Niegan libertad bajo fianza al empresario de Miami Jorge Nóbrega, acusado en los Estados Unidos de violar sanciones a Venezuela

A un empresario de Miami acusado de prestar servicio a la flota de aviones de combate rusos de Venezuela en violación de las sanciones de Estados Unidos se le negó la libertad bajo fianza, ya que un juez federal determinó que era un riesgo de fuga debido a sus amplios vínculos con el ejército del país sudamericano.

Jorge Nobrega admitió haber estado en varias bases aéreas venezolanas, haber volado en aviones militares y tener amigos dentro del ejército en su reciente arresto, dijo un fiscal federal en una audiencia de acusación el miércoles.

Según un reporte de Joshua Goodman para AP, el caso contra el previamente desconocido Nobrega, que según los fiscales probablemente incluirá cargos de lavado de dinero, se destaca de un grupo de otras investigaciones criminales en curso centradas en la corrupción en Venezuela porque es uno de los primeros en investigar los tratos de las fuerzas armadas venezolanas, un tablón clave de apoyo al presidente Nicolás Maduro.

También es probable que arroje luz sobre cómo el gobierno socialista de Maduro comenzó a depender de Tipco Asphalt, que cotiza en bolsa en Tailandia, un antiguo comprador del petróleo crudo del país, para realizar pagos en todo el mundo una vez que las sanciones de Estados Unidos impuestas en 2019 le cortaron el acceso a los mercados occidentales. bancos.

Nobrega, después de su arresto el domingo en el aeropuerto internacional de Miami, habló durante más de dos horas con investigadores del Departamento de Seguridad Nacional y reconoció haber recibido dos pagos en marzo de 2020 de Tipco, dijo el fiscal Kurt Lunkenheimer en la corte.

Más de 2,4 millones de euros (2,8 millones de dólares) supuestamente fueron transferidos entre marzo y julio de 2019 de Tipco a una cuenta bancaria en Portugal a nombre de la empresa de Nobrega, Achabal Technologies, según investigadores federales. De esa cantidad, la mayor parte se transfirió a las cuentas estadounidenses de Nobrega. Pero alrededor de 1 millón de euros en el banco portugués sigue sin contabilizarse.

«Podría tener los medios para vivir bien fuera de Estados Unidos si tuviera que huir», argumentó Lunkenheimer.

La jueza Jacqueline Becerra estuvo de acuerdo y dijo que sus vínculos con el gobierno de Venezuela y el hecho de que él tuviera una esposa de hecho y dos hijos menores viviendo en Venezuela también fueron un factor en su decisión de rechazar una solicitud de libertad bajo fianza que incluía ofrecer como garantía dos Miami. apartamentos, así como una casa en Orlando que aún posee con su ex esposa.

Negaron fianza al empresario de Miami Jorge Nobrega. Un juez dijo que sus amplios vínculos con el Ejército de Venezuela lo convierten en un riesgo de fuga. Un agente federal dijo que Nobrega admitió después de su arresto haber recibido dos pagos de Tipco en marzo de 2020 por el trabajo que realizaba para el Ejército venezolano.

Joshua Goodman

La denuncia penal y la declaración jurada contra Nobrega alegan que su compañía de Miami vendió al ejército de Venezuela una espuma supresora para aislar los tanques de combustible de su avión de combate Sukhoi y evitar que explotaran bajo el fuego enemigo.

En una reunión grabada con un informante no identificado, Nobrega presuntamente se jactó de reunirse con el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, y comparó la técnica con una forma de «diálisis» que le ahorraría a Venezuela el gasto de enviar la flota a Rusia para su reparación.

Supuestamente, la empresa petrolera estatal venezolana PDVSA le pagó por su trabajo a través de Tipco.

Una investigación de Associated Press el año pasado reveló cómo Venezuela había estado confiando en Tipco para mitigar el impacto de las sanciones estadounidenses. A cambio de grandes descuentos en los envíos de crudo, Tipco pagaría las obligaciones de PDVSA y deduciría los montos de lo que le debía al gigante petrolero venezolano, según registros obtenidos por AP.

Tipco no figura como acusado en la denuncia penal. Pero un investigador del Departamento de Seguridad Nacional, citando informes de AP, identificó a la empresa tailandesa como el «blanqueador de dinero externo» que «colaboró» con PDVSA para mover cientos de millones de dólares en nombre del gobierno socialista de Venezuela.

Las sanciones de Estados Unidos contra el gobierno de Maduro hacen que sea ilegal que las empresas estadounidenses, y quienes las ayudan, hagan negocios con PDVSA, excepto con una licencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Además, cualquier exportación de equipos o servicios militares requiere la aprobación del Departamento de Estado, que Achabal no tenía.

Los documentos obtenidos por AP muestran que Achabal recibió tres pagos por un total de más de $ 3.6 millones a través de Tipco entre febrero de 2019 y marzo de 2020. Otros dos proveedores registrados en EE. UU. No afiliados a Nobrega recibieron $ 4.1 millones adicionales de la misma manera, según los mismos registros.

Los documentos (facturas, contratos, registros de envío y recibos de transferencias) fueron entregados a AP por un exconsultor de PDVSA ubicado fuera de Venezuela bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Nobrega, un venezolano-estadounidense con doble nacionalidad, estableció Achabal en la década de 1990. La compañía incluye como su dirección en el registro corporativo de Florida un pequeño almacén cerca del aeropuerto internacional de Miami identificado por un cartel gigante para otra compañía. Varias otras empresas también están registradas en la misma dirección.

No hay indicios de que Tipco supiera qué servicios estaba brindando Achabal a Venezuela, incluso cuando actuó como intermediario financiero, lo que permitió a la empresa evadir el cumplimiento de las sanciones.

Pero los investigadores obtuvieron documentos que sugieren que Achabal intentó ocultar sus tratos con Venezuela, en un momento presentando órdenes de compra de un proveedor australiano especializado en equipos de manejo de combustible para justificar más de $ 800,000 en dos transferencias a la cuenta bancaria de Achabal en Portugal.

“La policía desconoce si estos documentos de respaldo reflejan tratos comerciales reales y Nobrega los está reutilizando para justificar las transferencias electrónicas, o si fueron completamente inventados”, dijo el agente federal en su declaración jurada.

Tipco no respondió a una solicitud de comentarios sobre la denuncia penal.

Pero el presidente ejecutivo Chaiwat Srivalwat, en un correo electrónico a AP el año pasado, dijo que cualquier pago a terceros a pedido de PDVSA «correspondía estrictamente» a sus compras de petróleo de Venezuela.

«Tipco es un cliente de PDVSA, no del banco central venezolano», escribió Jean-Pierre Pastor, representante de Tipco en Venezuela, en negrita y subrayado en un correo electrónico a PDVSA en enero de 2020 quejándose de las frecuentes solicitudes de pago a sus proveedores.

«Tipco trató todo lo posible para ayudarlo en este período difícil», agregó Pastor, hermano del antiguo miembro de la junta de Tipco, Jacques Pastor, quien también se ha desempeñado como director de la oficina de Asia-Pacífico para el principal accionista de Tipco, el constructor de carreteras francés. Colas. «Esperemos que no lo olvide».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *