Laurentino Cortizo, el presidente que fue acusado de haber falsificado un testamento para quedarse con la herencia de sus hermanos

Mucho antes que Laurentino Cortizo se convirtiera en presidente de Panamá e incluso antes que fuera precandidato en el año 2018, por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), a la máxima jefatura del país centroamericano, había sido denunciado y acusado por algunos de sus hermanos de intentar despojarlos de la herencia dejada por su fallecida madre, supuestamente mediante la alteración y falsificación del testamento.

“Qué se puede esperar de alguien que antes de ser presidente fue acusado de haberse quedado con la herencia de sus hermanos falsificando un testamento”, ha comentado una persona familiarizada con el asunto.

En 2016 Laurentino Cortizo Cohen libró una batalla con algunos de sus hermanos ante el Órgano Judicial de Panamá por la herencia de su madre, según se desprende de una querella presentada y que fue tramitada por la Corte Suprema de Justicia del país centroamericano.

La querella fue interpuesta por Dorinda Cortizo y Moisés Cortizo Cohen por la supuesta comisión del delito contra la fe pública y contra el patrimonio económico, pues alegaron que fueron excluidos ilegalmente en el testamento que dejó su madre, Esther Cohen de Cortizo, al morir en 2009.

De acuerdo con la querella, “Laurentino Cortizo, Roy Cortizo y Raúl Cortizo, presentaron un proceso sucesorio, con un testamento cuya existencia desconocían los demás hermanos y que distorsionaba la tan reiterada forma en que la señora Esther Cohen de Cortizo en vida, señalaba cómo serían repartidos los bienes de la misma, que incluso, fue atendida por nuestra representada, Dorinda Cortizo, hasta el día de su muerte, sin que aquélla le manifestara algún tipo de variación a su voluntad”, señaló uno de los recursos legales interpuestos por la firma de abogados G&B Law Firm.

Como elemento de sustento, Dorinda Cortizo y Moisés Cortizo Cohen presentaron una declaración notarial de Martha Lineth de González que señaló que no firmó como testigo en el testamento abierto suscrito por la señora Esther Cohen de Cortizo. De acuerdo con la querella, González dijo que no es su firma la que aparece en el documento y testamento. Los denunciantes aportaron un análisis grafólogo y grafocrítico, rendido por Armando Gaitán, en el cual señaló que la firma de Martha Linteth González, tenía “características diferentes a las observadas”. Dorinda Cohen estableció en su denuncia que luego de la muerte de su madre, su hermano (Laurentino Cortizo) le insistió en que fuera a una reunión en una de sus empresas familiares para darle copia del testamento. Aseveró, dentro de la querella, que desde que ella vio el documento, “dudó de la firma de su madre, por ello solicitó las certificaciones ante las notarias correspondientes y que se verificara si su madre había dejado testamento o no”.

Dorinda Cortizo y Moisés Cortizo Cohen acusaron a Laurentino Cortizo y a sus otros dos hermanos de haberse valido de firmas falsas para quedarse con la herencia de su madre.

Desestimiento

A mediados del mes de septiembre del año 2018, a pocos días de las elecciones primarias del Partido Revolucionario Democrático (PRD), el entonces precandidato presidencial Laurentino “Nito” Cortizo Cohen se quitó el reclamo que le tenían dos de sus hermanos por la supuesta comisión del delito contra la fe pública y contra el patrimonio económico, pues estos alegaban que fueron excluidos ilegalmente en el testamento que dejó su madre, Esther Cohen de Cortizo, al morir en 2009.

Sin embargo, no se supo de inmediato si el repentino desistimiento de sus hermanos suspendía un proceso penal que se entabló tras la querella penal en contra del Cortizo en 2016, señalado del supuesto delito de haber falsificado la firma de una persona en una escritura pública para hacerse de una herencia.

El 5 de septiembre de 2018, a pocos días de las elecciones primarias del PRD, Dorinda y Moisés Cortizo presentaron una “solicitud especial” para el desistimiento por una denuncia que tanto habían peleado legalmente. Los hermanos mantienen una disputa por la herencia familiar.

No hubo un pronunciamiento del juzgado o del Ministerio Público de si el caso fue cerrado o siguió investigando de oficio, pues hay señalado un supuesto delito de falsificación contra una escritura pública, en la que no se conoce bien que el hoy mandatario hubiera o no participado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *