Bancos son llamados a comparecer ante la justicia suiza

El 17 de diciembre, la Procuraduría General de la República (MPC) anunció han presentado su acusación contra Credit Suisse. El segundo banco más grande del país es criticado por no haber tomado todas las medidas necesarias para evitar el lavado de activos pertenecientes a una poderosa organización criminal búlgara. El banco es punible según el artículo 102 del Código Penal, que permite condenar a una empresa si no ha logrado prevenir delitos como el blanqueo de capitales o la corrupción.

Según un reporte de Federico Franchini para Swissinfo, desde su introducción en 2003, esta disposición, que prevé una sanción máxima de cinco millones de francos, se ha aplicado unas diez veces. Se han sancionado multinacionales como Alstom, Stanford Group, Odebrecht, KBA NotaSys, Dredging International, Nitrochem, Andrade Gutierrez o Gunvor, pero nunca un banco. Además, todas estas sentencias fueron dictadas mediante orden penal, una especie de acuerdo entre el fiscal federal y la empresa, por el cual esta última admite los hechos y acepta la posible multa, decomiso o reclamo de indemnización, lo que evita tanto el riesgo de una demanda y demasiada exposición a los medios.

En el caso de Credit Suisse, el banco no quiso celebrar tal acuerdo. En un comunicado de prensa, rechaza las acusaciones, diciendo que «defenderá su posición con determinación». Si los jueces aceptan la acusación, se llevará a cabo el juicio. Pero el gran banco no sería el primero en acabar en el banquillo del Tribunal Penal Federal (TPF).

En cuanto al banco Falcon, el juicio está previsto para el 24 de marzo. Tanto el banco como Eduardo Leeman, su director general de 1997 a 2017, se esperan en Bellinzona como acusados. El exlíder está acusado de haber lavado decenas de millones de euros a favor de Khadem al-Qubaisi. Este último, un ex director gerente del fondo soberano de Abu Dhabi, también es objeto de una investigación en un procedimiento separado sobre el fondo malasio 1Malaysia Development Berhad (1MBD). Según el MPC, el dinero que habría blanqueado Eduardo Leeman lo obtuvo Khadem al-Qubaisi mediante una gestión fraudulenta, lo que habría provocado un perjuicio de casi 150 millones de francos a una filial del fondo de Abu Dhabi.

Como se mencionó, además del exdirector general -que rechaza las acusaciones-, el propio banco, cuyo principal accionista es precisamente el fondo soberano de Abu Dhabi, se encuentra en el banquillo. Según los informes, Falcon no ha cumplido con su deber de supervisar eficazmente las relaciones comerciales de riesgo. El instituto con sede en Zúrich tampoco habría evitado los conflictos de intereses: Khadem al-Qubaisi era tanto un cliente importante del banco como el presidente de su junta directiva. Contactado por swissinfo.ch, un funcionario de comunicaciones dijo que «Falcon niega las acusaciones del MPC y defenderá sus intereses en los tribunales».

La fecha es histórica: por primera vez en Suiza, el Tribunal Penal Federal evaluará la responsabilidad penal de un banco. Ya en 2018, el MPC envió al TPF una acusación que involucraba a un banco, pero los jueces se la devolvieron al remitente. El caso se refería al banco Höttinger (ahora en liquidación) y su subsidiaria Ticino, involucrados en un caso de malversación de fondos por valor de varios millones en las cuentas del Ministerio del Interior italiano. Luego, los cargos se retiraron en 2019.

«El hecho de que, por primera vez, un caso de esta importancia que concierne a una empresa sea objeto de un juicio público y no sea resuelto por un decreto de acusación constituye un elemento positivo para la transparencia de la justicia», entusiasma Katia Villard. investigadora del Centro de Derecho Bancario y Financiero de Ginebra y profesora de la Universidad de Lake Geneva. Auteure d’une thèse de doctorat sur la responsabilité pénale des entreprises, elle souligne que la discrétion qui entoure les fameux décrets d’accusation était un des points critiqués par les experts de l’OCDE dans leur dernier rapport sur la Suisse et la lutte contre la corrupción. «Si bien es efectivo, el decreto de acusación tiene como objetivo principal resolver casos menores y no garantiza la transparencia necesaria que solo un juicio público puede brindar», agregó.

Katia Villard seguirá de cerca lo que ocurrirá en Bellinzona el próximo mes de marzo: “Será muy interesante ver cómo se interpretará el artículo 102 del Código Penal, que es la norma para la imputación a una empresa de delitos cometidos por sus empleados. la acusación, la defensa y en última instancia la corte, en un contexto donde los hechos son controvertidos ”.

Para el perito, el punto central de este juicio -y de los que seguirán- será la forma de considerar la correlación entre el imputado de blanqueo de capitales y el banco: “Si bien en teoría, la condena del ex empleado no. ‘no es condición para el reconocimiento de la responsabilidad penal de la empresa, se puede condenar por no haber impedido actos de blanqueo de capitales internamente sólo si se puede probar que un empleado cometió intencionalmente tales actos. De hecho, el blanqueo de capitales negligente no existe en el derecho penal suizo «.

Así, la condena de la persona física (el ex director general en el caso de Falcon) es un paso necesario para establecer la responsabilidad penal del banco. Pero eso no es suficiente: aún será necesario demostrar un defecto de organización interna en el momento de los hechos.

En el caso de Credit Suisse, también hay un cargo doble: contra el banco y contra un ex empleado. Por tanto, no es casualidad que el gigante bancario, además de rechazar formalmente las acusaciones en su contra, también se diga “convencido de la inocencia de su ex colaborador”. Grégoire Mangeat, abogado del ex empleado, proclama la “total inocencia” de su cliente, a quien considera una especie de chivo expiatorio. «Que el MPC intente condenar a un empleado sin formación bancaria o universitaria por hechos aprobados, practicados o incluso alentados por un conjunto de superiores jerárquicos, todos varones, con títulos y muchas veces más de veinte años de experiencia en el mundo bancario, es contra la ley; incluso es bastante repugnante «.

En noviembre de 2016, Michael Lauber, entonces Fiscal General de la Confederación, dijo en una entrevista a diario, Le Temps, su deseo de enjuiciar de manera más sistemática a los bancos y empresas involucradas en casos de corrupción y lavado de dinero. Un cambio de ritmo destinado a “proteger el centro financiero suizo” en un momento en el que siguen saliendo a la luz los escándalos internacionales que involucran a los bancos suizos (1MBD, Petrobras, FIFA, etc.). Esta estrategia implica una aplicación más coherente del artículo 102 del Código Penal.

Como resultado, hemos visto más investigaciones de este tipo y más condenas. Además de los casos que ya están en juicio, el MPC informa a swissinfo.ch que las investigaciones en curso contra las empresas «suman una veintena». Entre los casos más importantes, podemos citar las investigaciones contra el gigante de las materias primas Glencore, la multinacional SICPA con sede en Vaud y las tres filiales en Friburgo del gigante holandés SBM Offshore.

También se están llevando a cabo otras investigaciones contra los bancos: PKB, J. Safra Sarasin y Banque Cramer, sospechosos de no haber evitado el lavado de dinero en el contexto del escándalo brasileño de Petrobras. También está Lombard Odier, por su presunta implicación en el caso de los fondos de la hija del fallecido dictador uzbeko Islom Karimov y la ahora en quiebra BSI por hechos relacionados con el fondo 1MBD de Malasia.

El futuro cercano dirá si esta estrategia deseada por el ex Fiscal General fue la elección correcta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *