William Hernández Cova, un Mayor del Ejército entre los mayores contratistas del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales

Compartir

Por Roberto Deniz
armando.info

Una red de empresas propias y de familiares convirtió al Mayor del Ejército William Hernández Cova en uno de los principales contratistas del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). Más de 250 contratos cayeron de su lado durante la década en que esa institución estuvo dirigida por otro colega militar, el General Carlos Rotondaro Cova. Aquello fue el inicio de una expansión que no cesa, a contravía del desplome económico del país, y que ha colocado al grupo empresarial a la cabeza de una compañía petrolera en Colombia, de una clínica privada y hasta de bodegones en el este de Caracas, entre otros negocios.

Parece una ironía, pero un Mayor del Ejército destaca entre los mayores contratistas del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). Se llama William José Hernández Cova, egresado de la Academia Militar en 1985. A diferencia de algunos compañeros de promoción que saltaron a la administración pública con la autodenominada Revolución Bolivariana, como el cuestionado Carlos Osorio Zambrano, dos veces ministro de Alimentación y ahora a la cabeza de la Corporación Venezolana de Minería, o el exministro de Interior y Justicia y actual constituyente, Pedro Carreño, el camino de Hernández Cova fue temprano el de los negocios.

Lo que comenzó con las contrataciones públicas mediante empresas propias y de familiares cercanos, ahora es toda una red de compañías igualmente emparentadas que incluyen una clínica y bodegones en el este de Caracas, sociedades en Panamá, Estados Unidos y Reino Unido y hasta una firma colombiana en el competido sector petrolero: Atina Energy Services.

La oficina principal de Atina Energy Services está en Bogotá y se desprende de Atina Energy Services Corp, registrada en Panamá. Aunque creadas en 2009 por una familia ítalo venezolana, pasaron a formar parte del extenso grupo empresarial de William Hernández Cova en 2014. Como en casi todas sus compañías, allí comparte directorio con su esposa, Rosmilar Ceballo Montilla, y su cuñado, Antonio Parada Montilla.

El Mayor Hernández Cova cambió el uniforme de militar por el de empresario, al salir de Cavim en el año 2000. En los negocios lo acompañan su esposa, Rosmilar Ceballo, y su cuñado, Antonio Parada.

William Hernández Cova (de.)

Precisamente, ellos tres alternan sociedad y puestos directivos en un pool de empresas que durante años acumularon centenares de contratos con distintos organismos públicos en Venezuela, pero especialmente con el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), durante los diez años que estuvo presidido por otro militar: el General de División Carlos Rotondaro Cova. Entre 2007 y 2017 siete compañías del grupo se repartieron 271 contratos con la institución sobre la que descansa buena parte de la cobertura y asistencia sanitaria de la población venezolana, de acuerdo con el Registro Nacional de Contratistas (RNC).

Rotondaro Cova abandonó las filas del chavismo en 2017 y dos años después salió al exilio; el país también viró de la bonanza petrolera al colapso económico; pero en ese mismo lapso, los negocios del Mayor William Hernández Cova no dejaron de crecer y diversificarse. A finales de octubre de 2019, por ejemplo, inyectó 2,38 millones de dólares a Atina Energy Services, la sucursal colombiana de la compañía petrolera, con lo que el capital total se elevó a casi 14 millones de dólares, según se comprueba en los documentos de registro. Con ello, entre otras iniciativas gerenciales, busca reflotar una empresa que está en “reorganización” en el marco de la Ley 1116, que en Colombia regula la protección a compañías en estado de insolvencia.

“Ser la empresa de mayor reconocimiento nacional y proyección internacional por la efectividad en la prestación de servicios integrados, con excelencia operacional, logrando la satisfacción de los clientes, innovando para la sostenibilidad”, proclama la web de la compañía como su misión.

El site asegura que tienen su base de operaciones en Barrancabermeja, una zona petrolera del noroeste de Colombia. Cuenta con maquinaria para la “perforación de pozos convencionales horizontales y multilaterales”, “unidades de fast move o auto ancladas”, así como tuberías y grúas de 60 toneladas, entre otros equipos.

Ahora Atina Energy Services tiene una sucursal en Caracas, en lo que parece un viaje de ida y vuelta de las empresas del grupo entre Bogotá y la capital venezolana. “En el sector petrolero mi esposa incursionó, ya que la empresa que adquirió se encuentra en Ley 1116. La tomó como un reto gerencial ya que los activos y todo para trabajar ya existían, y su valor fue residual”, explicó Hernández Cova en un cuestionario enviado a Armando.Info por escrito. Pero antes de sumergirse en los pozos petroleros, el grupo empresarial apostó por negocios donde siempre había cosas por hacer y rehacer: los hospitales venezolanos. Esa fue la plataforma de lo que vino después en un momento en el que a Hugo Chávez le sobraba la plata y cada tanto prometía ambiciosos proyectos.

Construcciones a la medida

William Hernández Cova fue comandante de un pelotón de paracaidistas entre 1991 y 1992, pero su verdadero salto llegó al reemplazar el uniforme verde oliva por el traje de empresario, después de un breve paso como jefe de compras de la Contraloría General de las Fuerzas Armadas, en 1998, y director de finanzas de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim) entre 1999 y 2000.

Con la compañía MPD Máster, Proyectos y Desarrollos, creada en Caracas en 2004, logró 85 contratos con entes estatales en trece años de operaciones, que van de 2005 a 2018. De ese total, 70 fueron con el IVSS y coinciden en fecha con el inicio de la presidencia de Carlos Rotondaro Cova, según consta en el Servicio Nacional de Contrataciones y su RNC.

Una suerte similar tuvo la compañía Atina Ingeniería, Procura y Construcción, perteneciente a Rosmilar Ceballo Montilla, ingeniero civil y esposa de William Hernández Cova. Consiguió un total de 70 adjudicaciones con organismos públicos, de las cuales 45 fueron con el IVSS, casi todos a partir de 2007.

Sin embargo, el número de contrataciones de esta compañía con el IVSS pudo ser mayor a lo que refleja la data del RNC. Un catálogo de Atina muestra que en 2009 estuvo a cargo de la “sala de conferencias de la presidencia” del IVSS y un año después, en 2010, del “comedor de la presidencia” del organismo en Caracas, dos proyectos que no están en el listado general del registro de contrataciones.

Estas dos empresas -MPD y Atina- tienen también en su haber obras de envergadura como el “nuevo hospital de Trujillo” y el Complejo Hemato-Oncológico y de Radiocirugía del IVSS, ubicado detrás del Hospital Domingo Luciani, en Caracas.

Desde 2015 hay una filial de Atina Ingeniería, Procura y Construcción en Bogotá. Pero su rastro en el sistema de contrataciones venezolano arroja otros datos interesantes. Antes de su vínculo con el IVSS, la empresa ejecutó trabajos en el Regimiento de la Guardia de Honor Presidencial y Cavim, entidades por donde pasó William Hernández Cova cuando todavía era militar. Además, acordó obras con el Instituto de Infraestructura del estado Mérida para la construcción del estadio de fútbol Metropolitano de esa ciudad para la Copa América de 2007, cuando Florencio Porras era gobernador de la entidad. Precisamente, Porras fue otro compañero de la promoción de 1985 de William Hernández Cova.

Otras cinco empresas del grupo familiar, con objetivos sociales disímiles, fueron usadas para obtener contratos con el Seguro Social. Ellas son: Build Master, Acierto Tecnológico, Victus de Venezuela, Constructora Ribelpa y Grupo Raycall. Entre todas suman 156 contratos más que también coincidieron con el período de Carlos Rotondaro en la presidencia del instituto.

Con Build Master suministraron al IVSS material de oficina, mobiliarios, uniformes y aires acondicionados; con Acierto Tecnológico se encargaron de la instalación de sistemas de seguridad con circuitos cerrados de TV y de monitores para estudios especiales; Constructora Ribelpa realizó otras obras hospitalarias. Entre tanto, con Grupo Raycall, de la que hay una homónima registrada en Reino Unido, y Victus de Venezuela, despacharon material médico quirúrgico, descartable y de radiocirugía, soluciones, medicamentos, productos de alimentación parental y enteral, y material de bioseguridad, entre otros rubros.

En el caso de Victus de Venezuela, consta que entre 2004 y 2012 la empresa recibió poco más de 82 millones de dólares preferenciales de la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), y en 2014 otros 8,8 millones adicionales vía Cencoex, la oficina que siguió en la administración del férreo control cambiario aplicado por el chavismo.

Pese a la preeminencia que tuvo el IVSS en las contrataciones públicas de sus empresas, William Hernández Cova resta importancia y descarta cualquier irregularidad. En la comunicación enviada a Armando.Info en ocasión de este reportaje asegura que en esa “relación comercial por más de 10 años”, con esa larga lista de adjudicaciones, cumplió la “ley que rige la materia”. Es enfático, además, a la hora de negar cualquier nexo familiar con el expresidente del Seguro Social, como han sugerido algunas versiones de prensa. “A pesar de que ambos tenemos el apellido Cova, no poseemos ningún vínculo familiar”.

Asimismo, rechazó las acusaciones que en 2018 realizó en su contra Winston Flores, diputado opositor a la Asamblea Nacional y ahora embajador en Bolivia del Gobierno interino de Juan Guaidó.  “El Sr. Flores es un irresponsable que realizó afirmaciones en contra del expresidente del IVSS y de mi persona, en las cuales señalaba que me habían adjudicado contratos de material de diálisis, ya que según el Sr. Flores yo soy familia del General Carlos Rotondaro. Ambas afirmaciones son falsas”.

En 2018, Flores había acusado a Rotondaro y otros funcionarios de haber “desfalcado” a la institución por una suma de 100 millones de dólares en complicidad con empresarios como William Hernández Cova.

En cualquier caso, queda claro que el grupo empresarial del Mayor Hernández Cova durante años estuvo entre las principales contratistas del sistema público de salud, junto a otros grupos como el favorecido por ex ministro de Salud Luis López, la cuestionada familia zuliana Rangel Barón, o el caso del militar Vicari Méndez.


Lea el trabajo completo aquí




Semanario El Venezolano. Madrid, del 03 al 16 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *