El Salvador siguió pagando a cabildero en Washington después que oficina del presidente Nayib Bukele asegurara haber anulado su contrato

En la imagen, Nayib Bukele

El cabildero de Washington Robert Stryk continuó trabajando para el gobierno de El Salvador incluso después de que el presidente del país afirmó que había anulado un contrato de $ 450.000 que había causado una ola de críticas en el pobre país centroamericano, según los registros de cabildeo extranjeros recientemente presentados.

Los informes que aparecieron el sábado muestran que el Sonoran Policy Group de Stryk continuó haciendo llamadas a las oficinas del Congreso y cobró 214.000 dólares en pagos de la agencia de inteligencia estatal de El Salvador incluso después de que la oficina del presidente Nayib Bukele le dijo a The Associated Press en agosto que se alejó del trato.

Según un reporte de Joshua Goodman para AP, Stryk fue uno de los cabilderos más exitosos durante la presidencia de Trump, acumulando clientes que enfrentan sanciones o con una reputación magullada en Washington de los que las firmas de zapatos blancos se mantuvieron alejados como los gobiernos de Venezuela y Somalia y los partidarios del fundador de Wikileaks, Julian Assange.

Sonoran informó en la nueva presentación que en el último trimestre de 2020, organizó videollamadas y llamadas telefónicas con seis asistentes legislativos republicanos, todos menos uno asistido por Peter Dumas, el jefe de espías del país. Entre las personas con las que se contactó se encuentran el asesor de seguridad nacional del líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, y un asesor del representante Rick Crawford, que forma parte del comité de inteligencia de la Cámara.

Un día después de la llamada telefónica del 6 de octubre entre Mario Duarte de Sonora y un asistente principal de Crawford, el congresista de Arkansas envió un tuit en español diciendo que Estados Unidos continuará apoyando a «amigos y socios» como Bukele en la lucha contra la corrupción y la desigualdad.

El tuit fue ampliamente compartido en El Salvador. Los comentarios de Crawford también recibieron elogios del entonces embajador de Estados Unidos, Ronald Johnson, designado por Trump y que fue un gran impulsor de Bukele en un momento en que el líder centroamericano enfrentaba cada vez más críticas, principalmente entre los demócratas, por llevar a El Salvador por un camino autoritario.

La oficina de Bukele no respondió a una solicitud de comentarios.

En agosto, dijo a AP que el presidente nunca había aprobado el contrato de seis meses, que está fechado el 15 de agosto, y lo anuló cuando se enteró de su existencia. La oficina de Bukele y dos asesores principales no dijeron cuándo se canceló el contrato o qué llevó a la reversión abrupta, pero insistieron en que no se habían desembolsado fondos.

“No aprobó el contrato y fue cancelado. Puede verificar con Sonoran Policy Group ”, dijo la oficina de Bukele en ese momento en una declaración escrita.

Stryk en ese momento no quiso comentar sobre el estado del contrato, pero nunca presentó documentación adicional que indicara que había sido cancelado.

La firma, que recientemente cambió su nombre a Stryk Global Diplomacy, recibió un total de $ 214,000 en pagos de contratos en el último trimestre de 2020, el último a fines de noviembre, según la presentación del Departamento de Justicia, que detalla la actividad de cabildeo extranjera de la firma en los últimos seis meses de 2020.

Bukele, de 39 años, asumió el cargo en 2019 como independiente y prometió rescatar a El Salvador de las profundas divisiones dejadas por la violencia incontrolada de las pandillas y la corrupción sistémica en los gobiernos de derecha e izquierda que siguieron al final de una sangrienta guerra civil en 1992.

Las encuestas muestran que una abrumadora mayoría de salvadoreños aprueba su enfoque duro y se espera que sus aliados obtengan la mayoría en las elecciones al Congreso de este mes.

Pero los activistas de derechos humanos y algunos líderes empresariales se quejan de que ha pisoteado la constitución del país, sobre todo en febrero, cuando envió tropas fuertemente armadas a rodear el congreso para presionar a los legisladores para que aprobaran un préstamo para financiar la lucha contra las pandillas.

Se enfrenta al desafío de ganar el apoyo de la administración Biden, que se ha alejado de la política migratoria de línea dura de Trump, que Bukele adoptó al firmar un acuerdo para permitir que Estados Unidos envíe solicitantes de asilo de otros países a El Salvador.

Stryk, un enólogo y ex asistente republicano que se postuló sin éxito para alcalde de Yountville, California, ascendió rápidamente en la industria de influencia altamente competitiva en el Washington de Trump.

Un exasesor de campaña de Trump no remunerado en la costa oeste, su firma no reportó actividad de cabildeo entre 2013 y 2016, pero ha facturado más de $ 18.4 millones a clientes extranjeros desde principios de 2017, según la nueva presentación y datos del Centro no partidista para Política receptiva.

Más recientemente, Stryk se asoció con otra firma de DC, Rational 360, que está dirigida por operativos demócratas veteranos, incluido Joe Lockhart. En octubre, El Salvador contrató a Rational 360 por $ 65,000 por mes. El gobierno de Bukele también otorgó un contrato de $ 780.000 a una entidad estadounidense recién formada llamada Invest El Salvador.

La firma de Stryk en los últimos seis meses de 2020 también recaudó $ 700,000 del Ministerio de Relaciones Exteriores de Kenia. También recibió 200.000 dólares en pagos de una empresa con sede en Portugal para abogar en los EE. UU. Y el Reino Unido en nombre de Isabel dos Santos, la hija del ex presidente de Angola, que a menudo se describe como la mujer más rica de África. Dos Santos está luchando contra las acusaciones en Angola de que utilizó su posición de influencia para malversar más de mil millones de dólares de la compañía petrolera estatal.

El año pasado, Stryk se registró como agente extranjero para abrirle las puertas al gobierno socialista de Venezuela. Pero el bufete de abogados que lo había contratado como consultor luego rescindió el contrato de $ 12.5 millones con un aliado cercano del presidente Nicolás Maduro en medio de una protesta de los republicanos de Florida, quienes los acusaron de chelín por un «dictador».

Stryk también fue contratado recientemente por una organización australiana sin fines de lucro para buscar un indulto presidencial para Assange, quien está detenido en el Reino Unido luchando contra una solicitud de extradición de los EE. UU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *