El plan de Joaquín Leal y Alex Saab para suplantar en Venezuela el funcionamiento de franquicias internacionales de tarjetas de crédito

Por Roberto Deniz
armando.info

Como parte de su red de negocios con base en México y un pie en Dubai, ambos comerciantes diseñaron una manera de suplantar el funcionamiento de las grandes franquicias internacionales de tarjetas de crédito, si estas llegaban a abandonar el mercado venezolano por causa de las sanciones de Washington. El planeado sistema de pagos electrónicos, Paquete Alcance, se proponía capturar cientos de millones de dólares en remesas enviadas por expatriados y financiar con ellas las compras en las Tiendas CLAP.

Si Joaquín Leal, con Alex Saab luego, fueron los encargados -a pedido inicial de la vicepresidenta Delcy Rodríguez- de concebir y activar en 2019 una red para comercializar materias primas venezolanas, de modo de bypassear así las sanciones impuestas por Estados Unidos al régimen de Caracas, era solo cuestión de tiempo que debieran enfrentar el reto de solucionar el torniquete que Washington con sus medidas punitivas le había aplicado al acceso de los venezolanos a uno de los bienes importados que más escaseaban: el dólar.

La fórmula con la que dieron en sus planes empezaría a esbozarse a partir de una solicitud de aclaratoria expresada en un correo electrónico con fecha del 16 de julio de 2019, apenas un mes más tarde de la primera operación “humanitaria” de la red mexicana de Leal con Venezuela, un trueque presunto de dos millones de barriles de petróleo por camiones cisternas y maíz blanco: “¿A qué en específico se va a dedicar Paquete Alcance? Lo consulto porque en el documento constitutivo colocaron un objeto sumamente disperso y diverso, ligando el tema de alimentación con tecnología”, se lee en la comunicación, que forma parte de la filtración de miles de documentos que el diario El País de Madrid y Armando.info obtuvieron y revisaron al alimón para producir la presente serie de reportajes denominada “El bypass mexicano contra las sanciones”.

La consulta y el correo electrónico provenían de la abogada venezolana Roxana Daneska Mundarain López. La abogada ya era alguien de cierta confianza para Leal en Caracas y lo había representado en Venezuela en las operaciones de Libre Abordo, la empresa mexicana que primero sirvió de pivote al esquema -con tentáculos en 30 países- para esquivar las sanciones financieras y comerciales de Estados Unidos.

También correspondió a Roxana Mundarain registrar en Venezuela, en septiembre de 2019, la empresa por la que preguntaba en su correo de julio del mismo año: Paquete Alcance.

Acta constitutiva Paquete A… by ArmandoInfo

Paquete Alcance era el nombre, ciertamente sugestivo y pegajoso, con el que Leal bautizó un sistema alternativo de compras, delineado para sustituir en Venezuela el uso de las tarjetas de crédito y pago de Visa y Mastercard “en caso de que salgan del país”, y servir a los programas sociales del gobierno a través de un sistema propio de tarjetas prepagadas y hasta cobrar las remesas enviadas por los venezolanos en el exterior. Así consta en una presentación de diapositivas que también está incluida en la filtración que El País y Armando.info recibieron.

Aunque registrada en México, se preveía que Paquete Alcance quedara integrada a Mystic Universe, el holding de Joaquín Leal en Islas Vírgenes Británicas, con espejo en Canadá. Ambas sociedades fueron registradas en mayo de 2019 cuando, precisamente, empezaban los viajes de Leal a Caracas, así como sus transacciones de miles de millones de dólares, según sus propios datos. El paraguas de Mystic también cobijaba a Libre Abordo, usada desde poco antes en los negocios encubiertos con Caracas y a la postre sancionada por Washington, justo antes de declararse en bancarrota en junio de 2020.

Luego de las preguntas por correo electrónico de Mundarain, el objeto de la compañía quedó por fin establecido en sus documentos de registro con foco en la prestación de un “servicio de recarga de saldo o crédito para consumo de bienes o servicios” y de “servicios de envío y recepción de fondos desde y hacia el exterior”, según se lee en el expediente mercantil.

Paquete Alcance logró un hito inusual en la burocracia estatal, por lo general poco dada en la Venezuela chavista a facilitar la constitución de compañías: que la Sudeban, el organismo regulador de bancos e instituciones financieras, aceptara la inscripción de la empresa sin siquiera haber protocolizado el registro mercantil.

Registro único de informaci… by ArmandoInfo

Definido el negocio, quedaba avanzar en la plataforma operativa para captar las remesas de la migración venezolana, casi en simultáneo con el interés de Nicolás Maduro, tan creciente como la tasa hiperinflacionaria, por “digitalizar” la economía.

Clientela cautiva

Pero al plan de Joaquín Leal y su compañía Paquete Alcance todavía le faltaba un aliado en Venezuela, uno que pudiera aportar los establecimientos comerciales con los puntos de venta necesarios para que los usuarios cobraran o canjearan las remesas recibidas desde el exterior. Ese aliado iba a ser Alex Saab con sus Tiendas CLAP, manejadas por él a través de la empresa Salva Foods 2015, luego de que Maduro privatizara subrepticiamente muchos locales hasta entonces adscritos a la fracasada red estatal de los Abastos Bicentenario.

Desde finales de 2017, la entonces desconocida Salva Foods comenzó a anexarse locales de la Abastos Bicentenario para montar las Tiendas CLAP. La empresa está presidida por Carlos Rolando Lizcano Manrique, también de nacionalidad colombiana y operador en Venezuela de Alex Saab y del socio de este, Álvaro Pulido Vargas.

Los documentos de Paquete Alcance indican que los establecimientos de Salva Foods se prestaban para servir de “canales de comercialización” donde los clientes del sistema canjearían las remesas enviadas por vía electrónica o comprarían mercancía con cargo a las tarjetas prepagadas. El otro canal sería “institucional o gubernamental para atender los programas de emisión del gobierno”.

En el primer año de funcionamiento en Venezuela, Paquete Alcance proyectaba emitir 10 millones de tarjetas y desplegar de 80.000 a 100.000 puntos de venta, con una inversión de 30 millones de dólares.

Los papeles en poder de El País y Armando.Info reflejan la magnitud que Leal y Saab se disponían a dar al negocio: en promedio cada tarjetahabiente movería 140 dólares anuales, calculaban, lo que equivalía a capturar el tránsito de unos 1.400 millones de dólares al año. La tesorería de la compañía estaría en México y en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, una jurisdicción en la que tanto Leal como Saab suelen domiciliar el registro de sus empresas.

De acuerdo a la presentación del proyecto, Leal y Saab se planteaban como premisa la captación de esos 1.400 millones de dólares de un total de 7.000 millones de dólares, que era el monto en el que situaban el volumen de remesas enviadas por los expatriados a sus parientes y corresponsales en Venezuela. Quiere decir que aspiraban a canalizar 20% del flujo de divisas. Pero cifras de consultoras como Ecoanalítica sitúan recientemente el valor anual de las remesas en 3.500 millones de dólares, la mitad de lo estimado por la compañía controlada por Joaquín Leal, con lo que la meta de los empresarios supondría captar 40% de las remesas. En cualquier caso, Leal y Saab apostaban a quedarse con un pedazo de ese pastel, alimentado por los venezolanos en el exterior.

En varias de las presentaciones de Paquete Alcance se asegura que la compañía contaba con cuatro años de experiencia en México, un mercado enorme para las transferencias y encomiendas desde el extranjero, “al encontrar un nicho de mercado en las remesas” e ir “contra grandes empresas que sólo buscan extraer la mayor cantidad de recursos de los migrantes”.

Sin embargo, no hay constancia de que la experiencia con la que se jactaban fuera cierta. En realidad, para operar en Venezuela los promotores del sistema buscaron una alianza con Edenred, la compañía francesa que maneja servicios para las empresas y el pago de beneficios a través de las tarjetas Cesta Ticket.

Lea completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *