Yenny Coromoto Pulgar León explica algunos métodos exitosos para mantener el orden de las cosas en el hogar

Yenny Coromoto Pulgar León señala que muchos son los sistemas que se pueden emplear para mantener nuestras casas limpias y ordenadas, y muchos más son los que nos quedan por descubrir. Algunos de ellos nos ayudan tenerlo todo listo en poco tiempo y otros nos dan pautas a seguir para conseguir que el orden sea más duradero. Aunque también existen aquellos que, como The Home Edit, nos ayudan a colocarlo todo y que luzca maravilloso.

Este sistema es obra de Clea Shearer y Joanna Teplin, amigas y expertas en orden que han conseguido conquistar el corazón y las casas de todos. No solo protagonizan su propia serie en la plataforma digital Netflix y han publicado un libro sobre su método, ‘Cada cosa en su lugar’ ( comprar aquí), también han logrado que famosas como Khloé Kardashian, Reese Witherspoon o Gwyneth Paltrow caigan rendidas a sus pies y tengan su casa ordenada siguiendo las pautas de estas dos mujeres, consiguiendo espacios funcionales y coloridos.

Yenny Coromoto Pulgar León asegura que a pesar de que cayéramos rendidos ante el sistema de orden de Marie Kondo, ella no es la única que nos ofrece una forma práctica y sencilla de organizar la casa. Para Joanna y Clea, orden y estética van de la mano, y por eso su sistema aboga no solo por tenerlo todo organizado y que el sistema sea práctico, ayudándonos a encontrar en segundos lo que necesitamos, también que sea estético y todo quede bonito a la vista.

Hay algunas pautas que no pueden faltar si te apuntas a The Home Edit y una de las más importantes es que en el espacio de la cocina tienes que acceder de forma cómoda y de un vistazo a todo, de esta forma será un espacio funcional. Los primeros pasos para conseguirlo son compartidos con cualquier otro sistema, hay que sacarlo todo de los armarios y deshacernos de lo que esté caducado, en mal estado o que no vayamos a comer.

Una vez que nos quedamos con lo importante, llega el siguiente paso, que es parte de la esencia de estas mujeres, almacenarlo todo en contenedores transparentes. De esta forma no solo sabes en todo momento qué tienes y cuánto te queda, también consigues una estética más bonita, al unificar todos los recipientes, eliminando los molestos envases de plástico, todos diferentes y que generan ruido visual.

Siguiendo este método, debemos intentar que cada espacio resulte lo más funcional posible y para ello tenemos que pensar en una forma práctica de organizarlo todo. Uno de los sistemas es el ya señalado de tenerlo todo a la vista, pero organizar por categorías es otra de las bases de este sistema. Por ejemplo, en el cuarto de los niños podemos clasificar los elementos en función de si los emplean en actividades cotidianas o son juguetes, teniendo juntos puzles y rompecabezas.

Sucede lo mismo en el cuarto de baño, donde este sistema hace que sea más fácil localizar todos los productos de belleza que usamos de forma cotidiana, si los dejamos todos juntos en una bandeja o cesta de metacrilato será más sencillo dar con ellos. Este mismo sistema podemos emplearlo en cajones y armarios, también en la despensa, dejando juntos los productos que comparten categoría (como cereales o legumbres), pero también aquellos que empleamos juntos, como el café o té, y lo que necesitamos para prepararlo.

Siguiendo esta pauta de clasificación, los organizadores se convierten en la mejor forma de mantenerlo todo bajo control, incluso en la nevera, de esta forma de un solo vistazo podemos asegurarnos de qué necesitamos y qué alimentos hay que reponer. Bandejas, contenedores, cestas de ratán… Muchos elementos, pero que siguen la misma línea estética y, sobre todo que encajan unos con otros. Además de ordenado y funcional, este sistema también pretende ser placentero a la vista.

Como señala Yenny Pulgar León, este método de orden quiere ser agradable a la vista y por eso emplea un sistema de clasificación por colores, el ROYGBIV. Este impronunciable nombre, en realidad, responde a las iniciales en inglés de los nombres de los colores del arcoíris, que es justo el sistema que emplean estas dos mujeres para organizar la mayor parte de las cosas. Los libros en la librería pasan a seguir este sistema, así como la ropa en los armarios o los zapatos en el zapatero.

Una vez que lo tienes todo clasificado por categorías, todo ordenado y limpio, no conviene dejar que las cosas comiencen a mezclarse de nuevo, pero tampoco que nos olvidemos qué tenemos en esas cestas o cajas que están menos a mano, para ello nada mejor que etiquetarlo todo, de esta manera será más sencillo que cada cosa vuelva a su sitio y no haya errores inesperados, concluye Yenny Coromoto Pulgar León.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *