Creó la clase media española, plantó bosques, hizo lagos y carreteras, e impidió que el país entrara en guerra y que el comunismo se instalara. Evidentemente, se produjo la guerra civil, pero él no la había querido». En otras ocasiones ha acaparado titulares por sus declaraciones contra el matrimonio homosexual.

Luis Alfonso de Borbón también ha sido durante algunos años administrador de parte del patrimonio amasado durante décadas de expolio por su bisabuelo. Dos de las principales empresas creadas por la familia Franco para gestionar su herencia fueron Fiolasa SL y Sargo Consulting SL. Constituidas en 2002, al frente estaban dos consejeros delegados solidarios: Carmen Franco Polo, hija del dictador, y Luis Alfonso de Borbón. Y es que este, después de que falleciera su padre en un accidente de esquí y su madre se fuera a vivir a París con su nueva pareja, creció estrechamente ligado a su abuela. Hasta el punto de que lo eligió para administrar con ella esas dos empresas familiares cuando tenía 28 años. Luis Alfonso de Borbón dejó de ser consejero delegado de Fiolasa y de Sargo Consulting en 2006, un par de años después de su matrimonio con la hija del banquero de Chávez. Como administradora única quedó Carmen Franco hasta su muerte en 2017. Ella era también la presidenta de la Fundación Francisco Franco, puesto en el que le sucedió Luis Alfonso de Borbón.

Dada su ideología, no puede extrañar tampoco la buena relación que Luis Alfonso de Borbón mantiene con Santiago Abascal, el líder de Vox. Aunque su contacto más estrecho en el partido ultraderechista es su vicepresidente económico, Víctor González Coello de Portugal. Amigos desde la infancia, también han compartido negocios. Ambos fueron administradores solidarios de la empresa Servicio Integral del Taxi SL, constituida en 2010 y que fue liquidada cinco años más tarde.

Pero no es el único vínculo empresarial entre Luis Alfonso de Borbón y los negocios de los Coello de Portugal. En 2017, el bisnieto de Franco adquirió el 25% de las acciones de la sociedad Villalar 2001, administrada primero por la madre de Víctor González y después por un hermano.

Esa inversión la realizó Luis Alfonso de Borbón a través de una empresa que constituyó en Luxemburgo en 2016 denominada Mella SA, nombre idéntico a la que había creado cuatro años antes en Inglaterra. No tuvo una vida demasiado larga, ya que la compañía del Gran Ducado fue disuelta en 2020. En ese momento era accionista de Villalar 2001 y de otras dos empresas españolas: Reto 48 España 2015 SL y Spanish Influencers 2017 SL. La primera se dedica a la explotación de centros deportivos y sigue activa, la segunda se promocionó como “el primer portal español para unir a las empresas y la influencia de las celebrities”, pero su página web ya no está operativa (aunque la compañía sigue inscrita en el Registro Mercantil).

Existe un último vínculo público conocido entre Luis Alfonso de Borbón y los Coello de Portugal, según desveló la Cadena Ser. El primero es presidente y fundador de la asociación ultracatólica Cura Infirmorum et Natura-Seminare, que comparte sede con una empresa del vicepresidente de Vox y otras cuatro sociedades de su familia. La madre y un hermano de Víctor González también figuran entre los patronos y fundadores de Cura Infirmorum.


Lea completo aquí




Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *