El presidente Iván Duque mantiene esperanzas en la industria de la marihuana medicinal en Colombia pero no en la coca

El presidente de Colombia, Iván Duque, tiene grandes esperanzas en la industria de la marihuana medicinal en un país que lleva décadas librando una costosa guerra contra una droga diferente, la cocaína, según un reporte de Joseph Krauss para AP.

Pero en una entrevista con The Associated Press durante una visita a Israel, dijo que la promoción del cannabis con fines médicos y otros es «una historia diferente» a la cocaína, que entre otras cosas es terrible para el medio ambiente.

“Para plantar una hectárea de coca en Colombia, se destruyen dos hectáreas de selva tropical”, dijo. “La otra cosa es que para producir cocaína tienes una huella de carbono muy alta. Usas mucha gasolina, mucho cemento ”, y los productos químicos de procesamiento se tiran al bosque.

También están los capos asesinos de la droga, uno de los cuales fue capturado el mes pasado con una orden judicial estadounidense, la violencia de los carteles y los restos dispersos del grupo rebelde de las FARC que han luchado a pesar de un acuerdo de paz histórico alcanzado hace cinco años.

Pero recién salido de la cumbre climática de la ONU, donde Colombia se comprometió a ser carbono neutral para 2050, y la apertura de un centro de innovación colombiano en Jerusalén, Duque estaba ansioso por discutir cómo Colombia e Israel – autodenominados «naciones emergentes» – podría colaborar para hacer del mundo un lugar mejor.

“La innovación es probablemente la solución a la mayoría de nuestros problemas. Incluso aquellos creados por la innovación, todavía tendrán que ser resueltos por la innovación ”, dijo Avi Hasson, CEO de Start-Up Nation Central, que conecta a gobiernos y empresas internacionales con empresarios israelíes, y que organizó a Duque para un panel de discusión el martes.

Una oportunidad es el cannabis.

En julio, Colombia levantó la prohibición de exportar flores secas de cannabis. Duque dijo que su país está buscando aprovechar los derivados para todo, desde tratamientos médicos y producción de alimentos hasta cosméticos. “Estamos viendo una gran cantidad de inversión internacional llegando a Colombia”, dijo Duque, quien será reemplazado luego de las elecciones presidenciales del próximo año.

Israel podría echar una mano. La marihuana medicinal se legalizó hace años, y más de 100.000 israelíes, de una población de más de 9 millones, son usuarios autorizados. Israel aprobó las exportaciones de marihuana en 2019, convirtiéndose en el tercer país en hacerlo.

Israel cuenta con más de 110 empresas de tecnología de cannabis, principalmente en el sector de la salud, que han atraído casi $ 350 millones en inversiones desde 2015, según Start-Up Nation Central. Israel también se encuentra entre los mayores importadores de flores de cannabis medicinal.

Duque dice que hay una diferencia entre aprovechar los componentes beneficiosos de las drogas y eliminar la prohibición por completo.

“No usamos cannabis con fines recreativos. Lo estamos usando con fines médicos ”, dijo.

Para Duque, quien se presenta a sí mismo como un conservador de la ley y el orden, defender el cannabis en un país que ha sido el eje de la guerra contra las drogas liderada por Estados Unidos durante décadas es más que un poco fuera de lugar. Asumió el cargo denunciando cómo las drogas «destruyen» familias y como presidente firmó un decreto que prohíbe la posesión de drogas en espacios públicos, desafiando un fallo del máximo tribunal del país que permite a los colombianos portar pequeñas cantidades de marihuana, cocaína y otras drogas.

También está comprometido a reanudar la erradicación aérea de los cultivos de coca que están detrás de un aumento récord en la producción de cocaína, aunque los desafíos legales y las protestas de los agricultores en áreas remotas le han impedido lograr ese objetivo.

En los años transcurridos desde el acuerdo de paz, los rebeldes recién desarmados han abandonado las áreas remotas donde se refugiaron durante décadas bajo el dosel de la jungla. Los ganaderos, madereros, mineros, agricultores de subsistencia y grupos criminales se han movido al vacío, según un informe a principios de este mes del International Crisis Group.

Colombia perdió 747,000 hectáreas (2,885 millas cuadradas) de bosque durante los cuatro años que siguieron al acuerdo de paz de 2016, un área aproximadamente 10 veces el tamaño de la ciudad de Nueva York, según el Instituto Nacional de Estudios Ambientales. Eso se compara con aproximadamente 562,000 hectáreas (2,170 millas cuadradas) de pérdida de bosques en los cuatro años previos a 2016, cuando muchas partes del país donde las FARC estaban activas estaban fuera de los límites.

Colombia también se encuentra entre los países más peligrosos del mundo para los defensores del medio ambiente. Unos 65 fueron asesinados solo en 2020, lo que representa casi un tercio del total mundial de 227, según Global Witness , un grupo de derechos humanos.

Duque defendió su historial sobre el medio ambiente, señalando que creó el primer consejo nacional contra la deforestación del país, apoyó un proyecto de ley que aumenta las sanciones por delitos ambientales y se ha comprometido a cero deforestación para 2030.

En la cumbre de la ONU sobre el cambio climático en Glasgow, prometió convertir el 30% de la tierra del país en áreas protegidas al final de su administración. Los parques nacionales y las reservas administradas por el gobierno representan actualmente alrededor del 15% del territorio del país.

Culpó de los ataques a los defensores del medio ambiente a los cárteles, incluido el liderado por Dairo Antonio Úsuga, un narcotraficante conocido como Otoniel a quien Duque ha comparado con Pablo Escobar.

“Uno de los criminales más peligrosos del mundo, y especialmente en Colombia, que había ordenado el asesinato de líderes ambientales, era Otoniel, el capo que capturamos hace dos semanas”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *