La maraña de empresas y negocios de los hermanos Nassif en Venezuela que encontró cobijo en el chavismo

Por Roberto Deniz
armando.info

La vicepresidenta de Nicolás Maduro, cuyo poder crece en simultáneo con el de su hermano, Jorge, lo hace todo en familia. Así que con Yussef Abou Nassif, a quien se le asocia como su pareja afectiva, y sus hermanos, ha sido generosa. Aún antes de que la relación pase a mayores, Cupido llegó con una alforja llena de contratos para el clan de origen libanés, que de la noche a la mañana construyó una maraña de empresas que desde 2017 se nutrió con al menos 413 millones de dólares en convenios para el suministro de los CLAP, y luego se extendió a otros negocios como bodegones, tarjetas de pago y venta de insumos médicos.

La dupla que conforman la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez Gómez, y su hermano Jorge Rodríguez Gómez, presidente de la Asamblea Nacional (AN), constituye un verdadero centro de poder, quizás el que más en alza esté dentro de esa confederación de facciones que es hoy el chavismo. Y como suele ocurrir con los centros de poder en el chavismo, a su alrededor ha surgido una nueva generación de magnates.

El séquito empresarial de Delcy Rodríguez lo encabezan los hermanos Abou Nassif. El novel clan de origen libanés controla decenas de empresas, levantadas en los últimos años, justo cuando Venezuela iniciaba su prolongada agonía, pero también cuando los Rodríguez comenzaron su imparable ascenso dentro de la jerarquía chavista.

Se trata de Yussef Abou Nassif Smaili, Omar Abou Nassif Sruji y Jamal Abou Nassif Smaili. Hoy son dueños de un emporio con ramificaciones en compañías de construcción, de servicios turísticos, inmobiliarias, importadoras de alimentos o empaquetadoras, en las que intercambian roles de socios o directivos.

Del trío, es Yussef, de 36 años de edad, quien hace las veces de engranaje con el poder, y para ese rol cuenta con una baza poderosa: se le tiene por la pareja sentimental de Delcy Rodríguez.

Según lo que se ve en el registro del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), Yussef Abou Nassif trabajó hasta 2010 en Interbursa, una casa de bolsa de Juan Domingo Cordero en sociedad con Raúl Gorrín.

“Ganamos mucho dinero. En Venezuela se transaban 500 millones de dólares semanales y en Interbursa aprovechamos esa bonanza”, se jactó Gorrín ante la revista Producto. Pocos años después, Gorrín y Cordero adquirieron Globovisión, el canal 24 horas de noticias que hasta entonces había sido la bestia negra del chavismo, y domaron su línea editorial.

Varios de los Abou Nassif tienen relación con Delcy y Jorge Rodríguez. A Yussef Abou se le relaciona sentimentalmente con la Vicepresidenta de la República. Créditos: Foto de Yussef Abou obtenida por Armando.info.

Pura conveniencia

En el microcosmos empresarial de los Abou Nassif figura también Nabil Abou Nassif Sourougi. Nabil también tiene su particular conexión con los hermanos Rodríguez: fue director de administración y finanzas de la Alcaldía de Caracas cuando el hoy presidente de la AN, exvicepresidente de la República y varias veces ministro, Jorge Rodríguez, fue el alcalde de la ciudad.

Uno de los negocios más llamativos y recientes del grupo tiene, precisamente, a Nabil Abou Nassif como socio. Once meses después de dejar la Alcaldía de Caracas, en febrero de 2019, registró a Ok Mart, la emergente cadena de bodegones surtidos con productos importados y donde una bebida gaseosa de dos litros ronda los dos dólares, mientras que un paquete de leche en polvo de 900 gramos, marca La Campiña, casi alcanza los ocho dólares.

En plena pandemia y en cuestión de meses, Ok Mart abrió tres establecimientos en Caracas, uno de ellos en la planta baja del emblemático edificio Los Andes de Sabana Grande, en la línea divisoria entre el este y el oeste de Caracas, ese mismo inmueble que Hugo Chávez ordenó expropiar para convertirlo en la residencia estudiantil Livia Gouverneur y que más recientemente albergó a pacientes con Covid-19.

La emergente cadena Ok Mart conduce al grupo empresarial de los Abou Nassif. En Caracas ya hay tres locales de la compañía. Crédito: Captura de la web de Ok Mart.

Ok Mart no es un unicornio digno de estudio para las escuelas de negocio, sino un ejemplo rampante de favoritismo. El otro accionista es Ihab Abou Letaif Abou Let, de nacionalidad colombiana y quien también es propietario de OK Mart Llc, registrada en el estado de Florida, Estados Unidos, el 31 de enero de 2020, casi en simultáneo al surgimiento de su par venezolano.

En registros mercantiles de Caracas están formalmente constituidas Ok Mart 2, Ok Mart 3, Ok Mart 4, Ok Mart Fly y Ok Mart Los Palos Grandes, como prueba de que el bodegón, o la “primera tienda de conveniencia en Venezuela”, como se define la compañía, vive y espera una buena racha.

Pero antes de apuntar a los productos gourmet y de constituir numerosas compañías, los Abou Nassif obtuvieron millones de dólares con la comida de los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción, CLAP. Aunque rechazaron las solicitudes de entrevista para este reportaje, los documentos obtenidos revelan que entre 2017 y 2018 -cuando Yussef y Omar apenas rondaban los 30 años- consiguieron contratos por 413 millones de dólares, en el caso de alimentos, y en 2019 al menos otros 145 millones de euros por la importación de kits de hemodiálisis.

Nabil Abou Nassif fue director en la Alcaldía de Caracas hasta 2019 y ahora es propietario de OK Mart, el bodegón que cuenta con una sucursal en la planta baja del edifico Los Andes. Crédito: Tomado del Ivss.+

Saab como ‘role model’

Concebidos en 2016 como un plan para la producción de alimentos en las comunidades, los CLAP rápidamente derivaron en un programa de importación y distribución de alimentos y otros productos de primera necesidad en zonas populares, donde se halla la base electoral del chavismo. Mientras por un lado se convertían en una palanca de coacción y control social, por el otro dieron lugar a un festín de coimas, sobreprecios e influencias en la asignación discrecional de contratos por parte de Corpovex, la estatal encargada de centralizar las importaciones públicas. Parte de la fortuna de connotados empresarios del chavismo, como Alex Saab MoránSamark López Bello o Gassan Salama Ibrahim, procede de allí. En ese sancta sanctorum del favoritismo oficial entraron los Abou Nassif.

Hace tres años la filtración a través de las redes sociales de una lista de compañías proveedoras de alimentos para los CLAP expuso en público por primera vez a Yussef y a su hermano mayor, Omar, de 38 años, como negociantes consentidos de Delcy Rodríguez: “Estos nuevos informes muestran como operador de una de estas empresas a Yussef Abou, quien sería la pareja sentimental de Delcy Rodríguez”, publicó la periodista Elyangélica González, ahora ficha de Univision en Miami, en su cuenta de Twitter el 1 de febrero de 2018.

Se refería a un listado divulgado en la misma red social por el exministro de Alimentación, el general Hebert García Plaza. Yussef representaba a Mass Joy Industries Limited, mientras que su hermano Omar, a Million Rise Industries Limited, ambas registradas en Hong Kong y proveedoras de los CLAP. A la postre, la porción de la torta de los CLAP para los Abou Nassif fue aún mayor, porque estaban camuflados tras al menos otras dos sociedades como Luck Fortune Trading Limited y Shinning Capital International Limited, igualmente inscritas en Hong Kong.

Tiempo después, en abril de 2019, y también por la intermediación de Delcy Rodríguez, Omar Abou Nassif estuvo entre los operadores locales que se reunieron en Caracas con empresarios mexicanos para buscar soluciones a la crisis eléctrica generada tras el apagón nacional ocurrido en marzo de ese año. En esa reunión el empresario planteó a los mexicanos la posibilidad de comprar alimentos, precisamente, con transacciones vía Hong Kong, según fuentes que prefieren el anonimato.

Los papeles obtenidos para este reportaje revelan que, en ocasión del suministro de productos para los CLAP, el 2 de octubre de 2017, Corpovex firmó con Mass Joy Industries Limited el contrato 0107 por casi 132 millones de dólares. Justo un mes después, el 2 de noviembre, pactó con Shinning Capital International Limited un acuerdo por poco más de 159 millones de dólares y otro con Luck Fortune International Trading Limited por 122,8 millones de dólares. Las ventas debieron ser aún mayores, ya que Million Rise Industries Limited consiguió el contrato 0072 en 2017, pero al cierre de esta investigación no fue posible comprobar el monto de ese acuerdo.

Aunque sin desplazar a Alex Saab -sin duda, el principal contratista de los CLAP-, el clan de los Abou Nassif capturó una buena porción del negocio. No por nada, en el Ministerio de Alimentación venezolano los identificaban como “grupo árabes” en los cronogramas de entrega de los combos CLAP.

De hecho, los Abou Nassif no desplazaron a Saab pero sí lo imitaron en su esquema de negocios, hasta el punto de llegar a confundir a las autoridades de México. Mass Joy Industries Limited, Million Rise Industries Limited y Luck Fortune International Trading Limited fueron bloqueadas por la Unidad de Inteligencia Financiera mexicana tras verificar transacciones millonarias y luego de que la Fiscalía de ese país inició una investigación por la venta a Venezuela de alimentos con sobreprecio y de mala calidad a finales de 2018, operación que manejaban Saab y su socio, Álvaro Pulido Vargas.

En marzo de 2019, con Luck Fortune International Trading Limited, los Abou Nassif cerraron la venta a Corpovex de kits de hemodiálisis por poco más de 145 millones de euros, según consta en el contrato 0040 de ese año. La mercancía era para el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS) que ofreció la posibilidad de pagar con commodities como crudo o fuel oil. Para entonces, el IVSS venía de enfrentar la crisis más aguda de su historia por la falta de prestación de servicios a la población de dializados.

“Buscando facilitar las operaciones les notificamos nuestra disposición a realizar los pagos correspondientes al mencionado contrato mediante operaciones de crudo y fuel oil, para garantizar el continuo despacho de productos dirigidos al programa de diálisis antes citado”, se lee en un oficio del IVSS dirigido a Luck Fortune International Trading.

Esas sociedades no son las únicas que el grupo controla desde jurisdicciones calificadas como paraísos fiscales. Por ejemplo, Yussef Abou Nassif es director y accionista de Global Crest Limited, empresa con registro en Hong Kong y Reino Unido, donde aparece con nacionalidad libanesa. Por su parte, Omar Abou Nassif maneja Grupo Freshco Internacional, inscrita en Panamá y también con dos compañías hermanas en Caracas, creadas en 2017: Inversiones Freshco y Grupo Freshco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *