La puerta giratoria que abrió negocios para el coronel Luis Augusto Piligra en Venezuela

Por Carlos Crespo
armando.info

Con la defenestración en mayo pasado del coronel Luis Augusto Piligra de la presidencia de la estatizada Lácteos Los Andes, parecía llegar a su fin un esquema de corrupción enquistado en la administración pública. Pero quien se remonte al paso de ese oficial por la presidencia de Bolipuertos en 2018 encontrará que la Caja de Ahorros del Ejército y una de sus filiales comerciales -una de las cuales el propio Piligra gerenció- sacaron provecho de influencias y un estatus legal dudoso para desde entonces hacer negocios en cuatro puertos nacionales, amparadas en el auspicio de Diosdado y José David Cabello.

Los puertos de Venezuela, un país que llegó a recibir un flujo considerable de importaciones financiadas con petrodólares —antes de que el chavismo quebrara la industria petrolera— han sido un campo de enfrentamiento entre diferentes intereses políticos y económicos. Entre estos, el representado por la Fuerza Armada Nacional (FAN) cuyo ámbito de influencia creció durante la autodenominada Revolución Bolivariana, y cuya estela siempre se percibió detrás de nombres de empresarios y compañías que gozaban de privilegios en las contrataciones navieras.

Pero los militares, finalmente, pasaron al frente. Desde 2017, y al amparo de la apertura que con pragmatismo el gobierno de Nicolás Maduro viene impulsando en determinados sectores de la economía, la incursión del componente armado en los puertos tomó una nueva forma: los militares crearon sus empresas y contrataron directamente con sus colegas que, ya desde antes, están al frente de Bolipuertos, la estatal a cargo de los atracaderos de todo el país.

Fue precisamente durante la presidencia del coronel Luis Augusto Piligra Jiménez en Bolipuertos, entre 2017 y 2018, cuando la Caja de Ahorros del Ejército atendió el llamado de Nicolás Maduro y decidió expandir su “gestión empresarial”, como lo denomina en su página web, con la creación de seis empresas en poco más de dos meses, entre el 21 de septiembre y el 30 de noviembre de 2017, de las cuales cinco están directamente relacionadas con el trabajo en los puertos.

Esta acelerada expansión empresarial a partir de la Caja de Ahorros del Ejército venezolano no concuerda con la naturaleza de estas instituciones que, de acuerdo con la Ley que rige su funcionamiento, son asociaciones civiles sin fines de lucro “de carácter social”, destinadas a fomentar el ahorro entre sus asociados.

El 18 de julio de 2018 se inscribió ante el Registro Nacional de Contratistas (RNC) una corporación que agrupa a todas las empresas relacionadas con la actividad portuaria: la Compañía Venezolana de Logística CVL-Caejerb, S.A (CVL-Caejerb). Sin embargo, el 16 de abril de 2018, tres meses antes de aparecer en este registro que faculta para contratar con el Estado venezolano, los representantes de esta empresa firmaron una “alianza estratégica” con Bolipuertos por un lapso de diez años para tener presencia en cinco patios de cuatro puertos venezolanos, de acuerdo con un documento de la gerencia de comercialización de Bolipuertos al que Armando.info tuvo acceso.

El coronel se montó en la puerta giratoria

La alianza se firmó cuatro días antes de que el coronel Piligra fuera sustituido en el cargo por el contralmirante de la Armada, Reinaldo Castañeda. No habían pasado cinco meses desde su separación de esa posición cuando, en septiembre de 2018, el propio coronel Piligra reapareció como vicepresidente y luego como “director general” de la CVL-Caejerb, la misma empresa con la que había pactado una alianza. Tanto en Twitter como en Instagram se le ve vestido de civil y usando lentes de sol, mientras recorre los patios que antes, con la gorra de Bolipuertos, asignó a la empresa cuya gorra pasó a llevar.

En la mayoría de las asociaciones estratégicas que Bolipuertos ha establecido con terceros de la empresa privada o pública, cuenta con una participación de 60% contra un 40% de la contraparte. Pero en el caso de la CVL-Caejerb la relación se acerca a la paridad: se asignó 51% a Bolipuertos y 49% al emprendimiento de los militares que, además, es el único que tiene presencia en cuatro puertos distintos: en los patios Charlie 9, 10 y anexos del puerto de La Guaira (estado La Guaira), el patio 18 del puerto de Maracaibo (estado Zulia), el patio 2 de Puerto Cabello (el principal de Venezuela, en el estado Carabobo), y el patio 16 del puerto de Guanta (estado Anzoátegui).

Entre las funciones que concede el acuerdo se señala la de “optimizar el servicio de almacenamiento”, con lo que en la práctica el Gobierno revirtió la ocupación de los almacenes, y de las empresas que los administraban bajo concesiones, que ejecutó en 2009 con la creación de Bolipuertos. También concede al socio de Bolipuertos otras atribuciones como el “manejo de contenedores llenos y vacíos, trasiego de carga, reparación de contenedores, consolidación y desconsolidación de carga, agenciamiento aduanal, cabotaje nacional”, entre otras.

Esto le permitió a CVL-Cajaejerb ofrecer, a través de sus redes sociales, servicios a clientes privados de almacenamiento de contenedores en los patios que administran, de llenado y  traslado de estos contenedores, así como de representación ante la autoridad aduanera, un servicio en el que tienen la ventaja, sobre otros competidores, de haber sido funcionarios en en las instituciones que procesan estos trámites.

El coronel dejó su cargo en Bolipuertos el 20 de abril de 2018. En algunas versiones de prensa se indicó que su salida se debió, precisamente, a presuntas irregularidades en el otorgamiento de estas asociaciones con empresas privadas. El pasado 14 de mayo el fiscal designado por la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, anunció la detención de Piligra a quien acusó de poseer yates, aviones, vehículos de alta gama, apartamentos de lujo y fincas.

Saab indicó que desde la presidencia de la empresa estatal Lácteos Los Andes, cargo para el que fue designado en agosto de 2019, Piligra creó una red de empresas privadas, presididas por familiares y amigos, que fueron favorecidas en las contrataciones públicas. Entre las empresas proveedoras de la estatal estaban: Corporación AA Hidalgo & Urdaneta C.A, cuyo representante legal era su hermano; Novedades Miguel García 2019 C.A, propiedad de su hermana y de su pareja sentimental Amelys Aracely Cabrera Gómez, quien resultó detenida y que también era propietaria de La Fonda de Helenmar C.A, que vendía alimentos a la compañía.

Señaló que el funcionario tenía un hato de nombre Villa La Estancia, de una gran extensión, en el estado llanero de Apure, en el suroccidente de Venezuela, y que a través de las empresas La Fonda de Helenmar C.A. y Comercializadora Hermanos Correia era propietario de un bodegón en el municipio Chacao -cantón comercial del noreste de Caracas, que aloja torres de oficinas y urbanizaciones de clase media y alta- llamado La Esquinita Gourmet. Se presume, además, que usaba la materia prima y las instalaciones de la empresa estatal para empaquetar una marca de leche en polvo, llamada Villa La Estancia, que es de su propiedad.

Por algo hay hasta un Puerto Cabello

Como en otros sectores públicos estratégicos, los puertos son escenario de la distribución de cuotas de poder y pugnas dentro del chavismo. En los tiempos de Chávez estos fueron controlados por los hermanos Diosdado y José David Cabello, desde la época en que Diosdado Cabello se desempeñaba como ministro de Obras Públicas (2008-2010) y los puertos estaban adscritos a ese despacho. Posteriormente pasaron a ser regidos por el Ministerio de Transporte. Por aquellos años la familia Cabello era considerada la segunda más poderosa, después del propio Hugo Chávez, una clasificación que ahora está en proceso de cambio con el ascenso de los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez.

La época dorada del auge de los Cabello data de 2008, cuando José David Cabello pasó a ocupar, por primera vez, la superintendencia del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat). Aunque ha tenido breves pasantías por otros cargos, Cabello volvió a la jefatura del Seniat, donde se mantiene hasta hoy. Ambos hermanos fueron sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en mayo de 2018, bajo acusaciones de “lavado de dinero, malversación de fondos estatales y otras actividades corruptas”.

Hasta el momento de su detención, el coronel Piligra fue ampliamente favorecido por los hermanos Cabello. Durante la gestión de José David Cabello al frente del ministerio de Industrias, el oficial del Ejército fue designado como presidente de la estatal Venalum, director suplente del Complejo Siderúrgico Nacional, director principal de CVG Alcasa y director principal de Maderas del Orinoco, industrias básicas pertenecientes a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), un holding estatal venezolano al sur del país, conformado por un complejo de industrias dedicadas a la explotación de materias primas.

Durante su presidencia en Bolipuertos, Piligra también tuvo contacto frecuente con José David Cabello, que seguía en su cargo de superintendente del Seniat. Las fotos de Piligra junto a los dos hermanos en medios y redes hicieron que Diosdado Cabello se sintiera obligado a desmarcarse públicamente del coronel, luego de que este fue detenido. “A ningún funcionario lo ponen en un cargo para que se enriquezca. Esta persona, más miserable aún, cuando la corrupción es en los alimentos. Nuestra condena absoluta”, dijo en su programa semanal, Con el Mazo Dando, transmitido por el canal estatal VTV todos los miércoles en la noche.

A pesar de su protagonismo en las redes sociales, Piligra no figura en las juntas directivas de la CVL-Caejerb que están en los documentos de registro de la empresa, aunque en las cuentas de Twitter e Instagram se le identifica como “director general” de la compañía y hasta firmó contratos en nombre de esta. Así lo registra la cuenta de Instagram el 19 de mayo de 2019, en donde aparece una foto de Piligra firmando un acuerdo con Venalum, la empresa estatal que también presidió el coronel, para que la compañía del Ejército preste “apoyo logístico” en la reductora de aluminio.

Los directivos que aparecen formalmente en los papeles también son personas cercanas a los Cabello. La primera junta directiva, nombrada en 2018, estuvo presidida por el exministro de Alimentación, el General de División Yván José Bello Rojas, quien era la máxima autoridad de la compañía en el momento de la firma de la alianza con Bolipuertos en 2018.

Bello Rojas duró poco más de seis meses frente al despacho de Alimentación, entre el 2 de septiembre de 2014 y el 25 de marzo de 2015. Bajo su gestión, el 17 de octubre de 2014, fue designado Gustavo Cabello Canales, primo de los hermanos Cabello, como director suplente en la junta directiva de la Corporación de Alimentos y Servicios Agrícolas (CASA).

Al salir tan abruptamente del ministerio de Alimentación, otro despacho clave dominado por autoridades que vienen de la Fuerza Armada, fue el Superintendente del Seniat, José David Cabello, quien lo reintegró rápidamente a la administración pública al designarlo como director de su despacho, como lo indica la Gaceta Oficial número 40.683 del 16 de junio de 2015. Actualmente el general es el jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) —una suerte de protectorado militar sobre la autoridad civil— del estado Amazonas, una región selvática del sur de Venezuela que limita con Brasil y es teatro de operaciones para la subversión guerrillera colombiana y la minería ilegal.

El puesto suplente de la presidencia de la CVL-Caejerb fue ocupado en 2018 por la coronel Ludmila Dritdalia Urbano Gutiérrez, quien fue consultor jurídico del Ministerio de Alimentación cuando Bello era ministro en 2014, y que luego también estuvo como oficial ocupando un cargo en el Seniat en la misma época que Bello.

El 26 de agosto de 2019 fue cambiada la junta directiva de la CVL-Caejerb. Las nuevas autoridades de la empresa dejaron menos dudas sobre la cercanía de esta con los hermanos Cabello. Como nuevo presidente fue nombrado el General de Brigada Ramón Rafael Campos Cabello, primo de ambos.

Campos Cabello fue designado como presidente de la Red de Abastos Bicentenarios el 1 de junio de 2017 y participó en el proceso de privatización de esa cadena de abastos populares en tono con las nuevas directivas económicas. El 9 de noviembre de ese año firmó un decreto con el que se constituyó el comité de licitación para la “venta y permuta de bienes públicos” que abrió la puerta para que la empresa Salva Foods 2015, controlada tras bastidores por Alex Saab, se hiciera con los locales de la cadena estatal de expendios de alimentos, como lo informó Armando.info.

Campos Cabello también fue presidente del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (Ipsfa) cuando Diosdado Cabello era gobernador de Miranda. Rafael Guzmán, quien ocupó el cargo de procurador regional en esa entidad durante la gestión del opositor Henrique Capriles, formuló acusaciones sobre presuntos manejos irregulares entre el director del Ipsfa y su hermano Luis Alfredo Campos Cabello, quien entonces era jefe del despacho de Miranda, en las contrataciones que realizó la gobernación.

Lea completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *