El profundo declive de Venezuela amenaza las joyas culturales de Caracas

Caracas alguna vez pareció un vistazo del futuro de América Latina.

Según un reporte de Tony Frangie Mawad y Andrew Rosati para CityLab en Bloomberg Businessweek, cuando los petrodólares ingresaron a Venezuela en las décadas de 1960 y 1970, la capital de la nación experimentó un auge de la construcción. Las carreteras rodeaban la creciente metrópolis, que contaba con una universidad llena de arte público y los rascacielos más altos de la región. Los grandes autos estadounidenses merodeaban por las calles, gracias a generosos subsidios al combustible, mientras se construían museos y teatros de clase mundial y complejos habitacionales administrados por el estado.

Pero cuando Caracas cumplió 454 años el 25 de julio, fue menos un motivo de celebración y más un recordatorio del cambio de fortuna de la ciudad. Una serie de crisis económicas se produjo en los años 80 después de que los precios del petróleo se derrumbaron y el gobierno acumuló deudas externas masivas, preparando el escenario para la elección del presidente Hugo Chávez en 1998 y el proyecto socialista conocido como chavismo . Después de la muerte de Chávez en 2013, Venezuela sufrió una agitación política y las sanciones económicas impuestas por gobiernos extranjeros a su sucesor , el autoritario presidente Nicolás Maduro, han acelerado el declive de la capital. Hoy en día, muchos de los espacios urbanos y tesoros arquitectónicos más queridos de Caracas han sido golpeados por años de crisis, mala gestión y amargas batallas políticas.

Con el gobierno venezolano aislado y en quiebra, Caracas se encuentra en un extraño estado de cambio . La infraestructura de agua y energía se está desmoronando, la gasolina es un lujo y 18 meses de bloqueos para combatir el Covid-19 han golpeado la vida de la ciudad. Aún así, las empresas se están abriendo a medida que las autoridades reducen los controles sobre el comercio y algunas partes de la ciudad están viendo esfuerzos para hacer arreglos cosméticos.

Una mirada cercana a varios de los hitos de Caracas hoy revela cuánto se ha desmoronado esta metrópoli de 3.5 millones de personas y cómo los residentes y líderes están tratando de preservar lo que pueden de su antiguo brillo.

Parque Central

Cerca del centro, esbeltas torres de hormigón y cristal azul coronan el enorme complejo Parque Central. Concebida como una ciudad dentro de una ciudad cuando fue diseñada y construida en la década de 1970, sus 10 edificios albergan más de 1200 apartamentos junto con todo, desde museos hasta escuelas primarias y peluquerías hasta piscinas.

“Fue como algo salido de Los Supersónicos ”, dice Enrique Fernández-Shaw, hijo de Daniel Fernández-Shaw, uno de los arquitectos del complejo.

Cuando se inauguró la última torre en 1983, las comodidades del Parque Central, incluidas las tolvas de succión de basura y las transmisiones en vivo de las cámaras de seguridad del vestíbulo, atrajeron a jóvenes profesionales de la emergente clase media de Venezuela. Cuatro décadas después, unas 15.000 personas todavía residen en el Parque Central, pero muchos dicen que están desesperados por irse. La contaminación del aire y las filtraciones de agua han manchado las fachadas de los rascacielos. Un incendio arrasó la East Tower en 2004 y algunas partes del edificio aún no están en pleno funcionamiento. Los robos son tan frecuentes que los residentes han cerrado pasillos y puesto candado algunas salidas de emergencia.

Muchos de los problemas de Parque Central se están gestando durante décadas. En lugar de una asociación de propietarios, es administrada por una corporación estatal que se encarga de hacer las reparaciones. “No tienes autoridad”, dice Jacobo Sarevnik, un arquitecto que vive en Parque Central desde 1980.

Museo de Arte Contemporáneo

Las instalaciones culturales del Parque Central también se han resentido. El Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, que alberga una colección que incluye obras de Warhol, Picasso y Monet, vio cómo su autonomía se reducía en las últimas dos décadas. En 2001, Chávez despidió al director del museo por televisión en vivo, y cuatro años después la institución perdió el control de sus principales funciones al quedar bajo el paraguas del Ministerio de Cultura. Desde entonces, el museo no ha podido crear su propio presupuesto ni recibir donaciones privadas sin la aprobación del estado. Su colección ha crecido poco desde entonces. Más preocupante, dicen los ex funcionarios, es que el mantenimiento del sistema de aire acondicionado se detuvo hace años, poniendo en riesgo obras insustituibles.

La seguridad también ha sido una preocupación. El año pasado, el personal del museo fue sorprendido robando dibujos de maestros modernistas venezolanos cuando intentaban venderlos a una galería local. El museo ha estado cerrado desde el comienzo de la pandemia, dejando a muchos temerosos de lo peor. “Nadie sabe lo que pasa adentro”, dice María Luz Cárdenas, ex directora de curaduría.

Museo de los niños

Una institución privada al otro lado del complejo Parque Central, el Museo de los Niños, también está tratando de mantenerse a flote. Conocido por cohetes colgantes, túneles psicodélicos y escaleras de arcoíris que conectan sus exhibiciones, el museo abrió en 1982 pero perdió fondos estatales en 2000. El crimen en el área ha asustado a los viajes de estudiantes, y aunque los boletos cuestan menos del equivalente a $ 1, eso hace que el museo sea inaccesible para muchos visitantes. Las visitas anuales se redujeron a 40.000 en 2019 desde más de 1 millón cuando abrió sus puertas por primera vez.

El flujo de donaciones privadas también se ha ralentizado, pero Mireya Caldera, directora del museo, ha logrado obtener algunos fondos. “Siempre hay gente dispuesta a ayudar”, dice.

Caldera, hija del expresidente Rafael Caldera, ha utilizado su red personal para atraer donaciones de empresas grandes y pequeñas y personas con recuerdos de infancia de la institución. El museo ahora transmite contenido educativo semanal, como videos científicos y lecturas de cuentos, a través de las redes sociales. “No vamos a llorar por todo esto”, dice Caldera. “Nuestra misión es educar”.

Teatro Teresa Carreño

Cerca del Parque Central, cruzando un puente peatonal sobre una de las principales avenidas de Caracas, se encuentra el Teatro Teresa Carreño, un edificio brutalista escalonado con arte cinético integrado en sus techos y cortinas de escenario. Diseñado por Dietrich Kunckel, Tomás Lugo Marcano y Jesús Sandoval e inaugurado en 1983, fue el espacio de arte más grande de América Latina hasta 2015 y el principal lugar de Venezuela para óperas, ballets y conciertos. Sus dos salas de conciertos han acogido a artistas desde Luciano Pavarotti hasta Dionne Warwick.

En estos días no hay actos de renombre, pero el teatro se ha convertido en un escenario frecuente de manifestaciones gubernamentales. “Los eventos políticos se transmiten más ampliamente que los artísticos, pero realizamos muchos eventos artísticos que simplemente no se transmiten”, dice Irving Peña, director ejecutivo del teatro.

El papel del teatro como sede de funciones estatales probablemente ayudó a mantenerlo en buenas condiciones: poco antes de que Teresa Carreño cerrara al público debido a Covid en 2020, los funcionarios lanzaron una renovación importante, instalando nuevos sistemas de aire acondicionado e iluminación. Desde mayo, el teatro ha sido supervisado directamente por la oficina del presidente, que está financiando gran parte de la restauración.

“Nuestras esperanzas se han hecho realidad; estamos recibiendo un gran apoyo en un momento muy difícil”, dice Peña.

Ciudad universitaria

Hace sesenta años, el arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva completó su proyecto urbanístico más ambicioso: la Ciudad Universitaria de Caracas. Una obra maestra modernista, el campus de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en el sureste de la ciudad fue concebido como una ciudad modelo en los trópicos. El complejo de 89 edificios, murales y esculturas fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000.

“Fue un proyecto futurista para el país que prometió mucho pero no terminó sucediendo”, dice Paulina Villanueva, profesora de arquitectura en la UCV e hija de Carlos Raúl Villanueva.

El campus fue creado como una “síntesis de las artes” para la universidad, que fue fundada en 1721 y es el alma mater de más de una docena de presidentes venezolanos. La UCV también ha servido durante mucho tiempo como escenario de la desobediencia civil, en parte porque, aunque pública, mantiene la independencia del gobierno federal. Pero durante las últimas dos décadas ha estado hambriento de financiación en medio de enfrentamientos con los socialistas gobernantes. El liderazgo de la universidad dice que la escuela ha recibido solo alrededor del 2% de su presupuesto solicitado para 2021.

Como resultado, gran parte del campus se ha deteriorado. Los techos de las aulas tienen goteras y los laboratorios están cerrados. Una pasarela cubierta diseñada por Villanueva para conectar los edificios colapsó el año pasado. En junio, la Facultad de Ciencias Políticas se incendió mientras la universidad estaba sin servicio de agua. Los bomberos no pudieron apagar el fuego.

Los corredores poco utilizados han sido ocupados por personas sin hogar de la ciudad. A principios de este año, los estudiantes publicaron videos que mostraban el Aula Magna, un auditorio con paneles acústicos en forma de nube diseñado por Alexander Calder, lleno de basura, heces y condones usados. El gobierno ha realizado modestos esfuerzos de limpieza. Hace unas semanas, los trabajadores públicos comenzaron a podar el césped y a arreglar canchas de baloncesto, en violación de la autonomía de la universidad.

Los profesores y el personal ganan salarios equivalentes a unos pocos dólares estadounidenses al mes, y alrededor de 2.000 profesores han dejado sus puestos, mientras que se estima que las tasas de deserción escolar llegan al 50%. Pero ex alumnos, estudiantes y personal se están uniendo para ayudar a UCV a sobrevivir. Sus campañas de recaudación de fondos han apoyado las operaciones de la Escuela de Arquitectura, han ayudado a pagar las reparaciones del museo zoológico y ahora se están utilizando para renovar el Aula Magna.

“Quienes decidimos quedarnos tenemos el deber de mantener abiertos estos espacios a pesar de las circunstancias”, dice Elizabeth Ball, profesora de dermatología, quien en marzo organizó una campaña de crowdfunding para dotar de materiales a un laboratorio y reparar equipos. “La gente quiere ayudar a la universidad porque dio educación gratuita a miles y miles de venezolanos”.

Metro de Caracas

Cuando el Metro de Caracas emprendió su viaje inaugural en 1983, fue anunciado como «la gran solución para Caracas», una ciudad congestionada por el tráfico que se derrama desde un estrecho valle. El metro abrió con solo ocho paradas en una línea que iba de este a oeste y estaba equipado con trenes de fabricación francesa de la compañía ahora conocida como Alstom, que produce vagones para el metro de París. A lo largo de los años, se expandió a 51 estaciones en una red de cuatro líneas por encima y por debajo de la ciudad, en puntos que viajan a casi 100 pies bajo tierra. Hasta 2014, sus trenes y el sistema de autobuses de enlace transportaban a unos 2,5 millones de pasajeros diarios por la Gran Caracas, según Metro Family, una organización sin fines de lucro que comprende ex trabajadores del transporte público que monitorea el metro.

El elegante sistema de transporte público a menudo se celebraba como la obra pública que más modernizó la capital de este petrosestado que, hasta hace poco, albergaba la gasolina más barata del mundo. Más allá de reducir los tiempos de viaje, vinculó a los residentes con vecindarios en los que, de otro modo, es posible que nunca hubieran pisado.

“El metro creó una especie de columna vertebral para la ciudad que no tenía antes”, dice Tulio Hernández, director de la Fundación de Cultura Urbana con sede en Caracas. La atracción del transporte barato, rápido y bien administrado hizo que los trabajadores administrativos se codearan con los pobres de la ciudad, y durante décadas el metro inculcó un sentido de orgullo en los caraqueños .

“La gente estaba agradecida por un lugar de orden, cuando afuera no había ninguno”, dice Cheo Carvajal, director de Ciudlab, un grupo que promueve el activismo en los espacios públicos de Caracas.

Pero las escenas de pasajeros subiendo tranquilamente a los trenes han dado paso a gantlets de hora punta para viajeros frustrados. Los altos costos del transporte privado han provocado que más personas usen el metro, agotando la capacidad. Mientras tanto, la flota de trenes se ha reducido en medio de crecientes deudas y un éxodo de personal. Solo alrededor del 20% de los trenes de la Línea 1, el corredor más transitado, están operativos, dice Metro Family. Muchas escaleras mecánicas están rotas en las cavernosas estaciones y ocasionales apagones e inundaciones paran el servicio por completo.

Los defensores del tránsito local dicen que el sistema simplemente no puede pagar sus enormes subsidios para las tarifas del metro. Un solo viaje cuesta menos que el equivalente a 2 ¢ y, a menudo, es esencialmente gratis, porque los mostradores de boletos se quedan sin papel, lo que hace que los pasajeros pasen por los torniquetes sin pagar.

A medida que el sistema se erosiona, los lugareños deben adaptarse a sus limitaciones. «Al final», dice Ricardo Sansone de Metro Family, «la gente acaba haciendo cada vez menos».


Lea aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *